Sectores

"Las empresas de maquinaria agregan mucho valor al país"

Eduardo Borri, nuevo presidente de la Cámara de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), planteó un plan de trabajo para los próximos tres años para impulsar la actividad

Martes 12 de Octubre de 2021

El nuevo presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaría Agrícola (Cafma), Eduardo Borri, anunció la puesta en funcionamiento de un esquema de crecimiento que tiene 6 ejes puntales hacia el año 2025.

El primero está relacionado en el mejoramiento de la comunicación del organismo con otros actores o cámaras vinculadas a la actividad. Al mismo tiempo, la idea se replica con un diálogo más fluido con el gobierno nacional y las administraciones locales, una mayor participación en el Consejo Agroindustrial Argentino con el objetivo de impulsar nuevos proyectos y el acompañamiento crediticio.

En la primera reunión de esta nueva etapa, la comisión directiva decidió continuar con el lobby para la creación de una ley de la maquinaria agrícola, con varios puntos de diferenciación entre lo considerado nacional versus lo extranjero. También, pusieron en la lista de prioridades del plan estratégico, la necesidad de potenciar las exportaciones por la fuerte generación de divisas y el diferencial que deja cuando se apaciguan los tiempos de buenas ventas en el mercado interno.

“En esto nos hemos detenido. Lo analizamos con más de 30 empresas del sector. En los últimos 10 años los fabricantes pasamos de generar 250 millones de dólares en la exportación de equipos y maquinaria a solo 50 millones, según el registro del año 2020”, expresó Borri agregando que es necesario pensar en otra alternativa para no frenar las ventas.

Según este empresario, la posibilidad estaría centrada no solo en la exportación de maquinaria completa, sino en la comercialización de partes, innovaciones o sistemas vinculados al proceso de reformas tecnológicas para la agricultura moderna.

“El país requiere generar divisas y nosotros, junto a los productores y contratistas estamos seguros que este sector tiene muchas posibilidades de desarrollar más tecnología agroindustrial”, consideró el empresario remarcando que aún seguimos hablando del costo argentino y la posibilidad de ser competitivos portones adentro, contando con los mismos estándares que tienen otras regiones del mundo.

Para Cafma, los impuestos que se le suman a cada producto, tanto nacionales, como provinciales o municipales, son el elemento principal que en los últimos 10 años fue dejando menos oportunidades para el sector, frente a sus pares de otras regiones del mundo, incluso del Mercosur. “Desde el punto de vista logístico, no estamos ubicados en el mejor lugar para el costo de la materia prima; pero sí convencidos que se pueden atacar todo estos impedimentos. Sabemos que la internacionalización va por otro camino, que se resume en buscar socios estratégicos en los diferentes países de destino y; eventualmente producir de forma local aunque exportando partes estructurales de cada máquina o aquello que sea el corazón de cada equipo”, comentó Eduardo Borri haciendo trascender que ya no se piensa en exportar productos terminados, sino por el contario, a medio terminar; pero complementándolos en destino con cada socio externo.

“El sistema ya está funcionando. Hay muchos empresarios que lo vienen haciendo en Asia y Africa, por medio del conocimiento específico que tiene nuestro país y que debe seguir siendo puesto en valor”.

Dejados de lado

El balance de Cafma, abre un camino donde la propuesta es no dejar nada de lado. Es decir, si bien los empresarios saben que el segmento de la maquinaria agrícola es un eslabón más de la cadena, la idea no es subestimarlo tanto, sino resaltar el rol importante que juega para que sus intereses sean tenidos en cuenta.

Por ahora, su comunicación hacia el gobierno y a la mesa del Consejo Agroindustrial Argentino pasa por hacerles ver lo que significa el rubro. “Somos empresas que agregan mucho valor al país. Cerca de 30 mil empleos referencian la necesidad de mano de obra que la fabricación de equipos requiere, sumado a un 30 % más que se lleva la cadena de comercialización”.

Según Borri, el gobierno ha hecho las cosas muy bien en términos de créditos para el sector y algún cepo al dólar que favoreció la compra de insumos. El precio de los commodities es otro factor que se alineó para potenciar las ventas.

“Si tendría que observar algo, pienso que como país tendríamos que seguir siendo un poco más egoístas, mirando más hacia adentro. Es importante tener claro que si hay créditos a tasa subsidiada primero deber ser para los fabricantes nacionales, si hablamos de amortizaciones aceleradas, es mejor acelerar un poco más para lo producido acá, en detrimento de los que viene del exterior y tantos otros puntos más.

Al cierre, manifestó que siguen siendo parte de la captura de valor e incremento de eficiencia que el país y el sector ha tenido. Los beneficios son los mejores rindes y un productor más competitivo y rentable.

En esta nota

¿Te gustó la nota?



LAS MAS LEÍDAS