Ganadería

Una raza vacuna que se adapta y va por todo

El Senepol busca hacerse lugar frente a sus competidores con ventajas que hoy, en un contexto de cambio climático, adquieren mayor valor.

Lunes 02 de Mayo de 2022

El cruzamiento de razas representa una herramienta clave para mejorar la producción de carne de calidad. Entre las razas que buscan posicionarse en Argentina, resuena cada vez más fuerte el Senepol, cuyas ventajas competitivas adquieren mayor valor en un contexto de cambio climático.

Esta raza tiene la virtud de contar con el gen “slick hair”, que da mayor cantidad de glándulas sudoríparas, pelo corto y sedoso, algo que sólo tienen tres razas en el mundo. Esto le da una enorme adaptación al Trópico, por eso en Brasil está muy consolidada.“Es la raza que mayor crecimiento muestra en los últimos años, los valores que manejan los brasileños son impresionantes”, destaca el Ing. Agr. Carlos Noetinger, presidente de la Asociación de Criadores de Senepol y Razas Sintéticas Derivadas, y productor ganadero de la localidad cordobesa homónima -Noetinger-, cercano al límite con Santa Fe.

78355ssss990.jpg
Senepol. El gen “slick hair” le da mayor cantidad de glándulas sudoríparas, pelo corto y sedoso.

Senepol. El gen “slick hair” le da mayor cantidad de glándulas sudoríparas, pelo corto y sedoso.

“Yo estoy en el centro de la provincia de Córdoba, con un clima muy continental, con mucho calor en verano, pero también con heladas de 10 grados bajo cero en invierno, y se la banca perfecto”, agrega el productor cordobés.

La raza Senepol surgió en los primeros años del siglo XX, cuando en las Islas Vírgenes del Caribe cruzaron la raza N’Dama (una raza Bos taurus) procedente de Senegal, en África, con animales Red Poll.

El resultado fue una raza irrepetible, con grandes habilidades para adaptarse a las condiciones de extremo calor, humedad, tamaño moderado y mansedumbre.

“Se trata de una raza pura e irrepetible, porque nadie sabe las proporciones que tenía”, apunta Noetinger.

“Senepol te ofrece una opción más para hacer cruzamiento y dar un buen choque de vigor híbrido (ya que se trata de una raza muy distinta de las razas Británicas, como Shorthorn, Hereford y Aberdeen Angus) sin perder las calidades o las cualidades que tiene el británico”, destaca Noetinger.

Cruzas ventajosas

El cruzamiento de razas aporta vigor híbrido, una herramienta de producción muy importante que en el sector porcino y otras especies está muy difundido. En el sector bovino es distinto porque los tiempos de generaciones son mucho más largos. A diferencia de otras especies, la vaca sólo da una cría por parto y los porcentajes de preñez con inseminación, que es la herramienta más fácil para hacer cruzamiento, no son los mismos que con el cerdo, que tienen 97/98% de preñez. “Por eso el proceso es un poco más difícil”, apunta Noetinger. “Si vas a hacer cruzamientos, tenés que estar convencido de las cruzas que vas a hacer. Acá es fácil entrar pero no fácil seguir”, reconoce el productor ganadero.

Lo primero que se necesita es conocer qué características aporta el Senepol para después saber qué aportan cruzas como el Senangus (Senepol con Angus) o el Seneford (Senepol con Hereford). “Todo repercute en cuestiones de fertilidad, precocidad sexual, calidad de la carne, mansedumbre, tamaño moderado, todas virtudes que si hacés un plan de cruzamiento y no querés tener un animal muy grande, son muy útiles”, destaca el presidente de la asociación.

En este sentido, las cruzas de razas británicas con índicas normalmente tienen el problema de tamaño. “Acá se trata de una raza de tamaño moderado y esto es una gran ventaja. No sólo porque se trata de una vaca de menor costo de mantenimiento, sino también porque se reduce el problema de distocias (partos dificultosos por problemas de tamaños o posiciones que dificultan la expulsión del feto)”, explica Noetinger.

Próximos objetivos

Pese a las múltiples ventajas, la raza no tiene mucha difusión en el país porque falta producción local. “Siempre hubo semen pero no rodeos. Recién ahora contamos con las primeras hembras”, explica.

Este año, por primera vez en Argentina, hay semen de Senepol de toros argentinos, nacidos acá. El año que viene habrá más semen y también toros para vender. Es cierto que será una producción chica y no sé si alcanzará para la venta porque te llaman de todos los centros, porque no hay. Hoy la única forma es importar semen de afuera”, apunta.

“Yo creo que a partir del año que viene, cuando empiece a haber semen nacional y también algunos toros para vender, y con el tiempo se sumen hembras también, la cosa va a explotar”, afirma Noetinger.

Desde la Asociación de Criadores de Senepol y Razas Sintéticas Derivadas, este año se propusieron hacer un trabajo de difusión de la raza. “Empezamos ahora porque antes no teníamos nada para vender. Primero logramos tener la raza en el país, que no es lo mismo que tener semen, y a partir de entonces, apostamos a hacer conocer el Senepol y todas sus cruzas”, explica.

Cuando se empiecen a ver, ahí va a explotar. No es lo mismo escuchar o leer sobre la raza, que verla. Cuando el tipo que sabe lo ve y lo compara, se da cuenta enseguida de la diferencia. Para mí la cuestión es verlo, ahí se quedan encandilados”, cierra.

En esta nota

¿Te gustó la nota?





LAS MAS LEÍDAS