Crónicas de campaña

El trigo bate récord y estiman que llegará a 22 millones de toneladas

El potencial de rinde, que llegó a los 36 qq/ha logró compensar la falta de agua y calor de octubre último. Hubo mucha inversión en fertilización y tecnología.

Jueves 09 de Diciembre de 2021

No por repetida es menos importante. El rendimiento y el volumen de trigo viene batiendo récords en esta campaña y se estima que la cosecha 2021/22 superará por lejos el objetivo de los 20 millones de toneladas. La nueva estimación de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) es de 22,1 millones de toneladas, un 30% más que la campaña histórica de 2019/20.

Con un 57% de avance de cosecha, los promedios de rinde de trigo están sorprendiendo. La campaña también alcanzó un nuevo nivel de siembra: es la mayor de los últimos 19 años, con 100.000 hectáreas más y 6,9 millones de hectáreas implantadas.

“Los promedios de rindes están entre las marcas más altas, muchos son récords en el centro de la región pampeana, como en el centro y sur de Santa Fe”, señalan los técnicos de la GEA. Los nuevos ajustes elevan el rinde promedio de Argentina, de 31 quintales en noviembre a 33,6 qq/ha en diciembre. Aun contando una pérdida de superficie de 320 mil hectáreas, la nueva estimación se alza fuerte, a 22,1 millones de toneladas.

Embed

La falta de agua y el calor de octubre, que tanto preocupaban, no fueron reflejados por las cosechadoras. No es que no haya habido caídas de rindes por estos efectos, explican los técnicos consultados por el sistema de relevamiento de la Bolsa de Comercio de Rosario. Ocurre que el potencial de rinde era tan alto este año, que aún con daños del 10% al 30% están entre las mejores marcas de los últimos cinco años.

“Los elevados rindes promedios están confirmando que hubo un nuevo salto tecnológico en el centro de la región pampeana”, destacan. Y describen: “En este ciclo no se fertilizó para tener un rinde objetivo de 45 a 50 quintales; este año el objetivo fue alcanzar los 60 a 80 quintales por hectárea”. El otro factor es que el pequeño productor de baja escala este año “hizo una inversión en tecnología inédita” y en fertilización “se puso al mismo nivel que los productores de punta”.

En Santa Fe, las cosechadoras sorprenden. Falta menos de un 10% para terminar la trilla y la estimación de rinde en diciembre, respecto a noviembre, sube 7,5 quintales. Con casi 39 qq/ha, la provincia obtendrá su segundo mejor rinde de los últimos diez años. Con una siembra récord de 1,32 millón de hectáreas, alcanzará un volumen inédito de producción de 5 millones de toneladas.

Entre Ríos es la otra sorpresa, según el Siber de la Bolsa de Entre Rios el promedio provincial es de 36 qq/ha, la segunda mejor marca de su historia triguera. La producción sería de casi 1,9 millones de toneladas. En Buenos Aires se esperan los rindes finales del corazón triguero del sudeste, tal vez con mejores cifras. Pero hay algunos ajustes positivos en el norte y centro bonaerense que suman al promedio provincial en casi un quintal y suben las marcas de producción en 230 mil toneladas.

La soja avanza

Mientras la cosecha de trigo avanza y entusiasma, las lluvias de noviembre permitieron que la siembra de soja no se detuviera. Según la GEA, se sembraron más de 9,2 millones de hectáreas con soja, un 57% de un total intencionado de 16,2 millones de hectáreas. “Incluso hay un bien ritmo de siembra de soja de segunda que se hace sin perder tiempo tras el paso de las cosechadoras trigueras”, señalan desde la Bolsa. Los cuadros con soja temprana están mostrando un buen desarrollo y condiciones buenas a muy buenas, tras lluvias casi semanales que protagonizaron el cambio de escenario productivo para Argentina en este último mes.

Este mejor escenario beneficia también al maíz, cuya siembra cubriría 7,96 millones de hectáreas, un 8% más que el año pasado. Se lleva sembrado el 60%. Los cuadros están en condiciones muy buenas pero empiezan a transitarse los primeros días de etapas críticas en el centro de Santa Fe. Y hay algunos temores. El doctor en Ciencias Atmosféricas José Luis Aiello y el consultor Jorge Elorriaga advirtieron que el enfriamiento del Pacífico “no desapareció” y que la anomalía positiva de las lluvias durante noviembre fue “poco habitual bajo condiciones de enfriamiento” de este Océano. Por eso, consideran que difícilmente pueda repetirse durante diciembre.

“El comienzo de diciembre es muy distinto al final de noviembre; la reciente concentración de las lluvias sobre el sudoeste de la región pampeana es producto de un bloqueo causado por la presencia, mucho más al sur de su posición habitual, del sistema de alta presión del Atlántico”, dijo. Este escenario está provocando mayores condiciones de estabilidad y una disminución de las precipitaciones sobre el centro y este del país. Los modelos de pronóstico indican que este mecanismo de escala regional se mantendrá aproximadamente hasta la segunda quincena del mes, por lo que “cualquier cambio relevante en el régimen de precipitaciones se produciría recién durante la última década de diciembre”, advirtieron.

En el centro norte de Santa Fe, los escenarios de estabilidad climática permitieron el pleno desarrollo de la cosecha del trigo. En varios de los departamentos que releva el Servicio de Estimaciones Agrícolas (SEA) de la Bolsa de Comercio de Santa Fe concluyó el proceso. Las mismas condiciones ambientales posibilitaron también que el girasol continúe creciendo y desarrollándose de manera óptima. Y lo mismo ocurrió con el algodón, que en general, presentó muy buen estado. Durante la semana se aplicaron dosis de fertilizantes en los últimos lotes sembrados y que se encontraban en estado vegetativo. “Las aplicaciones de herbicidas fueron fundamentales, dadas las condiciones de humedad y temperatura, permitiendo el oportuno control de las malezas”, señalaron los técnicos de la entidad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?





LAS MAS LEÍDAS