Apostaron por la robotización y el asociativismo, y hoy despiertan "la esperanza" de la lechería

Tres cooperativas de la cuenca central encaran proyectos asociativos para modernizar la producción de leche. Buscan hacer más atractiva la actividad con miras al futuro, asegurando la sostenibilidad de las empresas tamberas y la mejora continua de la competitividad, de la mano de la sustentabilidad del sistema.
18 de noviembre 2022 · 06:00hs

“Innovamos para Crecer” se llamó la jornada que organizó el INTA Rafaela esta semana, para presentar los casos que proliferan en la cuenca lechera santafesina-cordobesa, de la mano de las nuevas tecnologías en producción de leche cruda, particularmente apostando a la automatización y la robótica.

Se destacaron los casos de tres cooperativas que, apelando al espíritu emprendedor y colaborativo que las caracteriza, juntaron a sus socios para encarar proyectos productivos de largo plazo, apoyados en los pilares de la lechería moderna, bienestar animal, eficiencia y sustentabilidad, factores que hoy exigen las nuevas generaciones.

Del 9 al 11 de mayo, la lechería desplegará todo su potencial en Esperanza, Santa Fe.

La gran muestra lechera del país llega a Santa Fe

reconvirtieron un tambo organico y potenciaron la rentabilidad

Reconvirtieron un tambo orgánico y potenciaron la rentabilidad

Se trata de la Asociación Unión Tamberos de Franck, la cooperativa de Centeno “La Industrial Argentina” y la cooperativa láctea Manfrey, de Freyre (Córdoba), las cuales por diferentes razones y caminos, llegaron a ideas similares de intensificación, compatibles con los nuevos paradigmas tecnológicos de la lechería. Algo que de a poco está observándose cada vez con más ímpetu en la cuenca central santafesina.

En este sentido, los productores cooperativistas comentaron que lo que los impulsó a dar este paso de inversión, fue la necesidad de juntar fuerzas entre los tamberos y continuar con la actividad optimizando recursos frente a situaciones adversas como el clima, la falta de competitividad, o el acceso al financiamiento en solitario.

Así, cada una de estas empresas presentó con orgullo su plan, algunos ya en plena marcha, otros por comenzar o en fase de proyecto, pero todos convencidos de que éstos son los cambios que configuran el futuro de la lechería argentina.

El coordinador e impulsor de la jornada, el Ing. Miguel Taverna, referente lechero del INTA a nivel nacional, abrió diciendo: “Esta es una reunión distinta, sin especialistas. Argentina es uno de los países con menor cierre de tambos y tenemos que seguir haciendo que continúe así, que la gente no abandone esta actividad”. Y remarcó: “La vulnerabilidad tiene un componente de riesgo y uno de falta de alternativas. Los casos de hoy vienen a mostrar formas posibles, entre muchas otras, de disminuir ese riesgo”.

En efecto, la intención de la jornada fue mostrar un camino posible en la permanencia de los pequeños y medianos empresarios tamberos, que por diversas circunstancias, se ven obligados a abandonar la actividad o perecer a manos de la escala y la falta de actualización tecnológica, por el nivel de inversiones que se necesita para crecer en competitividad.

“La Augusta”: escalado tecnológico

El de “La Augusta”, en Centeno, es un proyecto de tambo robotizado que presentó la “Cooperativa La Industrial Argentina”, que cuenta con 75 socios mixtos pero con una fuerte raigambre tambera, ya que en su momento fue una de las pioneras socias de SanCor CUL.

Sobre las motivaciones de emprender este desafío, el gerente de la cooperativa, Martín Derico, comentó: “Empezamos a notar estos cambios hace algunos años, la tendencia a la concentración y la economía de escala en los tambos, sumado a la ausencia de recambio generacional, es donde aparece el asociativismo como una oportunidad, porque ese es nuestro principio fundamental como cooperativa”.

Así surgió la idea junto a una productora socia de la cooperativa, de nombre Amelia y cuyo padre fue fundador de la entidad, que manifestó no poder seguir al frente de su tambo luego de tantos años y al saber que sus sucesores tomaban otros rumbos comerciales, llegado un momento, presentó el caso en la institución para ver cómo se podía continuar en dicho tambo familiar.

“Ella quería que su tambo siguiese funcionando porque como todos sabemos, el tambo da trabajo y produce todos los días, dos premisas tan importantes en estos tiempos en Argentina, porque ese es el sentido de este proyecto”, explicó Derico. “El objetivo es lograr un proyecto productivo, asociativo, sustentable y atractivo”.

image (2).jpg
Lucas Sónego y Martín Derico de la Cooperativa de Centeno "La Augusta"

Lucas Sónego y Martín Derico de la Cooperativa de Centeno "La Augusta"

El proyecto, que en realidad ya es un hecho (aunque no está totalmente terminado), arrancó en 2021 y se espera que en los próximos tres años se concluya con las incorporaciones de los robots de ordeño. “Estamos muy entusiasmados con el proyecto desde lo económico y desde lo social, porque es todo un mensaje para nuestros asociados; las inversiones continúan y los objetivos productivos los veremos con claridad a partir del quinto año. En esta primera etapa se procedió a los tres ordeños, la segunda etapa está culminando con la edificación del galpón y la tercera será la incorporación de los dos robots.

El Ing. a cargo del seguimiento de este tambo, Lucas Sónego, contó que la idea es llevarlo a un nivel de eficiencia como nunca tuvo: “Tiene que ser sustentable pero también rentable; queremos llevarlo a 250 vacas en lactancia, con triple ordeñe, en sistema estabulado bajo galpón, y una parte de las vacas (140 aproximadamente) pasarán a un sistema de ordeño voluntario robotizado”.

Además, “cuando hablamos de un sistema atractivo, la demanda social nos lleva a trabajar también en un sistema amigable con el medioambiente; por eso empezamos a medir las emisiones de carbono en cada una de las etapas del proceso y nuestro propósito es que en el mediano plazo alcancemos la huella de carbono cero”.

El Free Stall más ambicioso

El otro caso presentado en esta jornada fue el de la próspera cooperativa Manfrey, una empresa que juega en las grandes ligas de las usinas lácteas, pero que desde hace unos años ha decidido ir a fondo en la profesionalización de su eslabón primario, con un proyecto único en su tipo.

Se trata de un megatambo con sistema Free Stall que está pronto a inaugurar su primera etapa. El coordinador y gerente de Producción Primaria de la cooperativa, Ing. Fabián Manzi, lo resumió de la siguiente manera: “Es un proyecto que arrancó en el 2017, a partir de una encuesta que se realizó con los productores asociados en relación al cierre de algunos tambos en la zona por cuestiones de transición generacional, entre otros factores, y en ese sentido le propusimos a los asociados un modelo de asociativismo que les permita continuar en la actividad con un negocio rentable”.

image (4).jpg

De allí, “la conclusión fue que los productores decidieron avanzar en la idea de generar una unidad productiva bajo el gerenciamiento de la cooperativa, por lo que en 2018 arranca este proyecto enfocado en dos ejes centrales: la organización legal y administrativa de esta nueva unidad de negocio; y la consolidación de un modelo de producción propia (que a la fecha suma cuatro tambos y 40.000 litros diarios).

Manzi dijo que “lo que los llevó a pensar en un proyecto más ambicioso fue la limitante del recurso tierra y la cuestión del desafío ambiental, lo cual para este quinto tambo, el más importante, pensamos en un modelo de free stall, con automatización y ordeño voluntario de la mejor tecnología”.

El proyecto completo involucra galpones para unas 1.100 vacas, de los cuales el primero de ellos ya está pronto a inaugurarse con una capacidad para 280 vacas y cuatro robots. “Nos decidimos, después de dos años de análisis y viajes, por el sistema free stall porque es el que menos dependencia tiene de mano de obra, que exige de menores recursos para la operatividad, y le agregamos como cuestión distintiva desde lo tecnológico, el ordeño robotizado, dado que la gran mayoría de las grandes instalaciones que se hacen en el mundo ya se piensan con esta tecnología”, aseveró el Ing. Manzi.

El proyecto final contempla la instalación de otros 12 robots que se encargarán de las 800 vacas que aún faltan incorporar en los próximos años. Esta mega construcción ya es visible desde la Ruta 70 en el límite de las provincias de Santa Fe y Córdoba, antes de llegar a Freyre.

La particularidad de este proyecto asociativo que gerencia Manfrey, es que el financiamiento se realizó a través de los bancos, pero las vacas y las tierras, como así también el alimento que requiere este sistema, es y será aportado por los socios de la cooperativa.

“Hoy estamos en una fase de inversión y crecimiento, que pretende llegar a los 100.000 litros diarios, por lo que todas las utilidades irán a reinversión. Lamentablemente, “ahora, sobre le final de la primera etapa, estamos teniendo problemas con la importación de algunos elementos plásticos y eléctricos, tal como le sucede a muchas empresas del país, que nos está trabando el final de obra”, admitió Manzi.

Como finalidad, Manfrey se plantea “darle al productor que por algún motivo tiene dificultad para continuar en la producción lechera, darle una alternativa para que sus vacas no vayan a la feria y que su tierra no termine con un cultivo agrícola”, reflexionó Fabián Manzi.

Persiguiendo un sueño

El tercer proyecto cooperativo presentado está todavía en los papeles pero con una firme convicción de empezar a concretarlo y pertenece a la Asociación Unión Tamberos de Franck. Los integrantes de esta tradicional cooperativa de productores, contaron que necesitan asegurar un volumen de leche para el negocio de la cooperativa, pero aspirando a obtener dicha meta con un sistema robotizado de máxima eficiencia.

Mientras gestionan el financiamiento para lograr la compra de sus primeros robots, el presidente de la AUT, Dr. Carlos Berrón, comentó el proyecto: “Esto es algo que venimos masticando desde hace por lo menos dos años, como forma de respuesta a esos socios que piensan en dejar la actividad, ya sea porque no tienen herederos o continuadores, a para aquellos que necesitan recriar vaquillonas y no tienen dónde, entonces, pensamos en un modelo que quede dentro de la cooperativa, sin necesidad de descapitalizare”.

La idea es que aquellos asociados que quieran dejar la actividad, puedan tener como alternativa poner en alquiler sus tierras, recibiendo una renta por la producción de sus campos.

image (3).jpg

Por lo pronto, lo que la cooperativa ya tiene, es un campo en Colonia Nueva donde se instalarán tres robots para ordeñar 180 vacas, con la idea de ampliarlo en un futuro. “Si bien al principio el proyecto imaginaba una sala espina de pescado tradicional, que también cumpla una función educativa para escuelas y otros productores de la zona, y luego de una reunión con el Ing. Miguel Taverna, nos convenció de cambiar el sistema por el ordeño voluntario (robots VMS), porque además de ser lo más novedoso en estos momentos, reviste una importancia mayúscula si pretendemos atraer a los jóvenes”, reconoció Berrón.

En efecto, él ve que en la lechería no se está dando como en otros rubros del sector agropecuario, el recambio generacional, lo cual “hay que empezar a pensar seriamente, en cómo vamos a convencer a los jóvenes para que continúen”, y el acceso a las nuevas tecnologías es la clave.

El paraguas de este proyecto es la cooperativa, porque el objetivo es que los productores que participen no se vayan del sistema, y queden bajo contrato con la entidad para asegurar su capital y su posterior renta”. Actualmente AUT gestiona 180.000 litros de leche por día, que se vende a diferentes industrias y llamativamente no venden a Milkaut (su primigenia empresa láctea que hoy pertenece a capitales franceses)

“La esperanza de la lechería”

El encuentro lo cerraron el director provincial de Lechería, Abel Zenklusen, y el director nacional Arturo Videla, que se comprometieron a gestionar el financiamiento necesario que impulse este tipo de modelos a gran escala en las cuencas lecheras.

Zenklusen manifestó que “junto al ministro Daniel Costamagna sostenemos como una política importante, desde el inicio de la gestión, la promoción de las actividades cómo la Lechería, entendiéndolas como una forma de mejorar el arraigo rural de jóvenes y generando más puestos de trabajo en el campo; es la esperanza que tenemos en la lechería”.

image (1).jpg

Sobre la jornada, destacó: “Trabajamos junto al INTA generando estos ámbitos de promoción de tambos asociativos en dos figuras: la cooperativa y las sociedades de hecho o anónimas, como una alternativa para mejorar la eficiencia, permanecer en el tiempo, tener escala y acceder a la tecnología vía financiamiento”.

En tanto, Videla reforzó estos conceptos y habló de “la importancia de un financiamiento acorde al sector, para lo cual se estarían analizando nuevas alternativas desde la cartera de Nación”. Sin dudas, una materia pendiente del sector público hacia este tipo de iniciativas privadas.

Ver comentarios

Lo último

Por no sembrar bien, se pierden 520 kilos de maíz por hectárea

Por no sembrar bien, se pierden 520 kilos de maíz por hectárea

La Corte Suprema de Santa Fe le quitó el trámite del concurso de acreedores de la compañía Vicentin al juez civil y comercial de Reconquista, Fabián Lorenzini. La determinación se da una semana después de, en audiencias públicas en el Centro de Justicia P

La Corte Suprema de Santa Fe le quitó el trámite del concurso de acreedores de la compañía Vicentin al juez civil y comercial de Reconquista, Fabián Lorenzini. La determinación se da una semana después de, en audiencias públicas en el Centro de Justicia P

Mapa triguero argentino: confirman mejoras y mayor precisión en aspectos climáticos y ambientales

Mapa triguero argentino: confirman mejoras y mayor precisión en aspectos climáticos y ambientales

Dejanos tu comentario
Por no sembrar bien, se pierden 520 kilos de maíz por hectárea
Rendimientos

Por no sembrar bien, se pierden 520 kilos de maíz por hectárea

Mapa triguero argentino: confirman mejoras y mayor precisión en aspectos climáticos y ambientales

Por Yanina P. Nemirovsky

Agronomía

Mapa triguero argentino: confirman mejoras y mayor precisión en aspectos climáticos y ambientales

En el arranque del nuevo dólar soja, el valor de la oleaginosa cerró en $85.000 la tonelada
Mercados

En el arranque del nuevo dólar soja, el valor de la oleaginosa cerró en $85.000 la tonelada

El productor está preparado para un nuevo dólar soja

Por Leonardo Stringaro

Dólar Soja

El productor está preparado para un nuevo dólar soja

Dólar soja: en el debut, la tonelada de la oleaginosa trepó a $ 80.000
Economía

Dólar soja: en el debut, la tonelada de la oleaginosa trepó a $ 80.000

Babbit: Vamos a garantizar a productores la calidad de la semilla que adquieren
Política agropecuaria

Babbit: "Vamos a garantizar a productores la calidad de la semilla que adquieren"

Vicentin: la Justicia habilita cambios en su composición accionaria
Empresas

Vicentin: la Justicia habilita cambios en su composición accionaria

La gran muestra lechera del país llega a Santa Fe

Por Gustavo G. Gigena

Lechería

La gran muestra lechera del país llega a Santa Fe

La Bolsa de Comercio de Rosario celebró su Asamblea anual y renovó sus autoridades
Bolsa de Comercio de Rosario

La Bolsa de Comercio de Rosario celebró su Asamblea anual y renovó sus autoridades

Reconvirtieron un tambo orgánico y potenciaron la rentabilidad
Experiencias

Reconvirtieron un tambo orgánico y potenciaron la rentabilidad