Agroclave

La siembra de granos gruesos arranca con más agua

Cambio drástico en la tendencia de precipitaciones. Con el retorno de las lluvias se logró la recuperación hídrica de la región. También mejoró la condición del trigo en algunas regiones

Viernes 06 de Noviembre de 2020

Aunque parecía imposible, las lluvias de los últimos diez días de octubre lograron la recuperación hídrica de la región núcleo. Según la Guía Estratégica para el Agro (GEA), la campaña de granos gruesos arrancará con más agua que hace un año atrás.

Faltan aún muchos milímetros para que los suelos alcancen el 90% de la capacidad de campo en el oeste y norte de la región núcleo, pero el cambio que hubo respecto a diez días atrás es rotundo. Esto sucesió luego de dos fines de semana con lluvias muy importantes que dejaron como promedio 100 mm de acumulado mensual.

El doctor en Ciencias Atmosféricas José Luis Aiello señaló que “es importante destacar que las condiciones de circulación son favorables para lluvias normales”. De todos modos, aclaró que La Niña sigue vigente y “de uno u otro modo seguirá marcando el ritmo del semestre cálido”.

La GEA confía en que, tras la vuelta de las lluvias a la región, se destaca el nuevo impulso que se ve en el crecimiento del maíz implantado que ya lleva desplegada su tercera hoja a quinta hoja. “Pegarán el estirón”, coinciden en señalar los técnicos. La siembra de soja, en tanto, arrancó con agua suficiente para garantizar la implantación en toda el área. También mejoró la condición de los trigos. Los regulares a malos pasaron de un 45% a 40% tras la llegada del agua. En casi 15 días hubo una recuperación de 240.000 hectáreas. Los lotes buenos son el 40%. También aumentaron los evaluados como muy buenos respecto a la semana anterior: ahora ocupan el 8% de la superficie.

El último informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) indicó que las lluvias de los últimos días frenaron el deterioro del trigo en gran parte del área agrícola nacional e impulsaron la siembra de girasol y maíz en zonas productoras.

Si bien las últimas precipitaciones permitieron recomponer el perfil hídrico y detener el deterioro del trigo en el Norte y en las provincias de Córdoba y Santa Fe, los especialistas siguen proyectando magros rendimientos de los granos a la hora de la recolección por los efectos de la sequía.

En el norte, las cosechadoras avanzaron durante la semana con “rendimientos muy por debajo de los promedios históricos”, indicó la BCBA. En el NOA, se reportaron “importantes pérdidas de superficie” y rinde promedios de 7,2 quintales por hectárea (qq/ha), mientras que en el NEA, llega a 9,3 qq/ha.

En el centro del área agrícola, más puntualmente en Santa Fe y Córdoba, “las abundantes lluvias registradas durante los días previos revierten el escenario de déficit hídrico”, aunque “la mayor parte del área aún en pie se encuentra finalizando el ciclo, sin chances de capitalizar la mejora en su ambiente y es por ello que las expectativas de rinde continúan muy por debajo a los promedios históricos”, marcó la entidad bursátil.

Lo contrario ocurre en el sur del área agrícola, que contó con lluvias más recurrentes que en otras zonas del país, por lo que “se mantiene un escenario favorable a cosecha, con un elevado potencial de rinde”.

A la fecha, se recolectó el 6,1% de las 6,5 millones de hectáreas aptas.

Respecto al maíz, las lluvias permitieron una recomposición en los niveles de humedad en los perfiles y mejoraron la condición de los cuadros implantados más adelantados.

El progreso de implantación se ubicó en el 29,8% de las 6,3 millones de hectáreas estipuladas para el cultivo, con la ventana óptima para la siembra de los cuadros tempranos llegando a su fin. Por último, ya se implantó el 59,8% de las 1,4 millones de hectáreas estimadas para el girasol.

En materia de precios, el mercado de Chicago se presenta volátil. La soja arrancó la semana con bajas pero sobre la mitad del período pegó un salto y se acercó a los u$s 396,46 por tonelada. La posición enero llegó a u$s 399,13.

La insuficiencia de lluvias en Brasil y el recorte que una consultora privada hizo de la estimación de producción de Estados Unidos, dio impulso a la suba.

El analista de la Universidad Austral, Dante Romano, destacó que la semana anteriro fue la primera en varios meses con bajas en el mercado internacional. “Fondos muy comprados y mejora en el clima de Sudamérica estuvo detrás de esto, pero la demanda activa, en un marco de oferta declinante, hacen que los fundamentos sigan siendo alcistas”, señaló en su último informe.

Localmente, dijo, “los precios de disponible en soja sufrieron el hecho de que se termina una parte importante de la reducción en derechos de exportación, pero esto no importó a la hora de definir ventas. La siembra de maíz temprano sigue lenta y la trilla de trigo avanza con resultados magros. Vemos en este sentido un mercado tirante por el lado de la oferta”.

barcos.jpg

Liquidaciones

El ministro de Agricultura, Luis Basterra, dijo ayer que la liquidación de divisas del campo por la venta de granos aún no tuvo el impacto esperado, pero aseguró que la consistencia de la política macroeconómica está permitiendo ver un cambio para salir de un activo físico hacia un activo financiero y la compra de bienes de capital.

“La liquidación de divisas se fue dando de manera específica sobre productos elaborados de soja. No ha tenido el impacto que aspiramos sobre la venta de granos”, afirmó Basterra al término de un nuevo encuentro del gobierno con el Consejo Agroindustrial Argentino, en Casa de Gobierno.

El ministro explicó que “todavía el productor entendía que iba a haber una modificación de la situación cambiaria y la realidad es que no está ocurriendo y ya está habiendo movimientos de granos hacia el mercado”.

En ese sentido, dijo que “la consistencia de la política macroeconómica está permitiendo ver que va a haber un cambio para salir de un activo físico hacia un activo financiero y hacia la compra de bienes de capital que es la forma en la que está trabajando el productor”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?