Agroclave

Las lluvias no alcanzaron para despejar la incertidumbre climática

• El clima sigue sin acompañar la producción de trigo y la siembra de maíz. Crecen las expectativas sobre más área en soja.

Sábado 05 de Octubre de 2019

El clima, los precios y la crisis: el combo que marcó la semana en el sector agropecuario argentino. Las últimas lluvias no alcanzaron para despejar las dudas sobre la cosecha de trigo _e incluso el pulso de aire frío desalentaron algunas previsiones_ y la suba de las cotizaciones en el mercado externo por la presión de demanda de China inclinaron aún más la balanza para la siembra de soja. El default de una de las principales corredoras granarias y de servicios agropecuarios del país, como BLD, generó un fuerte cimbronazo en la plaza, especialmente entre los productores que no pueden cobrar la mercadería entregada y hacerse de la liquidez necesaria en un contexto clave para la toma de decisiones como es la etapa previa a un cambio de gobierno.

La empresa BLD manejaba buena parte por sus operaciones bajo la polémica modalidad de correacopio, por la cual varias corredoras pasaron de ser simples intermediarios a comprar y vender mercadería. En este caso, la suspensión de pagos se estima que llega a los u$s 100 millones con sus 3.000 clientes del segmento agrícola, que entregaron mercadería y a la hora de fijar precio y hacerse de la liquidez se encontraron con que la empresa no tenía los fondos para pagar. Aunque la firma ofreció como alternativa a sus acreedores la suscripción de acciones preferidas y convertirlos en socios, el esquema aún no se resolvió por la gran reticencia de un gran número de clientes, que busca cobrar sus acreencias.

silencios. Los mercados institucionales evitaron cualquier pronunciamiento sobre el tema, lo que también generó mucho malestar entre los productores, que observan cómo situaciones similares se vienen repitiendo desde el año pasado con otras operadoras que funcionaban como correacopios y que estafaron a sus clientes. También fue atronador el silencio de las entidades representativas de la producción, siempre listas a opinar sobre políticas públicas pero poco inclinadas a expresarse frente a los perjuicios que ocasionan a los productores los eventos disruptivos del mercado.

En función de esta soledad y de este complejo panorama, la primera reacción de muchos chacareros fue volver a la operatoria tradicional del corretaje, lo que generó un aumento de demanda en este segmento en la última semana.

clima adverso. En este contexto de altísima volatilidad, que muchos analistas advierten que podría convertirse en "un problema sistémico mucho más profundo", la situación climática no trae buenas noticias.

"Las expectativas climáticas no son alentadoras", dijo en forma contundente el especialista en ciencias atmosféricas y referente de la Guía Estratégica para el Agro (GEA), José Luis Aiello, quien esta semana indicó que "el principal problema es que octubre empieza frío, esto es un pésimo indicador de que se revierta la falta de lluvias en el corto plazo".

De hecho, las lluvias de mitad de semana quedaron muy lejos de las expectativas, según planteó Aiello. En Buenos Aires sólo alcanzaron al 20 por ciento del área con 15 a 30 milímetros y "por lo menos hasta el 9 de octubre seguirá la falta de agua", dijo. En Buenos Aires ya llevan más de 100 días sin lluvias significativas.

"Las precipitaciones que comenzaron el 29 de septiembre y se extendieron hasta el 1º de octubre eran la oportunidad de quebrar la acuciante falta de agua. Las últimas importantes se presentaron en la tercera semana de junio, por lo cual, el período sin agua ya supera los 100 días y la sequía abarca al 75 por ciento de la provincia", detalló en el último informe de GEA.

En la región pampeana el resultado de las lluvias también está muy lejos de lo que muchos esperaban. Según GEA, en Córdoba, donde se especulaba con la llegada de precipitaciones para aliviar los focos de incendio, la tormenta solo dejó decepción. En el centro sur de Santa Fe llegaron en la misma medida con algunas zonas más favorecidas, como Rosario, donde se registraron 22,8 mm que estuvieron acompañados de intensas ráfagas con granizo. El sur de Entre Ríos tuvo lluvias importantes: acumuló 15 a 30 mm.

Aiello advirtió sobre la llegada de bajas temperaturas y dijo que el cambio abrupto de temperaturas provocó tormentas de gran intensidad con actividad eléctrica y caída de granizo. "Buena parte del área núcleo del país, recibió más granizo que agua", explicaron productores e ingenieros de la zona GEA. El evento abarcó a muchas localidades del centro sur santafesino y el noreste bonaerense. "No se comparan con los eventos de granizo del año pasado, que dejaron sectores arrasados. Esta vez no habría daños de gran importancia", aseguró el informe.

Además, aseguró que el pulso seco seguirá afectando a la Argentina, al menos hasta el 9 de octubre. "Las lluvias importantes se están dando sólo en el noreste de Argentina, el Litoral y Uruguay", agregó.

Esta situación es muy poco alentadora para el trigo, especialmente del oeste, que ya no resiste sin agua. La condición del cereal en la región cayó 10 puntos en los mejores lotes y los regulares pasaron al 15 por ciento.

Los técnicos ya notan síntomas de estrés hídrico por la alta demanda atmosférica. En el oeste de la región se estiman pérdidas en los rindes. La revisión de los cultivos mostró pérdida de hojas, de macollos y plantas muy reducidas de tamaños y sin vitalidad amenazan el rinde del cultivo.

En tanto, la siembra de maíz está detenida y podría recién retomarse tras las lluvias. Hasta ahora se logró implantar el 65 por ciento de la superficie intencionada. Además, "los primeros lotes emergen lentamente por las bajas temperaturas", según GEA y detalló que comenzó la cuenta regresiva de la ventana de siembra, ya que hay tiempo hasta la primera quincena de octubre.

El maíz tardío se tambalea en la balanza de los márgenes. "Si la falta de agua obliga a diferir la siembra de maíz a diciembre, va a ser difícil sostener las decisiones de siembra porque los márgenes del tardío dejan mucho que desear", indicó GEA. El cereal sembrado en diciembre está en clara desventaja respecto a los números que arroja la soja de primera. El maíz tardío presenta menor potencial de rinde que el temprano y además posee menor precio a cosecha..

En este contexto, la soja sigue sumando preferencias en la campaña gruesa 2019/20 y los precios contribuyen. Esta semana Chicago cerró con subas en los tres principales cultivos. Los granos gruesos siguieron con la tónica alcista luego del informe trimestral de stocks del Usda. Las mejores perspectivas en relación a la demanda por parte de china de soja estadounidense dieron soporte a los precios y a su vez, la cosecha gruesa estadounidense viene muy por atrás del promedio de los últimos cinco años.

¿Te gustó la nota?





LAS MAS LEÍDAS