Agroclave

Los granos en Argentina se mueven al ritmo del clima y pronósticos del Usda

• El organismo de EEUU mantuvo estable las proyecciones de producción para soja, trigo y maíz argentino. Los precios, erráticos.

Sábado 19 de Octubre de 2019

La campaña agrícola en Argentina se juega a cara o cruz entre el clima y los pronósticos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda), según planteó con precisión Catalina Ferrari, analista de AZ Group en el último informe de Escenarios Granarios. Mientras la tormenta de granizo de la semana pasada dejó a muchos lotes de trigo fuera de juego y la siembra de maíz en algunas zonas espera más humedad, el organismo estadounidense mantuvo sin cambios la estimación de producción de soja, maíz y trigo para la campaña 2019/20 en la Argentina en su informe de septiembre sobre oferta y demanda mundial de granos respecto a las previsiones de octubre, lo que mantuvo errático el escenario de precios.

El informe del Usda mostró que la producción de soja quedó estable en 53 millones de toneladas y las exportaciones del poroto hicieron lo propio en ocho millones. En cuanto al maíz, la cosecha fue calculada en 50 millones de toneladas y los envíos al exterior en 33,5 millones, mientras que la trilla de trigo quedó en 20,5 millones y las exportaciones en 14,5 millones.

Por otra parte, los números de Brasil también se mantuvieron sin cambios: para la soja se proyectó una producción de 123 millones de toneladas, de las cuales se exportarán 76,5 millones; para el maíz la producción será de 101 millones y las exportaciones de 34 millones.

Donde hubo cambios fue en las estimaciones fue sobre la producción de Estados Unidos. Según la dependencia oficial, la cosecha de maíz se reducirá en 500.000 toneladas hasta 350 millones, mientras que la exportación disminuirá en 3,75 millones para posicionarse en 48,26 millones.

Respecto de la soja, la producción se estimó en 96,62 millones de toneladas, lo que significó un descenso de 2,25 millones respecto de las estipuladas en octubre, mientras que las exportaciones quedaron sin cambios en 48,31 millones.

Otro dato relevante es la caída en la proyección de los stocks finales en el país del norte. Según los cálculos del Usda, las existencias finales cayeron más de 5 millones de toneladas hasta las 12,5 millones.

En el mercado doméstico estas proyecciones, que avizoraban un nivel de precios estable, fueron desequilibradas por el factor climático, con eventos que ponen en jaque la producción triguera y el avance de la siembra de maíz.

Según el último informe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) la tormenta de granizo que se produjo la semana pasada en varias regiones trigueras de Buenos Aires dejará varios lotes del cereal fuera de juego. "Con un 10 por ciento de los lotes transitando el periodo de floración, necesitan más agua para no perder rinde", indicó el organismo aunque también aclaró que las lluvias del fin de semana serán claves para el destino de las 200 mil hectáreas que restan de sembrar con maíz, cuya ventana de siembra está al límite.

La tormenta de granizo arrasó con los lotes de trigo en Arroyo Dulce, Pergamino, Roque Saenz Peña, Ascensión, Blandengues (cerca de Junín), Tiburcio y Carmen de Areco. Los daños en los lotes fluctúan entre el 20 y 60 por ciento pero hay daños que llegan al 100 por ciento, según el informe de GEA. "Trigos que apuntaban a buen potencial de rinde quedaron con daños irreversibles, y en zonas como Pergamino, los técnicos estiman que la superficie total afectada comprenden 70 mil hectáreas, siendo 12 mil las de trigo", agregó el informe.

Por otra parte, las lluvias de esta semana trajeron alivio para las zonas donde venía demorada la siembra de maíz, también provocaron una mayor recarga de humedad comenzar con el implante de soja y ponerle un freno a las pérdidas que venía mostrando el trigo.

En la zona núcleo, el centro norte bonaerense, el centro sur de Santa Fe y Entre Ríos hubo lugares en los cuales los acumulados alcanzaron desde 20 a 100 milímetros, lo que cambió el escenario de cara a la fecha clave para la campaña de granos gruesos.

Los pronósticos indicaban que las lluvias abundantes y beneficiosas pasarían de largo en el oeste. Y así ocurrió cabalmente, ya que sobre el oeste de Córdoba, San Luis y La Pampa, las lluvias fueron desparejas con registros de entre 5 a 40 milímetros. "Veo muy comprometido el sudoeste de Buenos Aires y La Pampa", alertó el climatólogo Eduardo Sierra aunque también señaló que seguirán las precipitaciones y "octubre va a terminar mejor de lo que empezó".

Para Ferrari, "a nivel local el clima tuvo su protagonismo estos días, primero por falta de agua en gran parte de las regiones productoras de nuestro país que provocaron ajustes en las condiciones de los cultivos de fina y, retrasos en las siembras del maíz y por las lluvias acontecidas con caída de granizo, en algunas zonas del norte de la provincia de Buenos Aires".

La analista en su informe para Escenarios Granarios explicó que la Bolsa de Cereales de Buenos Aires ajustó a producción esperada de trigo de 19,8 millones de toneladas mientras que la Bolsa de rosario proyecta 20 millones, y que el volumen proyectado se encuentra por encima de lo recolectado el ciclo pasado.

Los compromisos por parte del productor ascienden a 6,2 millones de toneladas, encontrándose por debajo del volumen a igual fecha del año anterior de 6,6 millones ; según datos publicados por el Ministerio de Agricultura.

"El valor del trigo a cosecha cotizó al alza las últimas semanas, como consecuencia de la falta de precipitaciones a nivel local y, a la vez acompañó la suba del mercado internacional debido a las noticias de problemas productivos en Australia pudiendo esto provocar una merma en su volumen final de producción y, por ende, del volumen a exportar", dijo Ferrari y precisó que "el cereal alcanzó valores en torno a los u$s 165 por tonelada para la posición enero, con un premio por sobre el FAS teórico de u$s 10 por tonelada.

También señaló que en cuanto al maíz, el informe de Usda volvió a sorprender con un ajuste al alza de su rendimiento esperado de Estados Unidos pasando de 10,55 toneladas por hectárea (tn/ha) a 10,57 t/ha. "Esto fue bajista para el mercado, dado que se esperaba que el mismo disminuyera. La proyección de cosecha para este país es de 350 millones de toneladas y en el informe también se ajustó a la baja el stock final en 6,5 millones de toneladas, alcanzando las 48,5 millones.

En el país, "con el correr de las semanas se confirmará cuál es la superficie de implementación del cereal, dado que la coyuntura política-económica del país y, a la vez el factor climático podría provocar una menor siembra", dijo Ferrari y señaló que el precio del cereal nuevo cotizó al alza, alcanzando valores de u$s 140 para la posición abril en el Matba, e inclusive con valor por encima.

¿Te gustó la nota?