Agroclave

Maíz: la siembra caería luego de seis años por efecto del clima

• Un informe de GEA señala que el cereal perdió área. Por esta razón y la caída de producción en EEUU, se prevén precios en alza.

Sábado 16 de Noviembre de 2019

La siembra de maíz en la campaña 2019/2020 caería por primera vez en seis años y se quebraría la tendencia que venía posicionando al cereal como el predilecto para este ciclo de granos gruesos. Así se desprende de un informe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario, el cual precisa que la siembra maicera caerá un 7 por ciento respecto del año pasado por la incertidumbre y por el clima.

"El ciclo 2019/20 parecía dejar claro que la agricultura se alejaba definitivamente de los años donde la soja dominaba inexorablemente. El área triguera en seis años pasó de estar anclada en un nivel de siembra de 600 mil hectáreas a una siembra record de 1,7 millones de hectáreas en este 2019/20. Lo mismo se esperaba para el maíz: hasta agosto, se esperaba un 10 por ciento de suba en área maicera, respecto al año pasado", recuerda el informe como un repaso de las previsiones iniciales.

Sin embargo, "tras la falta de lluvias de septiembre y octubre y la incertidumbre de no saber qué nuevos cambios pueden afectar los márgenes de los cultivos, se sembrará un 7 por ciento menos de maíz en la región núcleo, lo que representa en volúmenes 1,3 millones de hectáreas", precisó GEA.

Los técnicos de la región alertan sobre el riesgo ambiental y económico que implica dejar de sembrar gramíneas. "Rotar con maíz y trigo es la forma más eficiente de producir cuidando el ambiente. Baja la presión de malezas y enfermedades y el riesgo de inundaciones. Los rindes siempre son más estables y altos en campos bien rotados", detallaron los especialistas.

En este contexto, y con la producción en Estados Unidos más recortada que ya comenzó a materializarse, "las perspectivas internacionales para maíz y soja comienzan a presentar signos positivos de mediano plazo", adelantó el especialista Jeremias Battistoni de AZ Group, para el reporte de Escenarios Granarios.

"Lo que suceda con el clima en Sudamérica terminará de definir niveles de producción y por ende precios internacionales. Habrá que tener en cuenta que el marco político local puede tener un fuerte impacto en la formación de precios y vuelve relativas las expectativas", señaló.

La reducción de la producción norteamericana de maíz se expresa pero aúno no en la magnitud esperada en el mercado. Los datos publicados por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda) en noviembre arrojan un recorte de 3 millones de toneladas para la campaña 19/20 llevándola a 347 millones de toneladas. "La baja es función de un ajuste en los rindes esperados, que pasaron de 10,57 a 10,48 t/ha, sin modificaciones en área. En tanto la cosecha avanza sobre el 52 por ciento de la superficie implantada, retrasada respecto a los niveles promedio. La cotización en Chicago no encuentra suficiente noticia alcista y el ingreso de mercadería se comienza a hacer sentir, llevando la cotización a 157 u$s/t", puntualizó Battistoni.

En lo que refiere al maíz local, está terminando la siembra de los lotes tempranos y el avance de implantación se ubica en 43 por ciento conforme datos de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. El Matba ofrece 142 u$s/t. para los maíces abril y 135 u$s/t. para la posición julio. En lo comercial, el comportamiento es similar a lo que ocurre con la soja, aunque algo mas abrupto, detalló el especialista de AZ Group. También indicó que ya se puso precio al 14 por ciento de la mercadería 2019/20 frente a un 3 por ciento a misma fecha del año pasado y se ha comprometido el 23 por ciento de la cosecha.

EL MERCADO DE SOJA. En tanto, los reportes de GEA sobre la soja indicaron que ya se sembraron casi 1,1 millones de hectáreas, es decir un 30 por ciento de soja de primera, pese a las interrupciones de las lluvias. De esta manera se alcanzó a cubrir el 45 por ciento del área, poniéndose cabeza a cabeza con el promedio de progreso de los últimos cinco años a esta misma fecha. "Los primeros cuadros sembrados están emergiendo en muy buen estado. Las malezas acechan, sobre todo en dónde no se llegó a tiempo con los barbechos. Rama negra, Yuyo Colorado y malezas resistentes son las que más dolores de cabeza causan a los productores", indicó GEA.

En tanto, el rinde triguero se juega su última carta contra el calor con días frescos, ideales para el llenado. De todos modos, el aumento de las temperaturas de estos días comienza a atemorizar ya que puede arrebatar el grano y adelantar la cosecha, afectando el rinde. Otro temor son las enfermedades como algunos focos de Fusariosis que siguen latentes y los ataques del complejo de Roya van en aumento. Pero, dado el avanzado estado fenológico, el impacto en los rindes sería bajo.

Según detalló Battistoni, "definido el escenario político local, las empresas agropecuarias sacan el lente de los escenarios electorales y se vuelcan de lleno a la actividad productiva. Con la cosecha de trigo ya iniciada y las labores sobre la gruesa 19/20 en marcha, la atención operativa y el ruido político podría restar atención a lo que sucede desde el lado comercial".

También consideró que en el mundo el escenario se va transformando."El hemisferio Norte da marco a la campaña 19/20 con buena producción de trigo, pero con recortes productivos en soja y maíz, principalmente por los aportes de EEUU y pronto lo que suceda con el clima en Sudamérica terminará de definir el escenario productivo a nivel mundial", señaló.

En ese marco, los recortes en los stocks finales de soja estimados para Estados Unidos son el principal factor positivo desde lo internacional. "El acuerdo logrado entre China y EEUU que se firmaría este mes, da alivio desde lo comercial y permite recortar los excedentes de la campaña 2018/19 (a 24,8 millones de toneladas)", apuntó el especialista.

En el mercado local las mejoras en la cotización de la soja a nivel internacional dan capacidad de pago a la exportación que perite trasladar precios en torno a los 245 u$s/t. para la soja mayo, algo por encima de la capacidad de pago teórica de la industria. "Ya se puso precio al 8 por ciento de la producción estimada, frente al 2 por ciento a misma fecha del año pasado, esto responde principalmente a la incertidumbre en los esquemas de retenciones y su impacto en la formación de precio", concluyó Battistoni.

¿Te gustó la nota?