plagas

Alarma de plagas: defoliadoras y chinche en soja de segunda

Un informe elaborado por el INTA Marcos Juárez advierte sobre los principales insectos que presionan sobre la oleaginosa y otros cultivos.

Viernes 09 de Abril de 2021

Mientras avanza la cosecha de los cultivos de primera, en lotes de soja de segunda se observó un aumento de la defoliación causada por orugas y un incremento de la presencia de chinches fitófagas durante el mes de marzo, según señala el último informe del Sistema de Alarma de Plagas Agrícolas, del INTA Marcos Juárez (Córdoba), elaborado por la Ing. Agr. Emilia Balbi y el Ing. Agr. Fernando Flores.

La buena noticia es que el estado fenológico promedio de los lotes es avanzado, lo que permite tolerar estas poblaciones sin pérdidas de rendimiento. "Los lotes atrasados aún deben ser monitoreados para estas plagas", aclaran Balbi y Flores.

En maíces tardíos y de segunda, los especialistas advierten la presencia de altas infestaciones de oruga de la espiga en aquellos materiales a los cuales la plaga no es susceptible. También se observó una abundante población de adultos de gusano blanco durante los meses de verano. En este caso, recomiendan monitorear la presencia de la plaga en cada lote y evaluar un tratamiento preventivo en semilla o aplicaciones sectorizadas. "Los pulgones, gusanos alambre, trips y gorgojos pueden comprometer la siembra de pasturas, sobre todo de alfalfa. Se recomienda recorrer lotes a implantarse durante este mes", agregan.

Monitoreo de adultos en trampas de luz

La captura de adultos en trampas de luz fue en descenso conforme a la llegada de temperaturas frescas del otoño. Durante marzo se produjeron capturas de H. zea, R. nu y A. gemmatalis pero sólo la primera en cantidades moderadas. Como particularidad de esta campaña se detectó vuelo de C. includens, denominada la falsa medidora, pero no presentó poblaciones alarmantes.

inta1.jpg

Defoliadoras en soja de segunda

En sojas de segunda se detectó una población creciente de orugas hacia fines del verano y comienzos del otoño. En orden de importancia las especies encontradas fueron la oruga Anticarsia seguida por la medidora, militar tardía y gata peluda. En algunos lotes las poblaciones alcanzaron las 7-9 orugas por metro lineal. Como regla general, en lotes que ya completaron el llenado de granos (R6 en adelante) se desestima el control químico con estas poblaciones.

inta2.jpg

Chinches en soja de segunda

El complejo de chinches este año estuvo liderado por la chinche verde, a diferencia de lo ocurrido el año pasado en el cual la chinche de las leguminosas cobró importancia hacia fines del verano. Los lotes de primera y muchos de segunda pasaron su periodo crítico con baja presencia de este complejo. Actualmente, algunos lotes retrasados albergan poblaciones de 1,5 a 2 chinches/m. Se recomienda evaluar con paño vertical en el interior del lote (evitando borduras) y no realizar aplicaciones con poblaciones de chinche verde menores a 2/m lineal (adultos o ninfas de tamaño mayor a 0,5 cm) en lotes próximos a R6. Para lotes destinados a semilla la tolerancia se reduce a la mitad.

Ninfas de chinche verde en soja
Ninfas de chinche verde en soja (INTA Marcos Juárez)

Ninfas de chinche verde en soja (INTA Marcos Juárez)

Plagas en pasturas

En pasturas con presencia de leguminosas y consociaciones las orugas presentes son militar y Colias, con recuentos por lo general de menos de 40 orugas cada 20 golpes de red. En lotes en los cuales haya poblaciones de más de 50 orugas cada 20 golpes de red con predominancia de la oruga militar, las cuales no hayan alcanzado su máximo tamaño, la potencialidad de defoliación es elevada.

La presencia del complejo de gorgojos es mayor que en años anteriores y sus poblaciones se han incrementado a inicios del otoño. En la siembra de nuevas pasturas debe considerarse un tratamiento de semillas con activos de acción sistémica para proteger la plántula frente a pulgones y trips cuyas poblaciones pueden ser aún abundantes a inicios del otoño.

inta4.jpg

Complejo de gusanos blancos

Cada verano los adultos de D. abderus, C. signaticollis y A. testaceipennis emergen del suelo para dar lugar a la nueva generación. Este verano se observó una abundante población de adultos de forma generalizada. Los lotes que presenten alta infestación se podrán detectar mediante la presencia de montículos de tierra que se forman por el movimiento de los mismos hacia la superficie luego de la lluvia.

inta5.jpg

Es importante confirmar la presencia de la plaga mediante excavación antes de tomar una medida de control. La infestación puede verse en forma de rodales o sectorizada. En lotes en los cuales se ha detectado una población inicial en campañas anteriores la predisposición al ataque es mayor. Se sugiere un umbral de control de 5-6 larvas/m2, y la utilización de curasemillas para prevención de daño inicial.

En esta nota

¿Te gustó la nota?



LAS MAS LEÍDAS