garrapata

Detectan nuevo foco de garrapata bovina en Entre Ríos

El Senasa definió un plan sanitario para controlar los establecimientos afectados, ubicados principalmente en la zona de islas.

Domingo 02 de Mayo de 2021

Frente a la nueva detección de tropas infestadas con la garrapata común del bovino en Entre Ríos, Senasa trabaja en la implementación de medidas que permitan controlar la situación.

La estrategia sanitaria se basa fundamentalmente en el cumplimiento (en tiempo y forma) del programa de tratamientos preacordado, entre las autoridades sanitarias y los productores/titulares de los establecimientos afectados.

Asimismo, contempla el cumplimiento de un programa de tratamiento garrapaticida en establecimiento afectado. Además busca mejorar las instalaciones para garantizar el saneamiento, principalmente en la islas entrerrianas infestadas de garrapatas, debido a la bajante del Rio Paraná.

La garrapata por su acción hematófaga (se alimenta de sangre), produce debilitamiento, pérdidas de peso y menor fertilidad -se sabe que animales con infestaciones medias a altas pueden perder entre 40 y 50 litros de sangre y entre 40 y 60 kg de peso por cabeza y por año-, o mortandades derivadas de las enfermedades que forman el “Complejo Tristeza del Bovino” que son transmitidas por este parásito.

Este parásito no ocasiona pérdidas de mercados internacionales, como sí puede ocurrir con la enfermedad de la fiebre aftosa, pero tiene un impacto económico importante en la producción.

El Plan Nacional de Control y/o Erradicación de la Garrapata Común del Bovino implementado por el Senasa, está basado en: la preservación de la zona libre de garrapatas; el control y/o erradicación mediante la aplicación de tratamientos estratégicos e integrados con el uso racional de los productos veterinarios garrapaticidas y la salvaguarda de la inocuidad de los alimentos de origen bovino mediante el buen uso de los garrapaticidas.

El control y erradicación de los focos de garrapata causará un beneficio económico directo para el productor y para la ganadería de la provincia teniendo en cuenta que la enfermedad parasitaria tiene un impacto negativo directo sobre su desarrollo; esto ocurre en forma directa por las pérdidas que produce como enfermedad y por la transmisión de hemoparásitos que causan la babesiosis y anaplasmosis y, en forma indirecta, por los gastos que implica el control de la parasitosis y el manejo sobre los establecimientos afectados”, sostuvo Cristian Gómez, coordinador de Sanidad Animal del Centro Regional Entre Ríos del Senasa.

En la implementación de la estrategia sanitaria para la atención de foco de garrapata, además del Senasa, participan la Fundación para la Lucha contra la Fiebre Aftosa (Fucofa) y productores de la zona afectada.

En esta nota

¿Te gustó la nota?



LAS MAS LEÍDAS