Crónicas de campaña

La seca y el calor golpean a los cultivos de granos gruesos

El escenario hídrico se complicó en todo el país y afecta el desarrollo de la soja y el maíz. Esperan alguna lluvia y un cambio de temperatura

Viernes 31 de Diciembre de 2021

Las altas temperaturas y ausencia de lluvias agravaron el escenario hídrico y complicaron la condición en los cultivos de verano.

De acuerdo al último informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, se estima que 3 de cada 10 hectáreas sembradas de soja presentan una condición hídrica regular/sequía. Esta situación podría agravarse rápidamente durante los próximos días. La condición de cultivo regular/mala subió 5 puntos porcentuales y está semana alcanzó el 8 % del total sembrado a nivel nacional.

“Es importante destacar que siembras de primera, sobre el centro de la región agrícola, comienzan a transitar etapas reproductivas y, de prolongarse el actual déficit hídrico podría no sólo comprometer los rindes a cosecha, sino también imposibilitar la incorporación del área aún remanente de siembra”, señalaron los expertos de la entidad.

El maíz registra un avance porcentual de siembra del 70,5% del total nacional. Se registra una demora de 4,1 puntos porcentuales en las labores en comparación a la campaña pasada. Del total del área actualmente implantada, un 78,5% muestra una condición hídrica adecuada/óptima, 14,2 puntos porcentuales por debajo a lo relevado la semana anterior (92,7 %). Los cuadros tempranos están atravesando una situación complicada, sobre todo en los núcleos, donde los maíces ya se encuentran en período crítico y la falta de lluvias junto con las altas temperaturas están afectando negativamente su condición.

Se completó también el cultivo de girasol, se releva un 96,6% del área sembrada en condición de cultivo normal a excelente. Como consecuencia de las temperaturas elevadas y la falta de precipitaciones de los últimos días, el 56,2% de los lotes cuentan con una condición hídrica adecuada/óptima, 27,5 puntos porcentuales inferior a lo relevado en el informe previo.

En el centro norte de Santa Fe, el cultivo de maíz temprano manifestó esta semana los primeros síntomas de déficit hídrico por falta de lluvias y altas temperaturas en el centro y norte de Santa Fe, a través del cambio de coloración en las plantas y dificultades en el llenado de granos, informaron fuentes del sector.

El informe semanal que elaboran el Ministerio de la Producción provincial y la Bolsa de Comercio de Santa Fe indicó que con temperaturas de 40 grados, sin lluvias ni días nublados, “los cultivares generaron intensos procesos de evapotranspiración y alta demanda de agua útil”.

Así, el cultivo “evidenció el impacto de las altas temperaturas y el déficit hídrico, que se observó en el amarillamiento o marchitamiento de las hojas basales, como también en las primeras dificultades en el llenado de los granos”.

El trabajo añadió que la totalidad de los cultivares de maíz temprano “se encontraron en período crítico de floración y fructificación” y con la falta de agua “variaron las expectativas de los resultados de los futuros rendimientos y se generó cierta incertidumbre de persistir con el transcurso de los días la ausencia de precipitaciones”.

Por otra parte, esta semana continuó el proceso de sembrado de la soja de segunda, cuya intención de siembra para la campaña 2021-2022 es de unas 550.000 hectáreas, similar a la del año anterior. Hasta la fecha se logró un grado de avance en el proceso del 97%, lo que representa unas 533.500 hectáreas, y un incremento intersemanal de un punto.

La implantación de la soja tardía en los diferentes departamentos continuó muy lentamente ante la disminución del agua útil en la cama de siembra, por las elevadas temperaturas e importante evapotranspiración, por lo que las actividades se paralizaron en los últimos días.

El área de estudio del informe ocupa los 12 departamentos del centro y el norte de Santa Fe, superficie en la que “la disponibilidad de agua útil en los primeros 20 centímetros de los suelos se consideró al límite hasta la fecha”.

“Hasta la fecha se cubrieron las necesarias demandas de los sembradíos, según los estadios fenológicos de cada uno de ellos, sólo que el maíz temprano reflejó los primeros síntomas de déficit hídrico”, concluye el texto.

El fenómeno de La Niña ya generó efectos sobre la siembra de cultivos de verano. La Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimó que la cosecha de granos crecería 7,2% hasta los 129,8 millones de toneladas en la campaña 2021/22. En enero, febrero y marzo la tendencia será con escasez de precipitaciones. La campaña se verá afectada por el fenómeno climático de La Niña.

Las reservas de humedad están muy hostigadas por la falta de precipitaciones. Prevalecen los valores escasos y en muchos sectores la sequía comienza a ganar en extensión y persistencia. La problemática es de cuidado dado que no se contará durante las próximas dos semanas con una oferta de agua acorde.

Pueden aparecer eventos de escala reducida con mejoras interesantes, pero las mismas serán muy discrecionales, no aplican a la escala que estamos analizando. El patrón de fondo sigue respondiendo a una estructura atmosférica muy estable en capas medias y altas de la atmósfera, algo contrario a permitir que se recomponga una dinámica productiva con fuerte despliegue de movimientos verticales.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires pronosticó en su Perspectiva Agroclimática un período que arranca con intenso calor, acompañado por precipitaciones sobre el Noroeste y el centro oeste del área agrícola, y que finaliza con un marcado descenso térmico.

“Al inicio continuarán soplando los vientos del trópico, acentuando el ascenso térmico en la mayor parte del área agrícola. Paralelamente, se producirá el paso de un frente, que producirá lluvias de variada intensidad, con sus mayores registros sobre el norte y el centroeste del área agrícola, mientras el centro-oeste y la mayor parte del sur de su extensión registrarán valores escasos. Junto con el frente, avanzará una masa de aire polar, causando un marcado descenso térmico tardío sobre gran parte del área agrícola, a excepción de su porción centro-norte”, señaló.

En esta nota

¿Te gustó la nota?