Ganadería

Producción porcina: del campo a la mesa

En una estrategia de integración de la cadena de valor cárnica, la ingeniera agrónoma Eloisa Pochettino cría cerdos y produce granos para su alimentación. Abrió una carnicería en Venado Tuerto donde vende carne fresca y chacinados

Lunes 19 de Abril de 2021

Como ingenieros agrónomos tenemos muchas herramientas para ir generando diferentes situaciones en producciones alternativas”, aseguró la ingeniera agrónoma Eloisa Pochettino, que desde hace un par de año se dedica a la “apasionante” producción porcina integrada.

La producción de cerdos está en el ADN de esta profesional. Su familia siempre estuvo en la actividad, pero la ingeniera agrónoma nacida en Murphy fue por más y con su impronta personal armó un proyecto para poder ser parte de toda la cadena porcina hasta llevar el producto a la mesa.

El agregado de valor es la estrella de la historia. En campos, que alquila, produce el grano que luego servirá de alimento para los cerdos que cría y en una carnicería que instaló en la localidad de Venado Tuerto vende carne fresca al público y fabrica chacinados bajo la marca DruPoc que se comercializan en pequeños comercios de la región, explicó en Agrovisión Profesional, el medio de comunicación institucional del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Santa Fe.

“Comencé alquilando campos, después se incorporó el criadero de cerdos y lo empecé a poblar. Hoy tengo la producción de los granos para el criadero de cerdos y en el 2019 pusimos una carnicería para hacer chacinados. Hago trigo, soja y maíz en todos los lotes y casi todo lo uso para consumo y a veces hago canje o para expeller. La idea es usar todo el grano para los cerdos”, relató.

El emprendimiento que cuenta con 180 madres y con un manejo intensivo llega a una producción 95 capones por semana en los campos en Murphy, una zona casi exclusivamente agrícola lo cual le imprime un desafío mayor.

Pochettino explicó que al trabajar campos alquilados tenía mucha inestabilidad, pero cuando comenzó a integrar esa inestabilidad se fue diluyendo.

Tenés mucho más trabajo pero vas poniendo los huevos en distintas canastas, como se dice comúnmente. El valor agregado es atrapante. No hay que tener miedo, sé que los números del campo por ahí asustan cuando sos joven porque los ves y están todos en dólares pero una vez que te metes todo va circulando”, subrayó.

Nuevos proyectos

El 2021 viene recargado de más proyectos. Pochettino contó en Agrovisión Profesional que están trabajando para instalar una fábrica de chacinados —en un espacio independiente de la carnicería— más amplio y con mayor capacidad de producción para ganar mayor participación en el mercado santafesino y también por otras latitudes.

ingeniera.jpg
Pochettino comenzó alquilando campos y luego incorporó la cría de cerdos.

Pochettino comenzó alquilando campos y luego incorporó la cría de cerdos.

“Soy hija de productor de cerdos y toda la vida estuve en las carneadas viendo eso y quería transmitir todas las recetas de mis abuelos. Disfrutaba muchísimo esos eventos que hoy prácticamente desaparecieron la zona”, recordó Eloisa, quien por sus raíces familiares tras finalizar la carrera en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y trabajar en el Inta Oliveros realizó una especialización en producción porcina.

Actualmente el 70% de la producción de cerdos la utilizan en la carnicería propia y el resto lo venden a los frigoríficos, como por ejemplo Coto. “Mi idea es poder llevar todo a mí producción y venderla. De todas maneras es un crecimiento paulatino, te tiene que conocer la gente”, narró la ingeniera sobre el futuro de Drupoc, la marca que nació como una síntesis de su apellido y del su esposo —Drueta— que también forma parte del proyecto.

También contó que el agregado de valor comenzó con los frescos por una cuestión financiera, para tener disponibilidad de dinero más rápido. Los chacinados, en cambio, llevan su tiempo y por lo tanto los fondos están inmovilizados. En un frigorífico de Venado Tuerto se faenan los cerdos y las medias reses las procesan en el local que cuenta con venta al público, además de un espacio para fabricar los chacinados.

“Integramos para crecer. Nos pareció muy buena idea sumar la carnicería y hoy estamos empezando con los chacinados y queremos armar un lugar separado de la carnicería, hacer una fábrica de chacinados. El proyecto para el 2021 sería armar un establecimiento de estos productos separado de la carnicería porque ahí se hace muy poquito. Parar salir a ofrecer tenemos que tener cantidad”, precisó Pochettino para quien “la producción de cerdo tiene su intensidad y te tiene que gustar”.

"Integramos para crecer, y nos pareció una muy buena idea sumar la carnicería y la fabricación de chacinados "Integramos para crecer, y nos pareció una muy buena idea sumar la carnicería y la fabricación de chacinados

El último paso son los chacinados, pero todo el proceso comienza con el grano. Pochettino siembra trigo, maíz y soja y realiza todo el manejo de los cultivos que se transforman en su mayor parte en la alimentación de los cerdos. “Yo hago todo el manejo, elijo, y en algún momento hasta usado trigo cuando no tuve maíz por que hubo inundaciones. Como ingenieros agrónomos tenemos muchas herramientas para generar diferentes situaciones en producciones alternativas. Me encanta, soy una apasionada”, resaltó y destacó la evolución genética que tuvo la carne de cerdo en los últimos años que permitió contar con una carne magra, nuevo sabor y textura que el consumidor aprecia.

Un tema que surgió en la chala es el papel de la mujer en el campo, algo que está muy presente para la ingeniera agrónoma santafesina. “Tenemos que ser el 200%”, subrayó y planteó que por eso es fundamental la capacitación, para superarse todo el tiempo y avanzar en “este lugar que es más varonil”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?



LAS MAS LEÍDAS