Estrategias sustentables contra las malezas

Dos empresas rosarinas de base científica trabajan en la protección de cultivos con herramientas biológicas. Manejo integrado y biotecnología
28 de agosto 2022 · 07:00hs

El problema de las malezas después de muchos años vuelve a complicar los sistemas productivos en el campo argentino y en el mundo. Una alta producción de distintos herbicidas, luego del proceso que se conoció como revolución verde, puso en manos del productor un número de herramientas muy importantes para abordar el problema, pero después desde los 90 en adelante hubo una “sequía” en el desarrollo de nuevos herbicidas y nuevos modos de acción, junto con la aparición de malezas resistentes. Desde el ámbito científico, la recomendación es aplicar un manejo integrado de malezas para abordar el problema, desde las prácticas agrícolas y su combinación con otras tecnologías inteligentes, de precisión y los nuevos modos de acción racional y la aplicación de bioinsumos.

Así, los conocidos servicios de síntesis química pueden ser complementados con un nuevo tipo de herbicidas que son los que se conocen como bioherbicidas, es decir que tienen origen químico pero provienen de la biología. Por otra parte, hay otro grupo de tecnologías asociadas con la ingeniería genética y dentro de ello lo disruptivo del momento son las técnicas de edición génica.

de drones, mapas y malezas: los nuevos insumos para definir estrategias de manejo

De drones, mapas y malezas: los nuevos insumos para definir estrategias de manejo

Del lado de la innovación en productos naturales para la protección de cultivos, en Rosario existe una empresa “creada para hacer ciencia”, según su fundador, el ingeniero forestal y doctor en Ciencias Biológicas Gustavo Sosa. Se trata de Inbioar, una sociedad anónima de ciencia aplicada con estatus académico dedicada a desarrollar herbicidas biológicos a partir de plantas. Para ello, la empresa toma ejemplares que están bajo condiciones de estrés, en lugares con alta radiación solar, elevadas temperaturas y escasas precipitaciones en la pampa húmeda y el norte argentino (Chaco Seco), y los seca hasta obtener un polvo al final del proceso, al que sólo se agrega agua. “Es un té”, graficó el especialista.

“Nosotros pudimos recorrer 80.000 kilómetros y recoger más 1.200 especies, son 3.000 muestras y hemos hecho 4.500 ensayos de fitotoxicidad. Obtuvimos tres bioherbicidas que están en la etapa de prototipo y un fungicida”, señaló Sosa, y comentó que una de las plantas estrella utilizadas es la biznaga. De todas maneras, la empresa esta en etapa de validar resultados para finalmente “salir al mercado con terceros. Nosotros no somos una empresa de producción, somos una empresa de I+D”, aclaró el distinguido científico, reconocido como tal por el Concejo local.

En resumen, el equipo de trabajo de Inbioar “junta plantas de las banquinas, hacemos un jugo, se lo aplicamos a una maleza y ésta se muere. Eso se lo estamos vendiendo a empresas multinacionales en cifras insólitas. Lo que les estoy diciendo que esto es un buen negocio aquellos que tengan intenciones invertir. Estamos abiertos a ello”. concluyó el ingeniero.

Optimizar cultivos

BioHeuris es una empresa también rosarina de agrobiotecnología, dedicada a desarrollar sistemas sustentables de malezas. “Trabajamos con dos tecnologías de última generación: una está enfocada en evolución dirigida de proteínas, que fue una tecnología que ganó el Premio Nobel en el 2018, la segunda plataforma tecnológica está basada en edición génica, que es una tecnología que ganó el Premio Nobel en 2020. Estamos utilizando herramientas de última generación, tenemos un equipo de 20 personas, 8 de ellos con doctorado hecho en distintos lugares del país y laboratorios principalmente en Rosario”, explicó Carlos Pérez, bioquímico doctorado en la UNR, posdoctorado en Italia y cofundador de la firma.

“Estamos enfocados en un problema muy viejo que es cómo combatir las malezas, que en el suelo compiten por la luz, por los nutrientes, por el agua con el cultivo que nosotros estamos sembrando. La definición es el competidor: si uno tiene una planta de maíz creciendo en un campo de soja, es una maleza en ese caso. Y muchas veces hacemos un esfuerzo muy grande por tener un incremento del 5% del rendimiento, pero si no controlamos las malezas podemos perder el 50%”, definió.

Según el especialista, la herramienta más funcional para ese control son los herbicidas y prueba de ello es que “los productores gastan u$s 23.000 millones al año en herbicidas, pero no los hemos estado usando adecuadamente. De hecho, las tecnologías dominantes fueron de alguna manera víctimas de su propio éxito y hoy en día cada vez más rápido tenemos malezas resistentes a los servicios. La primera respuesta a ello fue aumentar las dosis de las herbicidas, algo contraproducente porque por un lado incrementó el impacto ambiental y por otro lado seleccionó malezas con mayor resistencia”, recordó Pérez.

Desde BioHeuris la propuesta de valor se basa en combinar herbicidas de baja toxicidad, con mezclas, con la aplicación conjunta dentro de la misma campaña y la rotación de los herbicidas para retrasar la aparición de malezas y evitar mutaciones de resistencia. Esta misma estrategia reduce el impacto ambiental y bajar los costos de productos. Para ello, ofrece dos plataformas de trabajo que combinan biología sintética para descubrir nuevas mutaciones dentro del mismo cultivo, y también la edición génica (optimizar genes del propio cultivo sin introducir genes extraños), lo cual permite desarrollar tecnologías en forma ágil y a un costo inferior a los estudios convencionales. “Bajar esta barrera de entrada es una forma democratizar el acceso a las tecnologías, que es parte de nuestra propuesta”, afirmó Pérez.

Además, “estamos enfocados en desarrollar tecnologías para los servicios de banda verde, para aquellas tecnologías de bajo impacto ambiental. Muchas veces parece que hubiera una dicotomía entre tecnología y producción e impacto ambiental y ambiente y en realidad cuanto más tecnología incorporamos a los cultivos, menos impacto ambiental tenemos para producir la misma cantidad de alimentos. Nuestra búsqueda es menos malezas, más alimentos y eso es lo que estamos buscando mediante técnicas de última generación”, remató.

Ver comentarios

Lo último

Estrategias de precios en un escenario productivo golpeado por el clima

Estrategias de precios en un escenario productivo golpeado por el clima

Senasa desarrolló tableros dinámicos

Senasa desarrolló tableros dinámicos

La producción en la campaña 2022/23 llegaría a 127,7 millones de toneladas

La producción en la campaña 2022/23 llegaría a 127,7 millones de toneladas

Dejanos tu comentario
Senasa desarrolló tableros dinámicos
A granel

Senasa desarrolló tableros dinámicos

Desarrollan mejorador para controlar estrés en soja

Por Leonardo Stringaro

Ciencia y tecnología

Desarrollan mejorador para controlar estrés en soja

El mundo pide carne de calidad y Angus responde

Por Alejandro R. Guerrero

Ganadería

"El mundo pide carne de calidad y Angus responde"

La producción de alimentos pasó del volumen a la calidad

Por Lizi Domínguez

Sustentabilidad

"La producción de alimentos pasó del volumen a la calidad"

El clima y los costos ponen freno al crecimiento del sector lechero

Por Gustavo G. Gigena

Lechería

El clima y los costos ponen freno al crecimiento del sector lechero

Desarrollo biotecnológico argentino para aumentar rindes obtuvo patente internacional

Por Sebastián Tamashiro (SLT-FAUBA)

Ciencia

Desarrollo biotecnológico argentino para aumentar rindes obtuvo patente internacional

Neumáticos: el sector agrícola podría importar la totalidad de cubiertas si no hay acuerdo
Conflicto

Neumáticos: el sector agrícola podría importar la totalidad de cubiertas si no hay acuerdo

Una Niña más: estrategias en maíz y soja para dar batalla a una nueva campaña seca
Agricultura

'Una Niña más': estrategias en maíz y soja para dar batalla a una nueva campaña seca

El conflicto de neumáticos enciende las alarmas en el campo

Por Víctorio Curti

Maquinaria agrícola

El conflicto de neumáticos enciende las alarmas en el campo

Con un mercado más flexible, la salida de vacas vuelve a generar caja para el productor

Por María Julia Aiassa (Rosgan)

Análisis

Con un mercado más flexible, la salida de vacas vuelve a generar caja para el productor