Comercio exterior

La exportación de granos y derivados crecería un 8% durante 2022

La entidad estimó que por la suba de precios a raíz de la guerra, el sector agroexportador tendrá una facturación récord de u$s 41 mil millones

Domingo 10 de Abril de 2022

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) estimó esta semana un crecimiento de las exportaciones de granos y derivados del 8% interanual en 2022, con una facturación récord de alrededor de u$s 41.053 millones. Esta suba será impulsada, fundamentalmente, por el fuerte incremento de los precios internacionales de los principales commodities agrícolas.

Si se cumple este pronóstico, el valor de los despachos aumentaría en u$s 3.004 millones respecto a 2021 y u$s 2.442 millones respecto a la proyección realizada por la entidad en marzo pasado, cuando el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania recién empezaba. Es más, la entidad subrayó que “la fuerte suba en los precios FOB de exportación” por la guerra, “explican este incremento”.

Este cálculo agregado, aclara la Bolsa, no refleja el severo impacto que tuvo la sequía sobre un gran número de productores que vieron reducir sus rendimientos “en una magnitud tal que la suba de precios no llega a compensar”.

De los u$s 41.000 millones previstos por exportaciones, más de la mitad corresponderán al complejo sojero, que aportaría u$s 23.745 millones. Son u$s 577 millones más que lo calculado hace un mes.

Si bien todos los precios del complejo subieron, el aceite de soja sobresalió por su gran salto. En suma, todo el sector sojero superaría el valor exportado en el 2021 en u$s 269 millones.

Por su parte, el complejo maíz alcanzaría despachos por u$s 9.650 millones, casi u$s 1.000 millones más que lo que se preveía hace un mes y podría superar en u$s 600 millones los embarques del año pasado, alcanzando un nuevo récord.

Las proyecciones para el complejo trigo alcanzan un incremento de u$s 328 millones, hasta los u$s 4.741 millones para el año que corre. En este caso también subieron las cantidades exportadas. En conjunto, ingresarán u$s 1.430 millones más que en 2021.

El complejo girasol exportaría u$s 1.840 millones, u$s 512 millones más que lo previsto hace un mes y u$s 538 millones por encima de la marca del año anterior.

El conflicto en la región del Mar Negro “ha disparado a los precios del aceite de la oleaginosa, dado que entre Rusia y Ucrania representan cerca del 80% de las exportaciones mundiales de este producto”, señaló la BCR.

Los economistas de la entidad estiman, además, que el complejo cebada registraría despachos por u$s 1.077 millones.

A estas proyecciones se llegan luego de un sinuoso camino por el que atravesó la campaña 2021/22, que arrancó con la supercosecha de trigo, enfrentó la sequía de enero y se vio convulsionado por los precios de guerra que se generaron a partir del conflicto en el Mar Negro.

La consultora Investigaciones Económicas Sectoriales (IES) da cuenta de este recorrido. Recordó que la siembra de la campaña 2021/22 fue récord, con un área de 41 millones de hectáreas, 1,7% más que en el ciclo anterior.

En el detalle, no sólo se destaca el récord de implantación de maíz sino el aumento en los cultivos de sorgo, cebada, girasol, maní y trigo. La siembra total de cereales fue de 22 millones de hectáreas, un aumento anual de 4,2%, pero la superficie de oleaginosas cayó por sexto ciclo consecutivo, producto de la menor implantación de soja.

Al final del camino, la producción de cereales alcanzaría 89,1 millones de toneladas, aunque resta definir el resultado del maíz. El volumen sería récord y representaría un aumento del 1,2% con relación a la campaña previa.

En cambio, la cosecha de oleaginosas se proyecta en 47,9 millones de toneladas, un recorte de 5,5% interanual. La soja reduciría su producción un 6,5%, a 43 millones de toneladas.

Para Alejandro Ovando, director de IES Consultores “la cosecha agrícola caerá por tercer ciclo consecutivo en el país producto del impacto de la sequía, aunque será aceptable en volúmenes físicos”.

La escalada de los precios provocados por la guerra fueron el principal cisne negro de la campaña agrícola. De acuerdo al último informe de la Subsecretaría de Agricultura de la Nación, las cotizaciones aumentaron 32% en dólares en el primer trimestre. Y en el caso puntual del girasol, el incremento fue de 63%.

De acuerdo con el análisis oficial, el alza de los precios de los granos determinó una mejora en el margen bruto en campo propio, pero también una reducción en el caso de las explotaciones arrendadas.

En los resultados agrícolas se reflejaron incrementos de los precios promedio de 13,36% para el trigo, que pasó de u$s 247 por tonelada en diciembre de 2021 a u$s 280 en marzo de este año, de 39,70% para el maíz (de 204 a 285 u$s/tn), de 45,90% para la soja (de 329 a 480), de 16,28% para el sorgo (de 215 a 250) y de 14,28% para la cebada (de 245 a 280).

Un caso especial fue el del girasol, que de u$s 430 por tonelada promedio en diciembre pasó a u$s 700 en marzo, con un aumento del 62,79%.

Esos aumentos de precios fueron la razón principal del aumento de los márgenes brutos en campo propio, que en el lapso considerado tuvieron alzas del 25,72% en el caso del girasol, que pasó de un promedio de 727 a 914 dólares por hectárea, los valores más altos pero al mismo tiempo el menor porcentaje de incremento entre los cereales seleccionados por Agricultura.

Mayores fueron los incrementos de los márgenes brutos para el maíz (31,38%), la soja de primera (32,79%), la de segunda (43,09%) y en especial el trigo, que pasó de u$s 152 a u$s 282 por hectárea, con un alza del 85,52%.

Pero la Subsecretaría advirtió en su informe que “el aumento de precios de granos genera que los arrendamientos expresados en dólares se encarezcan” y por ello, “si bien el resultado en campo propio es favorable, en campo arrendado en algunos casos es negativo”, como en el caso del maíz, que redujo su margen neto un 10,85%.

En el caso de la soja, manteniendo los alquileres en quintales, la reducción de los márgenes netos con arrendamiento oscilan entre u$s 179/ha y u$s 445 por hectárea.

Los valores promedios superados en la zona núcleo Norte, que en el caso de los campos propios mostraron un margen bruto por hectárea de u$s 1.043 para Trigo/Soja, u$s 1.003 para la soja de primera, u$s 983 para cebada/soja y u$s 922 para el girasol.

En la zona núcleo Sur, los mejores márgenes brutos por hectárea fueron de u$s 1.266 para el girasol, u$s 1.145 para cebada/soja, u$s 1.072 para trigo/soja y u$s 1.039 para la soja de primera.

En esta nota

¿Te gustó la nota?





LAS MAS LEÍDAS