Coronacrisis: el impacto en el mercado agropecuario

El sacudón mundial derrumbó los precios de los granos, aunque en menor medida que otras materias primas. La situación ganadera.
21 de marzo 2020 · 00:00hs

“El mundo está viviendo una situación inesperada y novedosa, esto ya es una crisis económica mundial”. La advertencia del ministro de Economía, Martín Guzmán, conecta con la preocupación que atraviesa a todos los Estados nacionales del planeta por la tormenta global en la que entró la economía, y que se profundiza con los efectos del coronavirus. La caída de los precios de las commodities es una de las expresiones más acabadas de esta debacle. ¿Qué se puede esperar, en ese contexto, para el complejo agropeucario argentino?

En un informe elaborado por las economistas Emilce Terré y Desiré Giraudo, la Bolsa de Comercio analizó el nuevo escenario de crisis y pandemia. Recordó que la La Ocde recortó su proyección de crecimiento mundial para este año de 2,9% a 2,4%. China, cuyo crecimiento interanual pasaría de 6% a menos de 5%tendría su menor tasa de crecimiento en tres décadas.

De acuerdo a los análisis de los economistas de la Bolsa, la pandemia llega para “reforzar las dificultades de largo plazo establecidas en estos mercados”. El Covid-19 “suma presión bajista a los precios ya resentidos a partir de la disputa arancelaria entre Estados Unidos y China y a la peste porcina africana”.

En lo que va del año, el índice de productos agrícolas elaborado por S&P cayó un 16% por la menor demanda proyectada de productos agrícolas tanto para consumo humano directo como para forraje animal. La menor actividad económica global que se espera para este año se verá reflejada en menores ingresos que recortarán o modificarán el consumo de alimentos, y la demanda de aceites vegetales y maíz par la producción de biocombustibles”.

Entre los países afectados por el Covid - 19 China es un caso paradigmático para analizar el impacto de la crisis en Argentina, ya que “es el destino de casi el 90% de las exportaciones de poroto de soja (que aportaron cerca de u$s 3 mil millones en 2019), el 70% de las carnes bovinas (por más de u$s 2 mil millones) y el 22% de la carne porcina (con un valor de u$s 3,5 millones en 2019)”.

“Si a ello se le suma la caída de precios que vienen mostrando en el mercado externo los commodities se comprende que el impacto por esta vía puede ser notable”, señalaron en el informe.

Pisos y techos. El economista de la Fundación Mediterránea Juan Manuel Garzón subrayó que en las últimas semanas el avance del coronavirus deteorió en forma severa las expectativas económicas. Por el lado de los commodities, el petróleo acumuló un ajuste del 46% en 2020, desde u$s 61 a u$s 33 por barril, una caída cuya magnitud presenta pocos antecedentes.

En este contexto tan desalentador, indicó que “la buena noticia es que, al menos hasta el 11 de marzo, los precios de la soja y el maíz, los principales dos commodities agrícolas que exporta Argentina mostraron cierta inmunidad a las malas noticias globales”.

Consideró que el desempeño mediocre de la producción agrícola global en este ciclo “es seguramente el factor que está poniendo piso a los precios”. No significa que estos soportes no puedan “vencerse en las próximas semanas de agravarse más aún la situación global”.

Garzón analizó la correlación que hasta ahora existió entre la caída de los precios del petróleo, que lideraron el derrumbe, y de los granos. “Desde hace tiempo existe un vínculo entre el petróleo y los restantes bienes de la economía, que pasa por el impacto que tienen los costos de producción y transporte”, señaló.

En el caso de los granos, su uso es directo como combustible en servicios de transporte, cosecha, siembra, etcétera, pero también indirecto, al estar fuertemente vinculado a ciertos insumos del agro, particularmente fertilizantes.

Así, “si el precio del petróleo y de los combustibles, baja, también lo hacen los costos productivos y de transporte”, señaló. Aunque también “hay estudios que indican que esa correlación en petróleo y granos fue débil en muchos períodos”.

En la década del 2000 esa correlación fue positiva, asociada al desarrollo de los biocombustibles y también a cuestiones macroeconómicas y financieras. “En Estados Unidos la demanda de maíz para producción de bioetanol pasó e 16 millones de toneladas en en el ciclo 2000 / 2001 a 134 millones en la campaña 2015 / 2016”. En los años 2007 / 2008 esta vinculación directa llegó a su máximo.

Pero los granos también tienen su juego propio en materia de oferta y demanda. La producción esperada para el ciclo 2019/20 sería menor al de la campaña previa, en soja y maíz. Estados Unidos tuvo una cosecha floja de soja y es difícil que Argentina repita este año los muy buenos rindes y volúmenes totales del ciclo pasado, aunque Brasil tuvo buena cosecha. Por el lado del maíz, la foto es parecida. La menor oferta de Estados Unidos, Brasil igual o levemente menor, Argentina con buena cosecha pero menor que el año pasado.

“El hecho de que la producción no esté teniendo un gran momento es seguramente el factor que está poniendo ciertos pisos a los precios de los commodities, que podría vencerse en un contexto de agravamiento de la situación económica mundial ”, advirtió el economista de la Mediterránea.

Lorena D’ Angelo, directora de Escenarios Granarios, coincidió: “En una semana negra para los mercados financieros, los precios de los productos agrícolas también fueron afectados con bajas aunque menores que las demás commodities”.

Subrayó que la soja fue el producto más afectado en el mercado de Chicago. El problema es que en medio de la parálisis económica, “aun con las bajas de los precios de muchos activos no se genera una demanda que compensa en volumen de negocios la situación de deterioro del mercado global”.

Lo más preocupante es que esta disrrupción aparece cuando ingrean las importantes cosechas sudamericanas en el mercado. Brasil cosechará 126 millones de toneladas de soja, un récord histórico, que “tiene que encontrar demanda de exportación por parte del país asiático para sostener sus precios”.

Para Argentina, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda) aumentó su pronóstico de producción de soja de 53 millones de toneladas a 54 millones de toneladas.

Proyecciones. Pero la Bolsa de Comercio de Rosario ajustó a la baja su proyección de soja a 51,5 millones de toneladas, por el impacto de la sequía en zonas productoras, mientras que la Bolsa de Cereales de Buenos Aires recortó su proyección a 52 millones de toneladas a 53 millones.

“Al tomar como referencia esta última cifra y considerar el volumen de negocios declarados por la exportación y la industria de soja, se considera que está comercializado el 30% de la producción frente al 16% del año pasado a la misma fecha”, contó D´Angelo.

Del detalle del informe semanal del Ministerio de Agricultura de la Nación al cuatro de marzo, se desprende que hay negocios anticipados 2019/20 por un total de 15,67 millones de toneladas, de las cuales 8,13 millones tienen precio establecido y unas 7,5 millones están con precio a fijar. Es decir que casi el 48% todavía no tiene cerrado el precio.

“El productor local se anticipó con los negocios a precio por el riesgo de cambios en el derecho de exportación que, de hecho, se dio por partida doble para la soja: primero del 24,5% al 30% y luego del 30% al 33%”, recordó la especialista.

Los precios de la soja en el mercado de granos de Chicago registraron una caída del 5,9% en el último mes, baja que se trasladó a los precios en el mercado FOB y, como consecuencia, en los valores que ofrecen los compradores locales para originar el grano a exportar.

La baja en el mercado local llevó a la soja disponible desde los u$s 245 la tonelada, que estaba operando a principios de febrero, hasta los u$s 220 actuales.

La posición mayo a cosecha en el Matba bajo u$s 13,50 en el mismo periodo para quedar a u$s 217,10 el viernes 13.

En el corto plazo, el impacto del coronavirus en el mercado global se suma al avance de la cosecha brasilera que compite con la argentina que comienza a recolectarse a fin de mes. Así, el productor que todavía no vendió soja “deberá escaparle a la presión de cosecha que se aproxima, a la expectativa de una recuperación de la oleaginosa en el segundo semestre del año y cubrir sus necesidades con ventas de maíz, cuyo precio está más sostenido por la demanda y sin el impacto de un cambio en los derechos de exportación como sufrió la oleaginosa”, indicó.╠

Mercdo ganadero. Por el lado del mercado ganadero, el análisis de coyuntura publicado por “Lote de Noticias”, el espacio informativo del Rosgan, dio una nota optimista al vaticinar una recuperación de la demanda china en el mediano plazo.

China se convirtió el año pasado en el principal mercado de las exportaciones cárnicas argentinas, hasta la irrupción del coronavirus en Asia.

“La última vez que la OMS utilizó la categorización de pandemia fue con el brote de la gripe A (H1N1) en 2009, llamada también gripe porcina que, a diferencia del coronavirus, comenzó a propagarse desde occidente, tras detectar el primer caso en EEUU”, recordó el informe.

Unos años antes, en 2003, el síndrome respiratorio agudo grave (Sars) se expandía por Asia. “Si bien no llegó a ser declarado pandemia, su efecto sobre el crecimiento de la economía asiática fue significativo”, recordó.China perdió ese año un punto de crecimiento de su PBI. Pero en ese momento, el gigante asiático representaba sólo el 4% de la economía mundial mientras que actualmente representa casi el 16%.

“Lote de Noticias” cita estimaciones recientes realizadas por Goldman Sachs que indicarn que el crecimiento del PBI a nivel mundial podría tocar su nivel más bajo en los últimos 30 años, cayendo alrededor de 2 puntos porcentuales este año.

¿Cómo impactará en el mercado de carnes? De acuerdo al informe, “los aislamientos sanitarios, las limitaciones al transporte, la cancelación de eventos públicos, llevana un abrupto cese de la actividad social que, indefectiblemente, impactará sobre el consumo de bienes y servicios en general”.

“La demanda de aquellos bienes cuyo consumo tienen un mayor componente social, será la más afectada. En este sentido, la carne vacuna resulta altamente vulnerable dado la elevada proporción de consumo que se realiza fuera de los hogares, especialmente en países del Hemisferio Norte”, señaló.

El comercio mundial de carne vacuna viene creciendo y en 2019, según el Usda, se expandió al 7% anual, impulsado por “otro hecho disruptivo como fue el brote de la peste porcina africana (PPA) en China, que llevó a este país a incrementar sus importaciones de carne vacuna cerca de un 60% anual”. Desde ese pico,la caída esperada del comercio mundial pueda resultar aún más pronunciada.

En Argentina, más del 70% de la oferta total de carne vacuna se vuelca al mercado doméstico, lo cual “permitiría mitigar el efecto que puede llegar a tener una desaceleración del comercio mundial”. Por el contrario, países como Uruguay, Australia o Nueva Zelanda, que destinan entre el 70% y hasta el 90% de su producción al mercado externo, se encuentran más expuestos. En el caso argentino, el 75% de las exportaciones tuvieron por destino China, el primer país en el que se expresó la crisis sanitaria y que “ ya habría logrado contener la epidemia”.

Lo cierto es que, más allá del impacto en las exportaciones, localmente también se transita el inicio de lo que podría ser “una de las mayores crisis sanitarias y de consumo” en el país.

“Si bien en proporción, el consumo fuera de los hogares resulta menor que en el resto de los países del Hemisferio Norte, no deja de ser un componente que se resentirá. Paralelamente, por el lado de la oferta también es factible proyectar cierta disrupción en el sistema de suministro y abastecimiento”, señaló.

Más allá de estas consideraciones, Lote de Noticias subrayó que “la realidad es que la demanda de carnes en el mundo seguirá existiendo”. Y China, en particular, “continuará teniendo un importante faltante de carne que –una vez normalizada la actividad- deberá abastecer y esto sin duda será un factor sumamente alcista tanto en precios como en volumen demandado”.

A nivel local, el impacto “dependerá en gran medida del tiempo que demande la contención local del brote”.

Ver comentarios

Lo último

A suelo abierto, operación delicada pero urgente

"A suelo abierto", operación delicada pero urgente

Con un mal presagio, arrancó la nueva referencia mundial de lácteos

Con un mal presagio, arrancó la nueva referencia mundial de lácteos

La escasez de divisas traba insumos básicos para llevar adelante la siembra directa

"La escasez de divisas traba insumos básicos para llevar adelante la siembra directa"

Dejanos tu comentario
Los lácteos en góndola anotaron el mayor aumento del año

Por Gustavo G. Gigena

Lechería

Los lácteos en góndola anotaron el mayor aumento del año

Con un mal presagio, arrancó la nueva referencia mundial de lácteos

Por Gustavo G. Gigena

Mercados

Con un mal presagio, arrancó la nueva referencia mundial de lácteos

La producción de carne subió por un mayor peso promedio de faena
Ganadería

La producción de carne subió por un mayor peso promedio de faena

Macri, Palermo y debates a suelo abierto, postales del segundo día de Congreso Aapresid
Eventos

Macri, Palermo y debates "a suelo abierto", postales del segundo día de Congreso Aapresid

Las dosis actuales de nutrientes en Argentina no permiten cerrar la brecha de rendimientos
Congreso Aapresid

"Las dosis actuales de nutrientes en Argentina no permiten cerrar la brecha de rendimientos"

Ocho claves sobre bonos de carbono y las oportunidades que se abren para el agro
Congreso Aapresid

Ocho claves sobre bonos de carbono y las oportunidades que se abren para el agro

Aapresid y CampoLimpio firmaron convenio para mejorar la gestión de envases de fitosanitarios
Congreso Aapresid

Aapresid y CampoLimpio firmaron convenio para mejorar la gestión de envases de fitosanitarios

Arrancó el congreso de los productores en siembra directa en Rosario

Por Álvaro Torriglia

Eventos

Arrancó el congreso de los productores en siembra directa en Rosario

La siembra de soja volvería a crecer luego de seis campañas
Producción

La siembra de soja volvería a crecer luego de seis campañas

Es imperioso devolverle al suelo todo lo que nos llevamos en granos, carne y fibras
Congreso Aapresid

"Es imperioso devolverle al suelo todo lo que nos llevamos en granos, carne y fibras"