Análisis

Clima: La Niña no solo le pega a los granos, también restringiría la oferta de hacienda

La sequía y las altas temperaturas podrían terminar de agudizar la actual escasez de hacienda, y condicionan la recuperación de la oferta a largo plazo. El análisis de Rosgan.

Martes 11 de Enero de 2022

“Sobre llovido mojado”. Si bien la frase resulta muy elocuente para describir la situación actual, no son precisamente lluvias las que abundan por estos días sino todo lo contrario. La seca que ya azota a vastas zonas productoras del país sumado a las altas marcas térmicas que se registran y que nuevamente están en los pronósticos para los próximos días, es la variable que podría terminar de agudizar la actual escasez de hacienda, condicionando a su vez la recuperación de la oferta hacia el mediano y largo plazo.

En los últimos 15 días del 2021 se evidenció un cambio drástico en las condiciones climáticas. Las lluvias se cortaron abruptamente y las temperaturas comenzaron a trepar hasta superar los 40°C, situación que se sostuvo por varios días de manera ininterrumpida provocando un severo estrés térmico tanto en los cultivos como en el ganado.

Esto no solo afectará el escenario en el corto plazo, sino que también condiciona aún más la capacidad de recuperación de oferta ganadera para los ciclos venideros Esto no solo afectará el escenario en el corto plazo, sino que también condiciona aún más la capacidad de recuperación de oferta ganadera para los ciclos venideros

En el corto plazo, en algunas zonas -especialmente en el norte del país- ya se están realizando destetes anticipados para aliviar a las vacas en lactancia, pero también, se está dando salida a muchos vientres sin posibilidad de subsistencia en un contexto como el actual. Esto no solo redundará en la obtención de terneros más livianos, sino que, de generalizarse, podría determinar una zafra menos concentrada en los meses pico.

A su vez, ante los elevados precios que registra el ternero, es esperable que el criador tienda a desprenderse de otras categorías de hacienda, reteniendo la invernada, lo que podría llevar a una zafra aún más aplanada de lo que se vio en los últimos años.

GRAFICO 1.png
Estacionalidad de la zafra de terneros/as, en base a movimientos de invernada reportados por SENASA para el período 2017-2021.

Estacionalidad de la zafra de terneros/as, en base a movimientos de invernada reportados por SENASA para el período 2017-2021.

Este escenario tampoco le es ajeno a la hacienda de consumo. También es probable ver una mayor salida de novillitos y vaquillonas destinadas a consumo que, hasta el momento encontraban en la recría pastoril una alternativa más accesible ante el encarecimiento del grano. Esta seca no solo puede seguir presionando al alza el precio del grano, sino que también, de prolongarse como se prevé hasta finales de marzo, podría terminar agotando anticipadamente la oferta forrajera disponible, así como las reservas programadas para transitar el invierno.

Este efecto, de concretarse, recién se vería plasmado en el mediano plazo, siendo la alternativa que con menor urgencia adoptaría el invernador, pero que sin dudas se reflejará en una menor terminación de la hacienda.

Si bien a nivel zafra de terneros no se espera una situación tan restrictiva como la vista el año pasado -donde se perdieron más de 650 mil animales- tampoco se espera una variación significativa en número de terneros destetados. Lo que sí podría verse afectada es la condición de esos destetes, lo que redundará en un mayor esfuerzo para sostener los ya bajos pesos de faena que se vienen registrando en relación a otras ganaderías vecinas (226kg contra 250 a 260kg de países como Uruguay o Brasil).

En concreto, el 2022 no será el año en el que comencemos a recuperar nivel de oferta. Hacia el largo plazo, ya pensando en las zafras de terneros de 2023 e incluso de 2024, es donde vemos una importante restricción en el nivel de oferta.

Los servicios que aun hoy se están dando en muchas zonas ganaderas, sin dudas se verán afectados por este contexto climático. En los últimos años se esta dando un corrimiento de los servicios puesto que, con inviernos más severos y primaveras tardías, la condición corporal de las vacas demanda más tiempo en recuperarse y la curva de servicios naturalmente tiende a prolongarse. Las condiciones de extrema sequía y fuerte estrés térmico que se estuvieron registrando desde mediados de diciembre muy probablemente terminen entregando menores tasas e preñez y, por ende, un menor destete de terneros en 2023.

A su vez, de la severidad de esta seca dependerá también la cantidad de vientres que lleguen al próximo servicio. De acuerdo a las ultimas resoluciones publicadas por el gobierno, la llamada vaca conserva -correspondiente a categorías D y E, según tipificación- es una de las pocas categorías que goza de la liberación total para ser exportada y sobre la cual la industria presionará para recuperar niveles de ocupación de su capacidad instalada.

En un contexto de buenos precios para la vaca de refugio y ante la inminente necesidad de liberar los campos, es muy probable ver una nueva fase de extracción de vientres que, dependiendo de su intensidad, podría condicionar la capacidad de producción del próximo ciclo.

GRAFICO 2.png
Stock de vacas en millones de cabezas a diciembre de cada año y porcentaje de destete de terneros/as. Stock 2021 proyectado en base a datos de faena y porcentajes de mortandad y reposición.

Stock de vacas en millones de cabezas a diciembre de cada año y porcentaje de destete de terneros/as. Stock 2021 proyectado en base a datos de faena y porcentajes de mortandad y reposición.

Muy probablemente, cuando se conozcan los datos de stock ganadero a fines de diciembre de 2021, finalmente se estabilice o incluso crezca muy levemente el número de vacas. Sencillamente la extracción o faena de vacas disminuyó notablemente durante el último año (unas 300 mil vacas menos en 2020), esto en parte forzada por las restricciones impuestas a la exportación y en parte, por haber concluido ya una fase de depuración de vientres improductivos que se evidenció muy claramente en la extracción de los últimos dos ciclos, 2019 y 2020.

Sin embargo, este indicador no representa por sí solo una señal de recuperación del stock, puesto que estos vientres en producción deben lograr sostener o incluso mejorar las tasas de procreo y posterior destete, algo que en el último año solo alcanzó el 62% y en los últimos 10, apenas logra promediar un 63%. Nuevamente, tasas aun muy retrasadas respecto de otras ganaderías desarrolladas.

"Mejorar esta base, sin dudas permitiría, amortiguar mucho más los efectos adversos a los que nos exponen años como los actuales, en lo que el factor climático juega su gran partido. Este, claramente, debe ser uno de los principales objetivos a lograr en los años venideros", cierra su análisis María Julia Aiassa, consultora de Rosgan.

En esta nota

¿Te gustó la nota?