Crónicas de campaña

Cosecha pesada: sin gasoil, con paros y apareció la helada

En la zona núcleo se registró un fenómeno de bajas temperaturas que afectó a la soja de segunda. La Bolsa de Rosario recortó su pronóstico de producción

Sábado 16 de Abril de 2022

Entre paros y dificultades para el abastecimiento de gasoil, la cosecha de granos gruesos avanza, aunque a paso lento. Las lluvias registradas en la zona central frenaron el avance de las máquinas, por falta de piso. En la zona núcleo, las heladas golpearon a las sojas de segunda y se estima una caída productiva de 500 mil toneladas.

Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), los trabajos de recolección de soja a nivel progresaron 5,6 puntos porcentuales respecto a la semana previa, hasta cubrir el 21,9% de la superficie total sembrada con la oleaginosa.

El rendimiento medio nacional se ubicó en 31,4 quintales por hectárea y la producción acumulada ascendió a 7,3 millones de toneladas de las 42 millones que se esperan obtener. En paralelo, 2,2 millones de hectáreas de soja de segunda se encuentran iniciando madurez fisiológica y “podría comenzar con las labores de recolección en los próximos días”, señaló la BCBA.

La helada menos pensada

Pero cada región tiene sus matices. En la zona núcleo, hubo un golpe inesperado. “Hace 15 días atrás había buenas noticias, por mejores resultados de cosecha en soja de primera subía dos quintales el promedio y 800.000 toneladas la producción de la región”, celebraban en la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio. Pero llegó el ajuste, esta vez por donde menos se lo esperaba: las heladas tempranas.

Según el servicio de estimaciones de la Bolsa de Rosario, se reportó una caída de 12% del volumen estimado en la cosecha de soja de la zona núcleo. “El descuento en sojas de segunda que provocaron las heladas es de 3,5 quintales, quedando el promedio de la región en 20,3 qq/ha, cuando se había visto una notable recuperación en algunas áreas”, señaló.

En términos de producción esto significa una reducción de medio millón de toneladas, con lo que la producción de soja de la región pasa de 13,2 millones a 12,7 millones de toneladas.

Los ingenieros del área explicaron que se trata de un “fenómeno infrecuente para la zona”, ya que las primeras heladas “se dan más adelante en el calendario, cuando los cultivos están cosechados o por cosecharse”. Encima, como en esta campaña se sembraron lotes más tarde de lo normal debido a cuestiones climáticas, hubo sectores en los que la helada pegó de lleno.

El resultado es que “hay cuadros totalmente secos”, con sojas de segunda absolutamente desfoliadas y con acortamiento de ciclo. “Hay lotes que ya comenzaron a cosecharse”, dijeron en Corral de Bustos. En total, hubo cuatro heladas entre los últimos días de marzo y los primeros días de abril.

Otro punto crítico es el abastecimiento de gasoil. “Seguimos complicados: el racionamiento de combustible ahora va de 500 a 1000 litros para las cisternas y 150 a 200 litros para camiones”, señalaron desde Laborde. En Venado Tuerto, Corral de Bustos y Laborde coinciden en que las condiciones son más limitantes que hace una semana atrás: las estaciones de servicio estuvieron sin combustible por varios días.

“Si bien están priorizando a los contratistas rurales y a los que realizaron compras anticipadas, se está renegando mucho”, señalan. La falta de combustible, la falta de fluidez en la entrega y el cobro de sobreprecios interfieren en la correcta logística de la cosecha gruesa.

Avance en el centro norte

Pese a esto, en el centro y norte de Santa Fe avanzó 12 puntos porcentuales el proceso de cosecha de soja de primera, respecto de una semana atrás. Hubo rindes que en promedio llegaron hasta los 58 quintales por hectárea en los mejores lotes.

El informe semanal que elaboran el Ministerio de la Producción provincial y la Bolsa de Comercio de Santa Fe, señala que “por segunda semana consecutiva el cultivo de soja temprana concentró el mayor movimiento de equipos y cosechadoras” en la región.

En los departamentos San Cristóbal, San Justo, Castellanos, Las Colonias y La Capital hubo rendimientos mínimos de entre 15 y 18 quintales por hectárea, máximos promedio de entre 30 y 45 quintales y lotes puntuales de entre 50 y 53 quintales.

Por el lado del maíz temprano, el proceso de cosecha estuvo condicionado por las condiciones climáticas, lo que hizo que se tornara más lento por la humedad ambiente y del grano. El grado de avance de la trilla llegó al 90%, con un progreso intersemanal de 5 puntos porcentuales y un adelanto de 12 puntos respecto de igual período de la campaña anterior. En los departamentos 9 de Julio, General Obligado, Vera y norte de San Javier se registraron mínimos de entre 7 y 12 quintales por hectárea, máximos que oscilaron entre 35 y 51 quintales, y lotes puntuales de entre 60 y 68 quintales.

A nivel nacional, el avance intersemanal de la cosecha de maíz fue 2,4 puntos porcentuales durante la semana y ya se recolectó el 19,4 % del área apta en todo el país, según los datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Los rindes se mantuvieron por debajo de las expectativas iniciales en Santa Fe y Córdoba, mientras que a la fecha el rinde medio nacional se ubica en 63,3 qq/ha y la proyección de producción para la campaña 2021/22 se mantiene en 49 millones de toneladas.

La cosecha de girasol se encuentra próxima a finalizar con un 96,1% del área ya trillada y un volumen obtenido de 3,2 millones de toneladas de las 3,3 previstas para esta campaña. Por último, la recolección de sorgo avanzó 7 puntos porcentuales durante la semana y se ubicó en el 21% de la superficie apta con 815.000 toneladas registradas de las 3,5 millones proyectadas.

Respecto del clima, debido al escaso contenido de humedad del aire polar, la mayor parte del área agrícola observará precipitaciones escasas a nulas, y sólo su extremo noroeste recibirá valores moderados. Cada milímetro que sume abril será fundamental para establecer el área triguera 2022/23.

En esta nota

¿Te gustó la nota?