El algodón vuelve a resurgir en el norte santafesino

Los productores más jóvenes reincorporan al tradicional cultivo de la región en sus planteos, por su buena rentabilidad y una mayor adaptación al estrés hídrico
15 de febrero 2022 · 06:00hs

Los jóvenes productores agropecuarios del norte santafesino se están animando a incorporar al algodón a sus planteos y desde el sector se entusiasman con que el tradicional cultivo en esas latitudes tome mayor protagonismo. A diferencia de otros momentos en los que no había forma de que cierren los números, hoy se trata de una opción rentable y es elegida porque se adapta mucho mejor a situaciones de estrés hídrico.

La última campaña algodonera fue muy buena tanto a nivel productivo como de precios, ya que el mercado manifestó una mejora importante con respecto a la campaña anterior, durante la cual las cotizaciones habían tenido una disminución a causa de la pandemia. Se recuperó la superficie sembrada y hubo buenos rendimientos y calidad de algodón. Este año hubo por lo menos 20% más de superficie sembrada: mientras que el año pasado en Santa Fe se hicieron unas 50.000 hectáreas de algodón, este año están rozando las 65.000 o 70.000.

El rendimiento promedio sobre superficie cosechada en la provincia de Santa Fe fue de 2.320 kg/ha de algodón en bruto, siendo uno de los seis más altos desde 2001/02, según un informe de Asociación para la Promoción de la Producción Algodonera (Appa). El rendimiento promedio de las últimas 20 campañas es de 1.665 kg/ha de algodón en bruto.

Además, los datos relevados indican a nivel provincial un rendimiento de fibra al desmote promedio del 30,6% (±1,3%) por lote. Los casos extremo van del 26 al 37% promedio por lote, con rendimientos desde 265 kg/ha hasta 1.550 kg/ha de fibra promedio por lote. El promedio de las últimas 12 campañas se ubica en los 560 kg/ha de fibra, detalló Appa.

En primera persona

Cristian Zorzón, el presidente de la Asociación para la Promoción de la Producción Algodonera, contó que la mayor siembra del cultivo llega de la mano de la profesionalización de los establecimientos agropecuarios. En el norte santafesino se encuentran los tradicionales e históricos productores de algodón que mantuvieron el cultivo, pero ahora se suman nuevas generaciones y existe una alta demanda de asesoramiento con ingenieros agrónomos para optimizar rendimientos y combatir malezas y las plagas típicas, como el picudo algodonero. “En Appa somos unos 11 ingenieros agrónomos que asesoramos a alrededor de 110 productores en la provincia y algunos más del Chaco y de Santiago del Estero. Serán unos 130 productores”, relató Zorzón.

El mapa algodonero de la provincia está integrado por 149 empresas agropecuarias santafesinas, de las cuales 49 empresas corresponden al oeste de la provincia y 100 empresas agropecuarias al este. El presidente de Appa indicó que el perfil del productor agropecuario de un lado y de otro de la provincia es marcadamente diferente. Mientras que en el oeste se trata de productores más grandes, que rondan las 200 o 250 hectáreas y muchas veces se asocian con productores de Chaco o Santiago del Estero, en el este se trata de productores chicos que trabajan lotes de entre 40 o 50 hectáreas.

“El productor no tiene al algodón en su rotación fija, sino que depende de cada año. Es muy variable, hay años en que sube más y otros menos. En general el algodón dentro de la empresa agropecuaria representa una baja proporción y no está diagramado”, detalló Zorzón.

El presidente de Appa explicó que el productor hace algodón porque es mucho más estable que una soja. Los cultivos más estables en el norte de la provincia son el girasol y el algodón, también el sorgo pero no es casi rentable. “Si tuviéramos buen clima probablemente la soja sea más rentable pero no es siempre así. El período crítico del algodón se ubica fundamentalmente en los primeros días de enero y con una pequeña agua recargada en los perfiles el algodón aguanta. En cambio, el período crítico de la soja se ubica a fines de febrero y hay más probabilidades de que se seque y se queme”,dijop y planteó que “el algodón es una planta con antecedentes de clima desértico y en una condición de estrés hídrico aguanta mucho más”.

El rol de los profesionales

Zorzón resaltó que con los cambios en el sistema productivo los “ingenieros agrónomos fueron fundamentales”, ya que el productor agropecuario tuvo que aprender otra forma de sembrar algodón. “Es un sistema más parecido a sembrar soja o maíz. El acortamiento entre líneas trajo aparejado un sistema diferente basado en reguladores de crecimiento y hay que tener en cuenta muchos parámetros”, detalló.

Acá entró a jugar fuerte cómo manejar los herbicidas para controlar las malezas, también monitorear las plagas como el picudo algodonero. “Hay un desafío enorme, el ingeniero agrónomo pasó a tener un rol importantísimo”, subrayó Zorzón, quien valoró que el cultivo esté sumando a nuevas generaciones.

En los años 90, cuando se dejó de producir algodón -porque no era rentable- el productor pasó a soja y maíz. Ahora el nuevo productor no tiene los conocimientos necesarios para la producción de algodón y requiere la asistencia de los profesionales. “Quizá que sus abuelos habían hecho algodón, pero necesitan quien los asesores en cosecha stripper para hacer un algodón de punta. Los productores de 30 o 40 años ven en el cultivo una posibilidad concreta de ganar plata pero si no controlan todo, el picudo algodonero te puede arruinar el cultivo o te lo llevan las malezas”, subrayó el titular de Appa.

Hoy el sector en la provincia de Santa Fe “está en una situación muy buena”, viene de una exitosa campaña 20/21, está exportando a otros países y los precios siguen mejorando. Las expectativas son más que alentadoras para el cultivo. “Se recuperó la superficie sembrada y hubo buenos rendimientos y calidad de algodón. Este año hubo por lo menos 20% más de superficie sembrada, mientras que el año pasado en Santa Fe se hicieron unas 50.000 hectáreas de algodón, este año están rozando las 65.000 o 70.000”, precisó.

Cambios productivos

Tras la gran crisis de los 90, el algodón logró resurgir a partir de cambios productivos. En Santa Fe hoy se siembra una gran proporción -más del 90%- a surco estrecho de 52 centímetros, como una soja o un maíz. Eso permitió incrementar notablemente las productividades del cultivo, pero a la vez fue necesario reconvertir el sistema de cosecha por uno mecanizado llamado “stripper”, donde las cosechadoras van levantando los capullos y los someten a un sistema de pre limpieza, separando la perilla del capullo de la fibra.

El proceso de crecimiento maduró cuando en 2016 el Inta Reconquista diseñó un prototipo de cosechadora que con el apoyo de APPA y tras la transferencia tecnológica a una empresa de la región se logró fabricar una máquina autopropulsada y comercializarla en la región.

Dolbi, fundada en 1962 en la localidad de Avellaneda, es la encargada de producir la cosechadora y enrolladora autopropulsada que permite realizar un promedio de 100 rollos diarios de 475 kilos de algodón. Y está elaborada con componentes 100% producidos en Santa Fe.

Ver comentarios

Lo último

Premian por primera vez a un influencer del agro por su trabajo en comunicación digital

Premian por primera vez a un influencer del agro por su trabajo en comunicación digital

De Tucumán al mundo: la agroexportadora que conquistó el mercado de poroto negro y ahora apuesta a diversificarse

De Tucumán al mundo: la agroexportadora que conquistó el mercado de poroto negro y ahora apuesta a diversificarse

Un mapa triguero basado en 30 años de rindes, climas y manejos

Un mapa triguero basado en 30 años de rindes, climas y manejos

Dejanos tu comentario
La sequía y los grandes desórdenes productivos

Por Leonardo Stringaro

Producción

La sequía y los grandes desórdenes productivos

La mandioca hunde sus raíces en Santa Fe

Por Iván Garbulsky

Agricultura

La mandioca hunde sus raíces en Santa Fe

El trigo de la región es el más golpeado por la falta de lluvias
Crónicas de campaña

El trigo de la región es el más golpeado por la falta de lluvias

El tambo mejora su rentabilidad pero el sector sigue perdiendo plata

Por Gustavo G. Gigena

Lechería

El tambo mejora su rentabilidad pero el sector sigue perdiendo plata

El programa Prohuerta cumple 32 años
A granel

El programa Prohuerta cumple 32 años

Entre Ríos: impulsan el cultivo de kiwi como fruta primicia

Entre Ríos: impulsan el cultivo de kiwi como fruta primicia

Carne: las exportaciones crecieron 56% en junio
Ganadería

Carne: las exportaciones crecieron 56% en junio

Massa convocó a la Mesa de Enlace y rechazó especulaciones sobre retenciones
Política agropecuaria

Massa convocó a la Mesa de Enlace y rechazó especulaciones sobre retenciones

El sector agroindustrial se mostró predispuesto al diálogo y valoró los cambios en Economía

Por Sandra Cicaré

El sector agroindustrial se mostró "predispuesto al diálogo" y valoró los cambios en Economía

El entrerriano Juan José Bahillo es el nuevo secretario de Agricultura
Política agropecuaria

El entrerriano Juan José Bahillo es el nuevo secretario de Agricultura