Crónicas de campaña

El trigo nuevo y el maíz viejo: una carrera por batir récords

En la región núcleo el cereal fino avanza firme y promete alcanzar las 7 millones de toneladas. Sorpresas por la buena performance del maíz del ciclo 2020/21

Viernes 23 de Julio de 2021

Con una campaña de trigo que avanza a paso firme y un ciclo maicero que dejó un saldo mejor a lo esperado con “rindes que asombran”, los números del campo en la región núcleo productiva que releva la Guía Estratégica para el Agro (GEA) están de parabienes. En paralelo, las cotizaciones de la soja en el mercado internacional siguen firmes por encima de los u$s 520, despejando el susto que había provocado la ola bajista de las últimas semanas y pese a que en las últimas dos jornadas la retracción de la demanda china metió algo de ruido en el mercado. Sin embargo, el clima preelectoral mete algún ruido en las decisiones de inversión que, pese a eso, siguen firmes fundamentalmente orientadas a la incorporación de tecnología para maximizar la producción.

Justamente este viento a favor es el que pretenden capitalizar los organizadores de las muestras agropecuarias como Agroactiva y Expoagro. Luego de sucesivas suspensiones, la primera decidió que realizará su encuentro anual 2021 en noviembre en Armstrong. En tanto, la segunda, que tradicionalmente se realiza en marzo, anunció que del 5 al 8 de octubre montará la exposición en su predio fijo de San Nicolás.

Lluvia como oro

Los últimos datos de GEA indican que las lluvias de la semana anterior fueron “el refuerzo que necesitaba el trigo para apuntalar esta campaña”, y las gotas valieron “como oro”. Si bien las precipitaciones se recostaron sobre la franja este de la región núcleo, “lograron dejar atrás el temor de la falta agua en el centro sur santafesino”, indicó GEA. En esa área se necesitaban entre 10 a 20 mm para mantener el ritmo de crecimiento del trigo, reponer los perfiles y activar el crecimiento aéreo. Ante llegada de las lluvias, algunos productores reforzaron la fertilización con nitrógeno.

Con este escenario la campaña 21/22 en la región se acerca al récord de 7 millones de toneladas, al ritmo de lo que ocurre en el resto del país. El Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa de Buenos Aires señaló que ya se implantó el 97,9% del cereal, sobre las 6,5 millones de hectáreas estimadas. Aunque en todo el país la siembra marcó un progreso intersemanal de solo 1,7 puntos porcentuales, debido “a las lluvias sobre el centro-este del área agrícola que dificultan la recuperación del piso y a la falta de humedad superficial sobre la franja sur que frena el progreso de las labores“.

Aún así, los datos de GEA muestran que el cultivo cerró su segunda mayor siembra en la historia de la región núcleo, por detrás de 2019/20, en esta campaña se sembraron casi todos los lotes intencionados. “El trigo 2021/22 sigue dando las mejores noticias: con disponibilidad de humedad, se lo ha fertilizado para obtener 45 a 55 qq/ha y además, se suman las lluvias esenciales para encaminar al cultivo y proyectar un escenario mejor al normal”, agregó GEA en un informe reciente y planteó que “la campaña tiene todo para dejar atrás el estrago de los 4,4 millones de toneladas del año pasado y alcanzar un nuevo hito productivo, un récord de 7 millones”.

Mientras eso ocurre ya se cosechó el 75% de los maíces de diciembre y los rindes asombran en la zona. Se alcanzaron promedios de entre 75 y 110 qq/ha, y se destacan los de Bigand y Marcos Juárez con picos que llegarán a 120 qq/ha. “Son los maíces tardíos los que dejan los mejores rindes”, apuntó.

Similar panorama mostró el PAS de la Bolsa de Buenos Aires, el cual indicó que la cosecha de maíz con destino grano comercial “continúa acelerándose en gran parte del área agrícola nacional”. Los mayores avances se relevaron en las provincias de Salta, Córdoba y Santa Fe y ya se logró recolectar “el 72,2 % del área apta luego de registrar un importante avance intersemanal de 9,8 puntos porcentuales”. También indicó que “las productividades de los planteos tardíos y de segunda ocupación, muestran valores por sobre las expectativas de inicios de campaña”. Frente a este panorama, mantuvo su estimación de producción en 48 millones de toneladas para la campaña 2020/21.

Con este escenario las empresas agropecuarias que están financieramente equilibradas “muestran tranquilidad en el corto plazo”, indicó la consultor Zorraquín – Meneses, aunque también advirtió que hay incertidumbre a futuro, muy propio de años electorales. “Esto lleva a postergar inversiones de largo plazo y priorizar las de corto”, dijo.

De todos modos, “no está en las intenciones de los productores ahorrar en tecnología que permita maximizar producción ya que hay claridad que hacer las cosas bien promete más rentabilidad que hacerlas medio pelo”, dijo. En cambio, en las empresas donde por diversas razones hay problemas de liquidez o exceso de deuda, “hay apuro por revisar los modelos productivos, el esquema de costos y la asignación de capital”, aseguró Zorraquín Meneses.

Un plan ganadero

Cuando aún no está saldada la tensión entre el gobierno y el sector agropecuario por el mercado de carnes, los ministros de Producción de todo el país y referentes de la actividad se reunieron esta semana en el Consejo Federal Agropecuario. En ese marco se acordó crear la comisión federal y la creación de mesas regionales de producción ganadera en Nación y provincia y, en particular, se abordó la implementación del Plan Ganadero Nacional.

Allí el gobierno de Santa Fe buscó consolidar la posición que viene manteniendo en esta puja, mostrándose partidario de fortalecer la producción ganadera en lugar de implementar políticas de restricción a las exportaciones. El ministro santafesino, Daniel Costamagna, acompañado del secretario de Agroalimentos, Jorge Torelli, insistió con darle en que “la comisión debe contemplar la inclusión de todos los actores: productores, industria y representantes de trabajadores para que se constituya un ámbito de generación de confianza y previsibilidad”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?



LAS MAS LEÍDAS