Crónicas de campaña

Soja de primera: se encienden las alertas por el avance de cuadros en estado regular

Las últimas precipitaciones no lograron modificar el crítico escenario de sequía en el área núcleo productiva. La destrucción de plantas por la ola de calor afectó al cultivo que aún demanda más agua

Viernes 04 de Febrero de 2022

“La falta de agua se subió al centro del ring y vuelve a bajar la condición de los cuadros de la región núcleo”. Así describió el último informa de la Guía Estratégica para el Agro (GEA), la situación productiva de la soja de primera que se ve afectada por el avance de zonas de sequía y escasez de agua en pleno período crítico para su evolución.

A pesar de las últimas precipitaciones y de algunas previsiones adicionales para los próximos días no logra remediar los efectos de la caída de plantas que dejó como resultado la ola de calor. “Los lotes están muy desparejos”, advierten los técnicos.

Según datos de GEA, en una semana cayeron un 30% los cuadros muy buenos (de 45% bajaron a 15%) y aumentaron un 10% los regulares (pasaron de 15% a 25%). En tanto, los lotes malos continúan siendo el 5%. La mayor parte de los cuadros, un 55%, ahora se califican como buenos. “Después de las lluvias de enero los lotes estaban diferentes, eran otros”, comentaban los técnicos. Pero tras la muy buena recuperación de la soja de primera, ahora comentan la preocupación que hay porque “la humedad es muy justa” en el momento clave del cultivo. “Las lluvias de los próximos 15 días será determinante para soja de primera”.

En ese contexto, el doctor en Ciencias Atmosféricas José Luis Aiello indicó que algunas lluvias para la región podrían oscilar entre los 10 y los 30 milímetros, aunque no se descartan eventos puntuales de mayor volumen, lo que permitiría que “sectores en condiciones de sequía podrían encontrar algún alivio”.

Debido a la urgencia de la situación “lo que ocurra con las lluvias en los próximos quince días es determinante”, indicaron los especialistas

La inestabilidad ha comenzado a dejar lluvias desde este jueves 3 de febrero (ver imagen). Hubo algunos acumulados que fueron mucho más importantes que los que señalaban los modelos como en María Teresa que recibió 68 milimetros (mm) o Chacabuco con casi 45 mm. Pero no dejan de ser casos puntuales dentro de la región. De hecho, “la distribución errática de la lluvia será por las características cambiantes de la circulación del viento, lo que descarta un evento de lluvias importantes y generalizadas”, aseguró GEA. Lo que agrava esto es que luego, “no hay lluvias a la vista para la segunda semana de febrero”.

Ante este panorama “hay serios riesgos de que a la soja de primera le suceda lo mismo que le pasó al maíz temprano de la región, es decir que fracasé la producción”, advirtieron.

“Quedaron atrás las lluvias que hicieron retroceder la sequía que dominaba gran parte de la región pampeana. Solo la franja sudeste de la región pampeana, y más específicamente la costa atlántica bonaerense fue afectada por la circulación de un frente frío que dejó como saldo acumulados en el orden de los 5 a 25 milímetros”, dice el consultor Elorriaga. “El sudoeste de Buenos Aires, el centro de Córdoba y el centro de Santa Fe quedaron fuera de una recuperación satisfactoria. Alcanzar una recarga plena de los perfiles requiere de un nivel de precipitaciones que será difícil de alcanzar en el corto plazo”, dijo Aiello.

Ante este panorama hay zonas que siguen sosteniendo la recuperación de la soja de segunda después de las lluvias de enero y “podrían tener rindes similares a las de primera: 30 a 40 qq/ha si el clima continuo favorable”, explicaron los técnicos desde Venado Tuerto o Carlos Pellegrini. Sin embargo, a 100 km hacia el sur, en Cañada de Gómez la situación es muy diferente: “Si no llueve la situación es crítica para soja de segunda. Si comienzan a incrementarse las temperaturas, van a detener el crecimiento. Y los lotes pueden secarse”, alertaron.

La demanda de la soja de primera es mucho más importante: está en estado reproductivo, de hecho el 42% ya se encuentra en plena fructificación que es cuando empieza el período crítico y la mayor demanda hídrica, según GEA.

Centro norte santafesino

Por su parte, la Bolsa de Comercio de Santa Fe informó que en el centro-norte provincial los cultivares respondieron a la nueva realidad ambiental de los últimos días, en el que prevaleció la inestabilidad climática con nubosidad parcial o total, precipitaciones de variadas intensidades, registros térmicos normales para la estación del año, vientos leves de direcciones variables y ambiente muy húmedo.

Los montos pluviométricos acumulados fluctuaron desde mínimos de 05 a 08 mm con máximos de 55 a 60 milímetros, dice el informe del Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe, que difunde la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

La inestabilidad y las lluvias se concretaron en toda la superficie del área de estudio, con una distribución geográfica muy heterogénea al igual que los milímetros caídos. Pero, continuaron siendo muy irregulares en el área centro – norte del departamento General Obligado, desde el distrito Avellaneda hacia el norte, en el límite con la provincia del Chaco y el departamento Vera, desde el distrito Garabato hacia el norte donde la recuperación de la cosecha gruesa fue escasa o nula.

SEA describió “escenarios ambientales muy favorables para la prolongación o consolidación de la recuperación y el cambio de los sembradíos en sus distintos estados fenológicos, como en sus aspectos generales, observándose en el campo, intensa coloración de los follajes y mejor desarrollo de las plantas, lo que originó buenas expectativas ante el nuevo panorama agrícola”.

El proceso de recolección de los cultivares de girasol estuvo condicionado por las precipitaciones y los elevados porcentajes de humedad ambiente. Con rendimientos “interesantes”, buenos a muy buenos. Siempre, bajo el flagelo de las cotorras y palomas.

El maíz temprano siguió evolucionando aunque evidenciando el impacto del clima, fundamentalmente en las etapas finales de su desarrollo y con una muy heterogénea reacción al mismo. Se mantuvieron rendimientos muy dispares, en promedio de 8 a 10 m/bolsa/ha.

En esta nota

¿Te gustó la nota?