Agroclave | Portal de noticias de agro, actualidad y toda la información de Rosario, Santa Fe y la región

Alimentos, energía y salud: el foco de la biotecnología

Esteban Lombardia, presidente y fundador de Grupo Terragene, detalló los planes del grupo que reúne a Terragene, Protergium y Uovo, compañías líderes en innovación. Dijo que "la macro argentina no favorece a la actividad"
17 de febrero 2024 · 06:00hs

“La generación de intangibles es algo que nos gusta mucho”, reflexionó Esteban Lombardía, presidente de Terragene, la biotecnológicas que fundó en Rosario junto a su socio Adrián Rovetto allá por 2006 y que ya conquistó más de 90 países. Ese proceso de innovación constante incluyó la creación de nuevas empresas como Protergium -dedicada al negocio de bioinsumos para el agro- y una gran incubadora de otras compañías como Uovo, en la cual ya hay 8 o 9 que están funcionando en distintos estadios de maduración. Una de ellas es Pepton, dedicada a la fabricación de antibióticos de forma natural, que fue financiada por el fondo de venture capital Cites.

Desde el desarrollo de moléculas para delivery, actualmente para bioherbicidas -que se está gestando en Bioseek, una de las empresas creadas en el ecosistema de Uovo- hasta la modificación de motores a combustión para generar hidrógeno en el mismo equipo, el grupo pone foco en tres pilares: “salud, alimentos y energía”, definió Lombardía quien adelantó que pronto estarán anunciando una alianza estratégica con la compañía norteamericana ASP dedicada al control de infecciones o esterilización por baja temperatura. “Esto nos posiciona muy bien en Estados Unidos y Japón, países donde si bien teníamos negocios, son muy desafiantes”, agregó.

Nutrición. La producción de hongos utiliza habitualmente desechos de la agroindustria como cereales o aserrín.

Desechos cerveceros para producir un hongo comestible y generar biogas

De todos modos, para Lombardía este recorrido que a Terragene le llevó quince años y menos al resto de las firmas del grupo, necesita de un contexto macroconómico que acompañe a las empresas en el proceso. “Hoy la macro argentina no favorece en absoluto el desarrollo de la biotecnología”, dijo el ejecutivo y planteó además que el país “no ha sido muy exitoso en crear compañías que exporten”.

—¿Cuál es el alcance que tiene la alianza de Uovo con Cites? ¿Va más allá del financiamiento de Pepton?

—En principio este es un primer programa de inversión. Cites es un venture capital, creado especialmente para invertir en proyectos, compañías o startups de alto riesgo, como son las empresas de biotecnología. Ese tipo de inversiones requieren de un equipo de análisis especializado, un comité que interprete todos los proyectos de forma muy especial. No es una inversión tradicional. En Argentina existen otros fondos de venture capital como el SF500, GridX, todos apuntan a la misma industria pero tienen matices. No todos hacen el mismo tratamiento y la misma evaluación. Una característica fundamental de Cites para avanzar en la inversión en una nueva compañía es que exista la propiedad intelectual, que la empresa invertida esté cerca o ya tenga alguna patente o algún registro de propiedad que le dé valor y eso está en la tesis de inversión de cada fondo. En particular Cites es un fondo que a nosotros como Grupo Terragene y a Uovo, nos gusta mucho porque tiene un comité científico y de acompañamiento de los proyectos muy profesional. Hay todo un equipo que no solamente lo evalúa con ojo crítico, sino que también lo puede acompañar y nutrir y eso es lo que nos hizo decidir abrir el capital.

—¿Es la primera vez que abren el capital?

—Sí. Terragene siempre ha financiado sus proyectos. Con Protergium, por ejemplo, que es un spin off dedicado al agro, lo hizo con capital propio. En la historia de Terragene es la primera vez que un proyecto se abre. Permitimos que un fondo de venture capital acompañe el riesgo. Terragene fue fundada en 2006 y en el 2018 fundamos Protergium que es una compañía que también hace biotecnología para el agro y siempre está buscando la innovación como punto diferenciador. Invertimos mucho en I+D y eso es lo que de alguna manera agrega valor a los productos que pueden ir saliendo. Se crea Protergium para producir biomoléculas para el agro, tanto para la protección de cultivos como para la estimulación. Hoy es una compañía independiente, una sociedad anónima formada por el mismo capital accionario de Terragene. Y está funcionando con autonomía, tiene su flujo de fondos, su equipo de trabajo, de I+D y sus productos ya habilitados, incluso exportando. Tiene alianzas a todo nivel con empresas como Corteva, Syngenta, Helm, la compañía alemana con la cual compartimos la marca de Innobio.

—¿Cuánto llevan estos procesos de maduración de una compañía?

—Terragene nos llevó 15 años más o menos. Empezó sin inversión, sin el acompañamiento de fondos de inversión. Necesitó ese tiempo para que floreciera, exportara y creciera a los niveles que hoy tiene. Con Protergium, ya con la experiencia que teníamos, se logró en cuatro o cinco años. A partir de ahí dijimos “esto lo podemos explotar aún más” y pensamos en hacer una compañía con un proceso institucionalizado, con una metodología bien definida que permita crear muchas compañías en paralelo. Entonces creamos Uovo, pensando en qué le faltaba al ecosistema argentino para que realmente las empresas y las startups crezcan y avancen rápido.

terragene-lombardini.jpg
Un paso adelante. Lombardía detalló que el grupo se enfoca en innovar en salud, alimentos y energía.

Un paso adelante. Lombardía detalló que el grupo se enfoca en innovar en salud, alimentos y energía.

—¿Qué faltaba?

—En los últimos años se ha hablado mucho de fondos de inversión, como por ejemplo el SF500, las startups, pero la verdad es que Argentina carece de compañías. No ha sido muy exitoso el país en crear compañías que exporten. Tiene muchos ejemplos de startups, pero que no prosperan y cuando uno analiza el por qué se da cuenta de que hay desafíos en múltiples niveles, no solamente es inversión lo que hace falta, sino también tecnología que Argentina no tiene y que hay que contratar en el exterior. Ahí empiezan a aparecer las trabas regulatorias o a las importaciones y eso te desconecta del mundo, te hace poco eficiente y muy lento. Uovo se dedica a hacer desarrollo científicos para crear compañías de alto impacto a nivel global y definimos áreas de interés. Una es salud, porque todos los seres humanos necesitamos curar enfermedades; otra alimentos, porque necesitamos producir más y de mejor calidad; medio ambiente y la energía, porque necesitamos generarla de manera sustentable. De ese modo fuimos creando compañías. Hoy hay ocho o nueve dentro de Uovo y una de estas es Pepton que fue financiada por Cites.

—¿En qué trabaja Pepton?’

—Abrimos el capital de Pepton, que trabaja en la creación de soluciones en el área de salud. Hoy los antibióticos empiezan a ser un problema porque aparecen bacterias multirresistentes y dejan de hacer efecto. Esta es una de las principales causas de muerte a nivel global, porque los antibióticos que comercialmente están disponibles _ que son de distintas generaciones_ no pueden contener una infección. En Pepton lo que hacemos es diseñar antibióticos, pero de origen peptídico es decir, utilizamos la naturaleza, usamos virus que atacan a las bacterias y las matan. Esa maquinaria de ataque de los virus las estudiamos, las producimos de manera recombinante, y las utilizamos como antibióticos. Tenemos muy buenos avances en aplicaciones para distintas bacterias que hoy son un problema a nivel global. A partir de ahí con Cites seguramente iremos trabajando en conjunto para permitir nuevas inversiones en nuevas startups.

—Hablabas de líneas de trabajo como salud, energía, agro ¿En qué están trabajando en cada una?

—Puntualmente hay otra compañía que probablemente sea de mucho interés para Cites que probablemente acompañe que se llama Bioseek, que se dedica a diseñar y producir moléculas para delivery, es decir, moléculas especiales que lleven el principio activo al lugar donde se necesita y lo conserve y haga que llegue al interior de la célula. Muchas de las moléculas que hoy existen y que tienen actividad no pueden ser utilizadas porque no llegan al tejido específico o no ingresan a la célula o son degradadas por el medio ambiente, por microorganismos y no pueden ser aplicadas, con lo cual no terminan en un producto final. Entonces, hay que diseñar otras estructuras biológicas, siempre sustentables, como todo lo que hacemos en Uovo. No trabajamos con productos químicos, sino biológicos. Bioseek crea actualmente moléculas para bioherbicidas. Es un tema muy desafiante porque en los últimos 30 años se han utilizado productos químicos contaminantes que se acumulan en el suelo y en la napa. Pero no ha habido ningún resultado contundente para dejar de usar herbicidas químicos y pasar a biológicos. Hoy tenemos una tecnología muy nuevita, que se probó dentro de Uovo, y Bioseek la está utilizando como bioherbicida con resultados muy buenos.

terragene.jpg
El grupo rosarino Terragene, con su spin off Protergium y la  incubadora Uovo afianzan su presencia en el ecosistema  biotecnológico global.

El grupo rosarino Terragene, con su spin off Protergium y la incubadora Uovo afianzan su presencia en el ecosistema biotecnológico global.

—¿En qué proceso se encuentra lo de Bioseek?

—Estamos intentando obtener una patente en Estados Unidos y a partir de ahí iremos avanzando. Las compañías biotecnológicas para lograr un resultado tangible necesitan no menos de 8 a 10 años. Hay muchas barreras regulatorias que cumplir, ensayos, validaciones que toman tiempo. Lo bueno es que dentro de Uovo cuando definimos qué hacer, siempre buscamos que exista mucha novedad en la tecnología que utilizamos. Puede ser utilizada por la propia startup o puede ser transferida a otra compañía. La generación de intangibles es algo que a nosotros nos gusta mucho, es decir no siempre hay que llegar con el producto al consumidor o a la calle, esa tecnología puede ser tomada por una compañía de mayor envergadura que haga el escalado. Nosotros siempre estamos interactuando con distintas industrias para discutir todas estas alternativas.

—¿En qué líneas están trabajando en Uovo en el tema de energía?

—Tenemos mucho desarrollo en biología molecular y microbiología o bioquímica, que es nuestra expertise, pero Terragene tiene equipos muy potentes de inteligencia artificial y también de mecánica y robótica, producto de la necesidad de integrarnos verticalmente. Manejamos la tecnología de plasma muy bien por los procesos de esterilización que controlamos y es un área bastante bien conocida. De ese modo, en energía particularmente hemos avanzado en un proyecto hace unos seis meses que tiene que ver con hacer modificaciones en motores a combustión para utilizar la energía térmica del propio motor, para llevar el agua a un estado de inestabilidad, luego romper la molécula de agua y generar hidrógeno en el mismo equipo. Es un proyecto que está siendo testeado, es muy desafiante, pero creemos que puede tener muy buenos resultados. No sé si es para reemplazar los hidrocarburos, pero sí bajar significativamente su uso agregando hidrógeno en el mismo motor.

—Cuando comenzaron con la planta de Terragene se financiaron a través de la SGR Garantizar, luego lanzaron una ON ¿Cómo analizan la búsqueda de financiamiento?

—Tener socios es clave porque uno necesita para crecer siempre algún tipo de interacción, tanto en el financiamiento con los bancos o con el mercado. Siempre es bueno a la hora de poder elegir, no siempre se puede, hacerlo con aquellos colaboradores que tengan una mirada muy parecida. En el caso de Cites, por ejemplo, tiene 15 años y financió 18 empresas en ese lapso. Eso habla de la seriedad, no financia cualquier cosa. Tiene una metodología de trabajo muy refinada, entiende perfectamente la responsabilidad que tiene a la hora de invertir, no lo hacen sólo porque hay que llegar a un número. Obviamente con un riesgo porque estos son proyectos de alto riesgo, pero también con un potencial muy grande. Solamente Uovo invirtió 7 millones de dólares en tecnología que no existe en Argentina, con el objetivo de darle velocidad y no esperar un reactivo de afuera o una molécula importada . Muchas de las cosas que usa Uovo y las plataformas o startups que se van creando hacen uso de esas tecnologías y ahí ganamos muchísimo tiempo, porque no tenemos que estar esperando vrios meses algo que venga de afuera. Esa inversión la vamos a ir recuperando en el tiempo porque repaga mucho, no sólo en costos sino en viabilidad y tiempos de espera.

—¿Cómo estás viendo el financiamiento de las startups en el país en el actual contexto macroeconómico?

—Argentina debe resolver los problemas de la macroeconomía. Los proyectos biotecnológicos son de alto riesgo y de plazos muy largos, hablamos de décadas y como mínimo 8 a 10 años. En una Argentina tan volátil, tan inestable, con tanto nivel de incertidumbre, se hace prácticamente inviable que una startup prospere, porque necesita inversión, apertura al mundo, una logística dinámica, una Aduana ágil, muchas cosas. El ecosistema argentino o la macro argentina no favorece en absoluto el desarrollo de la biotecnología. Hoy no hay fondos de Private Equity operando en Argentina. Están los de venture capital, pero son fondos de capital semilla o pre semilla. Es decir de las primeras fases de desarrollo. Pero cuando el capital invertido se termina, la startup no puede hacer una ronda para buscar nuevos financiamiento. Esto repercute en la generación de empleo, de patentes, en la inserción de profesionales que el Estado forma en las universidades públicas.

—¿Tuvieron problemas de producción a raíz de la falta de dólares para el pago de insumos importados como el resto de las industrias?

—Totalmente. Se han paralizado muchos productos. Tuvimos que interrumpir procesos de manufactura, se discontinuaron algunos productos, hemos perdido ventas por entregar tarde. En I+D muchos de los desarrollos en los cuales veníamos invirtiendo se pararon porque no pudimos importar un montón de insumos. Hay un desabastecimiento de todo en el país. Entonces, si una empresa cada vez que necesita una tuerca tiene que pedir un permiso de importación y hacer todos esos trámites, la energía está puesta en cosas que no debería. El empresario tiene que estar pensando en su negocio, en producir, en ser competitivo, en ganar nuevos mercados en el exterior, en generar trabajo, en mejorar las condiciones para producir. Nosotros hemos navegado un poco la ola porque tenemos filiales en el exterior, pero sí nos han faltado cosas. Hemos perdido la confianza de nuestros proveedores. Porque afuera no hablan de Terragene, que tiene una reputación excelente y paga a tiempo, hablan de Argentina, un país al que no quieren financiarle más o le piden pagos anticipados. Es un daño que va a costar muchos años revertir. Y todo genera desempleo. Nosotros hoy podríamos tener 200 o 300 personas más en nuestros proyectos trabajando. Y no se puede porque no tenemos los insumos, porque no se puede abrir determinada línea de producción, porque un producto que se venía desarrollando no se puede seguir. Hay que decirlo, porque de lo contrario no vamos a solucionar nunca los problemas de fondo.

terragene2.jpg
Alianza. Rovetto y Lombardía durante el lanzamiento de Innobio.

Alianza. Rovetto y Lombardía durante el lanzamiento de Innobio.

—¿Cómo está posicionada cada una de las compañías del grupo?

—Terragene es la empresa más sólida del grupo, está creciendo muchísimo en el exterior. Estamos ya en casi llegando a 90 países, tenemos alianzas con empresas, hemos hecho una alianza reciente que vamos a comunicar muy pronto con ASP, que es una compañía americana que fue creada y desarrollada por Johnson & Johnson en el área de control de infecciones o esterilización por baja temperatura. Esto nos posiciona muy bien en Estados Unidos y Japón, donde ya tenemos negocios, pero esta alianza estratégica para la comercialización en países muy desafiantes nos ayuda muchísimo. Terragene tiene muy buenas perspectivas para este año. Al tener atomizado el mercado en el exterior nos blinda un poco de la macro doméstica. Argentina tiene que ordenarse, tiene que ayudar a que la exportación se sostenga en el tiempo. Es muy difícil abrir un mercado en el exterior, lleva mucho dinero y esfuerzo. Hay que transmitir y fortalecer la confianza del comprador. Es muy importante que Argentina empiece a dar señales claras y fomente la exportación. Venimos de muchos años de atraso cambiario y eso es letal para el país porque le quita competitividad a las empresas exportadoras. La industria necesita mucha inversión en investigación y desarrollo, laboratorios, gente altamente calificada, invertir en marca, en registros . Perder exportaciones es perder ingreso de divisas y eso es una paradoja hasta irracional, porque al país le faltan dólares pero desincentiva la exportación y quita rentabilidad con el atraso cambiario. Hoy en el grupo somos 500 colaboradores en total, unos 430 en Terragene, 40 o 35 en Protergium y Uovo tiene un equipo científico y de colaboradores que pueden ser unos 20 personas más o menos.

Ver comentarios

Las más de leídas

¿Se va el Niño de abundantes lluvias y llega la Niña con sequías?

¿Se va el Niño de abundantes lluvias y llega la Niña con sequías?

Conservación de suelos: beneficios para el agro y la sociedad

Conservación de suelos: beneficios para el agro y la sociedad

La menor lluvia registrada durante el fin de semana vino bien para la región núcleo

La menor lluvia registrada durante el fin de semana vino bien para la región núcleo

Lo último

La menor lluvia registrada durante el fin de semana vino bien para la región núcleo

La menor lluvia registrada durante el fin de semana vino bien para la región núcleo

¿Se va el Niño de abundantes lluvias y llega la Niña con sequías?

¿Se va el Niño de abundantes lluvias y llega la Niña con sequías?

Conservación de suelos: beneficios para el agro y la sociedad

Conservación de suelos: beneficios para el agro y la sociedad

Dejanos tu comentario
El patentamiento de maquinaria agrícola repuntó en abril pero es menor que en 2022
Maquinaria

El patentamiento de maquinaria agrícola repuntó en abril pero es menor que en 2022

Finalizó en el centro y norte de Santa Fe la cosecha de maíz temprano con un ciclo para el olvido
Crónicas de campaña

Finalizó en el centro y norte de Santa Fe la cosecha de maíz temprano con un "ciclo para el olvido"

Agroactiva se prepara para su edición 2023
Eventos

Agroactiva se prepara para su edición 2023

Preocupa la lenta comercialización de soja y de maíz, ¿cómo se generará el flujo de caja necesario para cubrir las cuentas?
Agricultura

Preocupa la lenta comercialización de soja y de maíz, ¿cómo se generará el flujo de caja necesario para cubrir las cuentas?

Desarrollan un cultivo bioprotector para combatir la contaminación de  escherichia coli enterohemorrágica en la carne
Academia

Desarrollan un cultivo bioprotector para combatir la contaminación de escherichia coli enterohemorrágica en la carne

Los productores vendieron más de 210.000 toneladas de soja y acumulan 2,37 millones
Crónicas de campaña

Los productores vendieron más de 210.000 toneladas de soja y acumulan 2,37 millones

La yerba mate y la carne de cabra se suman al dólar agro
Política agropecuaria

La yerba mate y la carne de cabra se suman al dólar agro

Trigo: sintonía fina para arrancar la nueva siembra

Por Sandra Cicaré

Campaña 2023/24

Trigo: sintonía fina para arrancar la nueva siembra

Las legumbres, socias oportunas para el trigo

Por Sandra Cicaré

Campaña 2023/24

Las legumbres, socias oportunas para el trigo

Las Bolsas con pronósticos divididos sobre la siembra de trigo
Campaña 2023/24

Las Bolsas con pronósticos divididos sobre la siembra de trigo