Clima

Lluvias: vuelven los grandes acumulados a la zona núcleo

Con la llegada de las precipitaciones, los suelos se perfilan a mantener un índice normal, aunque comienzan a observarse algunos excedentes que marcan diferencias con la temporada anterior.

Jueves 24 de Marzo de 2022

La semana comenzó con cierta inestabilidad de la mano del equinoccio otoñal, con altas presiones que inyectaron viento del este y permitieron que un débil frente asociado con una perturbación en altura genere tormentas de variada intensidad en la región núcleo, centro y litoral.

Desde el miércoles, una importante ciclogénesis afecta a toda la región central de Argentina, incluida la región núcleo. La presión baja sumada a un frente cálido en retroceso con un frente frío importante que avanza hacia el centro del país, se traduce en tormentas de variada intensidad, con actividad eléctrica y ráfagas que pueden oscilar entre los 80 a 100 km/h y los acumulados.

Respecto a las precipitaciones que se esperan hasta el viernes 25, en algunos casos pueden superar los 100 mm, teniendo relevancia también la actividad eléctrica, el viento y la ocasional caída de granizo.

Otoño que pisa fuerte

La última semana registró temperaturas bajas a frescas que permitieron concretar el final del verano y el inicio del otoño calendario, con mínimas por debajo de lo esperado para la época. De hecho se registraron heladas agronómicas tempranas en el sudeste de la provincia de Buenos Aires.

heladas.jpg

Si bien las heladas cedieron durante esta semana, desde el próximo martes 29 retornarían lentamente por zonas, tras el nuevo ingreso de aire frío, aunque no se esperan que tengan mucha persistencia.

Índices de sequía y estado del suelo

Tal como se puede observar en el mapa de índices de sequía, el Oeste del país está todavía bajo una situación de sequía extrema. La corriente de La Niña, si bien está más atenuada, todavía incide en el régimen de lluvias. Por su parte, la zona núcleo muestra signos de recuperación en materia de humedad de los suelos.

sequía.jpg

Si bien la última semana tuvo menos acumulados, el sol empieza a tener menos fuerza, lo que ayuda a que los suelos no se sequen. Con las próximas lluvias, los suelos lograrán mantener un índice normal, aunque comienzan a observarse algunos excedentes.

Los excedentes aun no son tan marcados pero sí resultan importantes y marcan diferencias con la temporada anterior.

En esta nota

¿Te gustó la nota?