Empresas

De limpiar semillas a desarrollar genética de punta

La historia detrás de Stine Semillas, la compañía que comenzó a gestarse allá por los 60, de la mano de un padre y un hijo que se asociaron, y hoy crean variedades e híbridos de alto rendimiento.

Jueves 08 de Julio de 2021

Stine Semillas viene escribiendo su propia historia con sus maíces y la soja Enlist E3 en Argentina y Latinoamérica. Pero detrás de esta historia en Sudamérica, de la mano de Ignacio Rosasco junto a Jaime Del Pino y Daniel Novoa, existe una larga historia regada con trabajo, entrega, investigación y perseverancia.

Bill Stine, padre de Harry Stine funda Stine Seed Farm en los años 50. Por ese entonces, se dedicaban a limpia avena certificada y semillas de soja de variedad pública con un limpiador portatil. Bill gana el concurso de rendimiento de soja del condado de Dallas en dos oportunidades, 1955 y 1957.

En 1964 Harry Stine, presidente de Stine Seed Farm, se une a su padre, Bill, en la empresa de limpieza de soja. Harry se interesa en el cultivo de soja después de encontrar algunas plantas de soja inusuales en un campo de cultivo, y funda Stine Seed Farms. Harry Stine reconoció oportunidades de ganancias adicionales al desarrollar líneas de soja más nuevas y de mayor rendimiento. Comenzó así a desarrollar y testear líneas de soja, un trabajo que solo lo realizaban las universidades, y llegó a comprender lo que un programa de mejoramiento convencional podría aportar a la industria de la soja. De esa manera, Harry Stine construye una moderna planta de producción de semillas de soja.

A fines de los años 60, Harry junto con otros cuatro inversores, funda Improved Variety Research (IVR), una organización de mejoramiento de soja. Es la primera empresa privada de investigación y desarrollo de soja en Estados Unidos. El trabajo para IVR se lleva a cabo en Stine Seed Farm y está dirigido por Harry Stine y Bill Eby, el obtentor jefe de plantas.

A mediados de los 70, se disuelve IVR. Harry Stine y Bill Eby forman Midwest Oilseeds, que se convertirá en el programa de investigación y desarrollo de soja más grande y exitoso que existe. En solo unos pocos años, Midwest Oilseeds es la compañía de licencias de genética de soja preferida en Estados Unidos. Por otro lado, Stine Seed Company inicia un programa de investigación y desarrollo en maíz de alto rendimiento.

Harry y Bill Eby crean Eden Enterprises para funcionar como la empresa de cultivo de maíz de Stine. En cinco cortos años, Stine Seed Company logra ventas superiores a medio millón de unidades.

Stine Seed Company es la empresa de semillas de propiedad privada más grande de Estados Unidos. Su programa minorista es el cuarto mayor comercializador de soja en ese país. En este punto, se prueban 150.000 líneas de soja cada año. La soja desarrollada por Midwest Oilseeds se vende a través de 160 marcas diferentes. Estas genéticas, junto con las líneas hermanas asociadas, fueron incomparables en la madurez 2.5 y el estatus de Stine cementado como líder en rendimiento de soja. Stine 2250 se convertiría en la genética de soja del grupo II más plantada de la historia.

Stine Seed Company se convierte en la primera empresa en la historia de Estados Unidos en recibir una patente sobre variedades de soja, que protegen la semilla, la planta, el polen y el óvulo.

Stine Biotechnology abre en Ames, Iowa con el objetivo principal es desarrollar un método patentado para insertar genes en plantas.

Stine Seed Company celebra acuerdos no exclusivos con empresas del sector para mejorar y desarrollar aún más la genética de la soja y las tecnologías de desarrollo de productos.

Hoy, Stine y sus empresas afiliadas poseen más de 800 patentes. Al menos 750 de ellos están directamente relacionados con la soja. Stine emplea a casi 400 personas en 16 estados y es la compañía de semillas de propiedad privada más grande y la cuarta compañía de semillas más grande en general en los Estados Unidos.

Stine Semillas en Argentina

Stine comenzó su programa de soja en los años sesenta en Estados Unidos cuando no había aún comenzado el fuerte interés por este cultivo.

En 2017, Stine decide instalarse en Argentina con el objetivo de desarrollar y comercializar sus propios híbridos de maíz, y desde este año también sus variedades de soja con la nueva tecnología Enlist E3.

El maíz que desarrollan combina los paquetes de eventos más deseables de la industria con genética única y de punta, para producir híbridos con una estabilidad excepcional y rendimientos superiores. Por otro lado, Stine es líder mundial en genética de soja.

Para la empresa, la clave es la innovación permanente y la mejora de los productos. El proceso de selección de Stine sumado a su gigantesco banco de germoplasma le permite avanzar con materiales superiores a los de la competencia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?



LAS MAS LEÍDAS