Entrevista

"En el mercado de la carne hubo una doble Nelson"

El director ejecutivo del Rosgan, Raúl Milano, analizó las causas de la suba del precio de carne y rechazó el cierre de las exportaciones. "Es una barbaridad", dijo

Sábado 29 de Mayo de 2021

La combinación de una alta demanda de carnes y también de granos, especialmente maíz, para alimentar animales por parte de China figura entre las principales razones para explicar el incremento de los precios en el mercado interno, que derivó en la decisión del gobierno de cerrar en forma temporaria las exportaciones. “Se dio una doble Nelson, una circunstancia única” para el sector cárnico argentino, evaluó el director ejecutivo de Rosgan, Raúl Milano. Para el director ejecutivo del mercado ganadero Rosgan, la decisión de cerrar las ventas externas no permitirá dar una salida real al problema. “Es una barbaridad”, dijo y reconoció que la solución de largo plazo pasa por “incrementar la producción”.

_¿Que análisis hace del cierre de exportaciones de carne vacuna y qué efectos puede tener tanto en la reducción de los precios y en la producción?

_Parece una locura cerrar la exportación con lo que cuesta conseguir los mercados, abastecerlos. Hay una fuerte ideologización de este tema, y así no se resuelve nada. La cadena de la carne tiene un período de tiempo como mínimo de tres años. Se requiere ese tiempo entre que el productor toma la decisión de producir y el animal está gordo, se preña a la vaca, pasan los 170 días para que nazca el ternero, se produce el destete, se engorda. Había mucha expectativa en un sector que estaba trabajando muy bien, que había incorporado muchísimo empleo, se había convertido entre el tercer y cuarto mejor proveedor de China, que es el gran demandante mundial en este momento. Por eso, que cierren la exportación es una barbaridad.

_¿Es posible que los argentinos puedan comer carne a precios accesibles y de calidad y seguir exportando?

_En cualquier producto, lo único que hace lograr que haya una reducción de precios es que haya más oferta, nunca que haya menos. Por lo cual, todo esto que se está haciendo genera una expectativa malísima. Y ya sabemos el resultado. A veces se escucha decir que ante la suba de precios se debería abrir la importación. Ante eso digo que pueden traer carne de donde quieran, pero la carne argentina es la más barata de Latinoamérica y del mundo. Esto no significa que para el argentino sea más barata. Pero el primer tema para aclarar es ese. En Argentina, no es que se come poco, pero sí hubo un corrimiento. Somos el primer país, junto a Uruguay, que tiene mayor consumo de carnes rojas. Pero la parte más dolorosa es que con el aumento del precio que tuvo es imposible o se hace muy complicado consumir más.

_ ¿Cómo se resuelve entonces?

_El tema es que la carne aumentó pero también la nafta y todo en el país. Lo único que no aumenta es el sueldo. El ingreso de la gente no crece sino que cayó fenomenalmente. Esa es la razón por la cual se pone mucho más complicado. Para responder por qué aumenta la carne hay que decir que el año pasado comenzó en todo el mundo un corrimiento muy importante en la demanda de cereales, y gran parte del engorde en Argentina _casi el 65%_ es feedloot que utiliza los granos y es mayoritariamente lo que va al consumo. Es la carne chica, no el animal de exportación que tiene 450 kilos. El incremento del maíz hizo que aumentara la carne lograda en feedlot. También ocurrió algo singular y fue que China, que es el principal demandante de carne argentina, también es el principal demandante de maíz, soja y granos, porque tiene que alimentar a sus propios animales. Es como una “doble Nelson”, una circunstancia única en el mundo para uruguayos, brasileños y argentinos. Estas cosas no se repiten. Que el mundo te quiera comprar, que quiera pagar más. Esto significa que nadie puede pagar estos precios. Pero esto ocurre porque hay una oferta menor. Por eso, la única manera de resolverlo es tener más oferta. Se dio un vaciamiento de los feedlot el año pasado, que tuvieron que trabajar a perdida y se descapitalizaron. Por otra parte, China lleva vacas viejas, de refugo, vaca huesuda. Son animales que nosotros no comemos.

_ ¿Están todas las exportaciones cerradas o hay excepciones?

_ Cerraron las exportaciones, pero no todas. Quedaron las de cuota Hilton (vaca muy buena o novillo) y la Cuota 481 que hacen los feedlot de animales pesado que van a Estados Unidos. Por otra parte, hay un gran problema en este momento con la faena Kosher, que es la destinada a la comunidad judía y que se realiza de una determinada manera. Eso no quedó establecido en la resolución, no se sabe. Argentina, es junto a Estados Unidos, uno de los principales exportadores de esa carne. Además, China es el país que nos vende vacunas y es difícil que se quede tranquilo teniendo en cuenta que Argentina es el tercer o cuarto proveedor que tiene. Por eso la carne será más barata en Argentina cuando haya mayor producción. El impacto cuando se cierra la exportación es enorme. Cuando terminó el gobierno de Cristina se exportaban 180 mil toneladas, el año pasado fueron 930 mil toneladas. Estas medidas tienen un impacto muy grande en las expectativas y esta es una cadena que se mueve mucho con expectativas. En el año 2006, cuando Néstor Kirchner cerró la exportación, perdimos 10 millones de cabezas. Los productores tuvieron que vender, se achicaron. Perdimos el equivalente al stock ganadero de un país como Uruguay que tiene 11 millones de cabezas. Cerraron 137 frigoríficos y quedaron más de 20 mil empleados de la industria frigorífica sin trabajo. Luego el sector creció, arrancó de nuevo y hoy el mundo nos quiere comprar y nosotros le decimos que no. . Supongamos que cerramos la exportación de la vaca de conserva o manufactura, que es la que acá no comemos. En ese caso no habrá más asado, ni vacío ni matambre barato, que es lo que siempre queda acá porque son cortes que no exportan. Si hay menos exportación habrá menos de esos cortes para compensar son los que se ven en muchos supermercados. La cadena de la carne no está en contra de la gente. También es bueno mirar cómo quedan los márgenes en la cadena. Si se quiere abaratar algo se podría sacar el IVA.

_Pero ya hubo experiencias de sacar el IVA en productos básicos y no dieron mucho resultado, los precios no bajaron.

_ Eso es porque es un país donde lamentablemente el 50% de la actividad económica está en negro. Y el que está en blanco, tiene que financiar al resto.

_ En el último año las alarmas se encendieron porque la carne subió bastante por encima de la inflación. ¿Hay alguna forma, más allá del planteo de fondo, de encontrar algún acuerdo para evitar esta volatilidad que tuvo el precio sobre todo en cortes populares?

_La carne tuvo un aumento del 75% año contra año, que es mucho más que el que tuvo la inflación. Ahora, un año y medio atrás nadie hablaba de la carne porque estaba más barata. La carne no aumenta todos los meses. Durante uno o dos años está planchada y cuando pega un salto, es grande. Es distinta a otras producciones. Ahora estamos en un momento de un pico alto. Se están charlando cosas para encontrar equilibrio. Uno podría preguntarse cómo se define el precio de la hacienda. El problema no es el productor, que recibe un pedacito del precio. Y en el mercado, como el caso de Liniers, hay una competencia perfecta, no hay posición dominante, como otros sectores, por ejemplo el aluminio. Hay distintos porcentajes que cada uno aporta en el eslabón. Los impuestos son el 28% del precio. El feedlot le suma un 20 o 22%, la industria el 10%, el productor un 25% y el carnicero tiene márgenes bastante importantes. En los últimos años quien mas creció en la torta total que se repartía es el sector de la distribución final, carnicerías y supermercados, en un 6 ó 7%. Si ellos se llevaron ese porcentaje, alguien perdió algo. No quiero decir que el culpable es el carnicero. Acá lo que se necesita es más producción. En el año 71 había 60 millones de cabezas, y eran menos de 20 millones de habitantes, hoy tenemos 54 millones de cabezas y somos el más del doble de población, casi 47 millones. Una de las razones por las cuales no hay más vacas es porque la agricultura, especialmente la soja, se llevó gran parte de los mejores lugares.

_Daría la impresión de que el gobierno tomó esta medida para forzar algún acuerdo con sectores de la cadena para obtener un resultados mínimos y garantizar precios accesibles ¿Ve que esto es así o podría escalar más el conflicto?

_La idea general de la cadena, más allá de la bronca que tenga el productor, es siempre tratar de dialogar. Nadie está contento con los enfrentamientos. Acá se juegan muchas cosas como los puestos de trabajo. Hay casi 400 mil personas que trabajan en este sector y 100 mil sólo en la exportación. Se está dialogando, se está tratando de encontrar algún punto de coincidencia sobre cómo encontrar una solución con inteligencia.

Rosgan Faena, nueva apuesta

El conflicto por el cierre de exportaciones de carne obligó al Rosgan a psotergar el lanzamiento oficial del Rosgan Faena Milano explicó: “Rosgan es básicamente invernada, Rosgan Faena apunta al gordo y sobre todo a la exportación”. Señaló que la venta de Hilton o de cuota 481 no son grandes volúmenes, pero son de alto valor. “Queremos ver cómo juntamos todo eso para descubrir un precio y que sea el valor real, para no depender de 20 frigoríficos”, indicó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?



LAS MAS LEÍDAS