maquinaria agrícola

Soplan buenos vientos para la maquinaria agrícola en 2021

La cámara sectorial (Cafma) e informes privados prevén que será un año de expansión de la actividad debido al aumento del crédito

Martes 09 de Marzo de 2021

En 2020, la fabricación de maquinaria agrícola exhibió un crecimiento acumulado de 44,2% respecto de 2019 según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), tras caer anualmente 28,1% en 2018 y 28% en 2019. Hay razones para pensar que este año también será de expansión. Así lo señaló el último estudio de Informes Económicos Sectoriales (IES) y también lo consideró el presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), Néstor Cestari.

IES señaló que la mayor producción de maquinaria responde a la demanda sostenida por parte del sector agrícola “beneficiado por la mejora en las condiciones crediticias para la compra de equipos, así como el alza en los precios internacionales de los commodities que mejoraron la rentabilidad de los productores”.

La fabricación de equipos agrícolas llegó a 19.381 unidades en el acumulado 2020. En cuanto al desempeño interanual de los diversos tipos de equipos, se observó una suba generalizada en la producción de la mayoría de los equipos fabricados por el sector, aunque los equipos de gran porte (tractores y cosechadoras) exhiben los menores aumentos.

De hecho, las ventas de cosechadoras cayeron 2,7% (con un total comercializado de 838 unidades) y las de tractores 1,5% (6.170 unidades ), En contraste, entre enero y septiembre aumentó 21,7% la venta de sembradoras y la de equipos de menor porte, como implementos de labranza, creció 33,1%. Estos equipos lideraron el aumento en las ventas durante el último año.

Para Alejandro Ovando, director de IES Consultores, el alto nivel de ventas de 2020 “deja un arrastre positivo para el primer cuatrimestre del año, con un mercado que exhibe una demanda sostenida de equipos”.

Desde su punto de vista, el sector de maquinaria agrícola continuará aumentando los niveles de operaciones comerciales en 2021.

“El sector tendrá una performance sólida en el primer semestre de 2021, continuando la expansión en la producción, ya que las empresas deben atender las ventas ya comprometidas a los productores y contratistas”, dijo. Y estimó que la demanda de equipos “seguirá sólida en el año en curso, respaldada por una cosecha que será buena en volúmenes (las precipitaciones salvaron la producción 2020/21) y por los altos precios internacionales de los granos”.

Por su parte, el presidente de Cafma, Néstor Cestari, opinó que “si no sucede nada raro, estaremos teniendo un buen año, porque hay buenos precios de los cereales, porque el clima acompañó en gran parte del país y porque creemos que van a salir los créditos en bancos oficiales y privados a tasas interesantes”.

Para acompañar a la demanda, muchos industriales proyectan renovar equipamiento y mejorar la infraestructura. “Para eso estamos pidiendo líneas de crédito específicas, nos están escuchando porque estamos proponiendo trabajo, incrementar personal y ofrecer trabajo estable como hace tiempo que no se tenía”, subrayó el dirigente.

Como parte del Consejo Agroindustrial Argentino, Cafma mantiene fluida relación con las entidades del agro, y sostiene su compromiso de trabajar en equipo para impulsar la producción y las exportaciones agroindustriales. “Está claro que no todos tenemos los mismos intereses. Pero el desafío está en saber qué cede uno para que acceda otro y para que la balanza sea lo más pareja posible. Ninguno debe creerse el único y todo”, continuó Cestari.

“Si somos generosos en las entidades que representamos y entendemos que todos deben tener espacio para avanzar, vamos a tener buenos resultados. Son resultados que deben perdurar en el tiempo, con trabajos a largo plazo. No importa si cuando se concretan el presidente de Cafma, o el de la Nación es otro. El tema es encontrar un camino y tratar de facilitarle las cosas a los que vienen”.

Respecto del comercio exterior, la entidad sigue trabajando activamente para desarrollar nuevos mercados y acompañar a las empresas que ya están exportando a diversos países. “Quiero destacar que contamos con apoyo de la cancillería argentina, con el equipo de Jorge Nemes y Pablo Sívori, que nos gestionaron muchas reuniones y nos brindan toda su colaboración”, manifestó.

Un nuevo marco legal

El sector promueve también un proyecto de ley de maquinaria agrícola. Para ello trabajan o en conjunto con las cámaras provinciales de Buenos Aires (Magriba), Santa Fe (Asima) y Córdoba (Afamac).

Las autoridades ya fueron recibidas por el Gobernador Omar Perotti y su ministro de Producción, Daniel Costamagna, por el Gobernador Juan Schiaretti y se está a la espera de una reunión con el gobernador bonaerense, Axel Kiciloff.

La definición de producto nacional, contemplada en el proyecto, es el punto de partida para ciertas diferenciaciones en materia financiera e impositiva. “Pedimos un sistema espejo, como tienen Brasil y otros países, donde a la máquina nacional se le dan ciertos beneficios que no se le dan a la máquina importada, como reintegros y líneas de crédito para la compra”, explicó Cestari.

“En Argentina los bancos nacionales no discriminan entre maquinaria nacional, o ensamblada en el país con piezas importadas a la hora de dar un crédito. Es muy importante la diferencia porque para fabricar se emplea más gente y también se brinda más trabajo en forma indirecta”, agregó.

Rubén Giorgi, presidente de Asima, señaló que “va a ser un buen año, con buenos precios para los granos, con buenas lluvias en las áreas cultivables”.

“En nuestra cámara estamos trabajando institucionalmente para acompañar a los socios con muchas acciones que quedaron suspendidas el año pasado por la pandemia. Muchas empresas están en proceso de ampliación, renovación de equipos, mejoras de procesos, y muchos en etapa de evaluación, con buenas expectativas hacia futuro”, dijo.

Por su parte Luciana Mengo, presidenta de Afamac, señaló que “tenemos las mejores expectativas respecto a las ventas, porque la demanda sigue existente. Las fábricas están reinvirtiendo, buscando acceso a nuevas tecnologías, a mayor eficientización de la producción. Los industriales están todo el tiempo viendo cómo mejorar sus procesos. En comercio exterior, los grupos exportadores están trabajando sobre Rusia y Colombia. A modo de cluster van detrás de objetivos comunes con el objetivo de internacionalizarnos, esto es, no sólo despachar las máquinas, sino estar presentes en otros países con posventa, técnicos, reparaciones, asesoramiento, etc. En eso estamos ya trabajando hace dos años”.

Finalmente, Hernán Zubeldía, presidente de Magriba, coincidió “venimos de un buen año, más allá de los problemas con las entregas de insumos y agropartes. Si no hay ninguna medida en contra, y los bancos siguen ofreciendo tasas adecuadas, hay buenas perspectivas para 2021. Muchas empresas están analizando incorporar más procesos dentro de las fábricas dado que hoy nuestros proveedores no cumplen las expectativas que necesitamos los industriales. Pero hoy nos encontramos con una barrera: tenemos buenos créditos para vender, pero no tenemos buenos créditos para invertir. Y las falencias de entrega de partes nos impulsa a acelerar las inversiones para suplirlas”.

Zubeldía destacó el apoyo y la gestión que tuvo el Bapro durante 2020 porque fue muy importante para impulsar las ventas de maquinaria agrícola. “Los funcionarios de banca agropecuaria se han portado impecablemente con gran permeabilidad y atención a todo lo que necesitábamos”, cerró.

En esta nota

¿Te gustó la nota?





LAS MAS LEÍDAS