carne

La respuesta del agro a la campaña de "lunes sin carne"

Desde el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna y la Sociedad Rural expresaron su malestar por esta iniciativa y defendieron el consumo de carne.

Miércoles 05 de Mayo de 2021

El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (IPCVA) y la Sociedad Rural Argentina emitieron diferentes comunicados en los que defendieron el consumo de carne y expresaron su desacuerdo con la campaña “Lunes sin carne” , declarada de interés ambiental por parte de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

“La ganadería no es parte del problema, sino parte de la solución”, se titula el comunicado del IPCVA y está en sintonía con el de la SRA, que señala que "las campañas que desalientan el consumo de carne amenazan a la principal fuente de proteínas de los argentinos".

Desde la SRA, expresaron que "la producción, industrialización y comercialización de carnes genera decenas de miles de puestos de trabajo, actividad económica, inversión e ingreso de divisas, y cumple un rol estratégico, ya que es una de las pocas actividades que pueden desarrollarse en prácticamente todo el territorio nacional, incluso en aquellas zonas geográficas de nuestro país en las que la ganadería es la única actividad económica posible".

Y agregan: "Siguiendo las buenas prácticas agropecuarias, la producción de carnes en Argentina tiene muy bajo impacto ambiental puesto que 7 de cada 10 animales faenados se producen a través del sistema pastoril que tiene probadamente un resultado neutro en materia de emisiones".

"La alimentación variada siempre es saludable, pero también resulta imprescindible alentar el consumo de carnes como principal fuente de proteínas de los argentinos, así como preservar a la cadena de valor de la carne y a todos sus integrantes: productores, trabajadores, industriales, matarifes, carniceros, exportadores y a las miles de familias argentinas que viven de esta arraigada y noble actividad en todo el país", cierra el comunicado de la SRC.

Por su parte, desde el IPCVA entienden que "las afirmaciones que favorecen una ingesta baja de carne son cuestionadas científicamente. La carne es un alimento de alta calidad bien conocido por los seres humanos rico en nutrientes esenciales, como los aminoácidos de alto valor nutritivo que nuestro cuerpo no puede sintetizar en las cantidades adecuadas, EPA (ácido eicosapentanoico), DHA (ácido docosahexaenoico) omega-3, hierro hem, vitaminas B12 y D3, creatina, carnosina, taurina, particularmente importante en el desarrollo cerebral de los bebés", amplían.

Específicamente sobre el tema emisiones, el comunicado señala que "el aporte de la ganadería vacuna (argentina) a las emisiones totales del planeta es de solo 0,15 %". Y agrega: "Cuando se habla de emisiones, el lobby de los países más industriales y contaminantes del mundo ha impulsado con una fuerte política comunicacional que se le preste atención exclusivamente a las emisiones pero no al secuestro. Ello pone en un pie de desigualdad a la producción de ganado vacuno, por ejemplo en nuestro país los factores por defecto provistos por el IPCC subestiman en un 32% la acumulación de carbono en la biomasa aérea de los renovales".

Desde el IPCVA señalan que "los sistemas de producción basados en el pastoreo contribuyen a mejorar la fertilidad del suelo, evitan la erosión, son beneficiosos para la biodiversidad y, en el caso particular de la agrosilvicultura, adicionalmente mejoran los ingresos de los productores derivados de la madera y el ganado que pastorea las forrajeras implantadas en el monte".

"Esto último es relevante ya que estudios llevados por equipos de profesionales del Hospital Garrahan de Buenos Aires han demostrado el riesgo, particularmente en lo que hace a deficiencia de vitamina B12, que corren las madres veganas que no incluyen carne en sus dietas antes de la concepción hasta el final de la lactancia materna. Caso semejante lo constituyen comunidades que presentan inmunodeficiencia infectadas por el VIH/SIDA (FAO, 2014). Por no decir el efecto de la falta de todos estos nutrientes en sociedades menos prósperas donde el hambre y la desnutrición son frecuentes. Por lo tanto, el consumo de carne debe considerarse también como una contribución para alcanzar el Objetivo número 2 Hambre Cero de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas", cierra el comunicado del IPCVA.

En esta nota

¿Te gustó la nota?



LAS MAS LEÍDAS