Valor agregado

Pecaneros, poco ruido y muchas nueces

La producción de nuez pecán no tiene techo en el país, y Santa Fe participa con el 10% de esa actividad. El camino que recorrieron los santafesinos

Sábado 30 de Octubre de 2021

Cuando Domingo Faustino Sarmiento viajó a Estados Unidos en 1868, trajo de ese país semillas del nogal de pecán nativo. Las mismas fueron distribuidas como árbol ornamental en varias estancias del país. Esa fue la primera vez que esta planta conoció la tierra de la pampa húmeda. Le gustó y se quedó.

Árbol longevo, llega a cumplir más de cien años y alcanza una altura de 45 a 55 metros, con una producción anual de más de 100 kilos de nuez. Alcanza la edad adulta y productiva plena a partir de los 15 a 25 años. Es decir, como advierten: no es para impacientes.

Según coinciden los productores santafesinos, en los últimos 15 años, el crecimiento del pecán en el país fue exponencial. De acuerdo al Relevamiento Nacional de Frutos Secos (RNFS) del año 2017, se estimó que en ocho años prácticamente se duplicó la superficie de frutos secos en el país, pasando de 12.321 hectáreas en 2008 a 23.143,81 ha en 2016. Con un incremento de 1.265% en la superficie implantada, la nuez pecán es el fruto seco que mostró mayor crecimiento, pasando de 350,2 ha cultivadas a 4.781 hectáreas en 2016.

El 80% del cultivo se realiza principalmente en las provincias del Litoral (Entre Ríos, Corrientes y Misiones), Buenos Aires y Santa Fe. La provincia con mayor superficie implantada es Entre Ríos (54,67%). Santa Fe, según datos proporcionados por el sector, representa un 10% de las 2.000 toneladas que produce el país actualmente. Hoy se estima que en Argentina son unos 900 los productores pecaneros.

Pecaneros y santafesinos

Enzo Alessi es productor agropecuario de la zona de Serodino. Se encontró con el pecán en 2008 “queriendo agregarle valor al campo y queriendo diversificar la producción, aparece esta producción alternativa”, le cuenta a Agroclave. En 2009 plantan 3 hectáreas, se entusiasman y dos años después cinco más. Y en la actualidad le destinan doce hectáreas.

Entendía poco del tema. Por esa razón, en 2011 se integra a Cambio Rural del Inta junto a otros pequeños productores pecaneros de la zona. “Ahí me involucro con otras personas que estaban como yo. Todos coincidimos en que debíamos agregarle valor, salir de sólo producir y dar un paso más”, explica. De esta manera, se integran y en 2012 nace la Cooperativa de Productores de Nueces Pecán del Litoral (Coopelit), “la primera cooperativa específica de producción de pecaneros”, cuenta con orgullo Alessi. Y agrega: “La cooperativa y la producción de nuez pecán fue declarada de interés provincial: salir de la deforestación y plantar árboles que viven 100 años”. Todo un hallazgo.

Empezaron en la cochera de unos de los asociados. Cada uno tenía algunos kilogramos de producción. Para comenzar con el procesamiento, compraban a otros productores por fuera de la cooperativa. “Tercerizamos en ese primer momento el proceso de pelado y el envasado. Después comenzamos a hacerlo nosotros: con la ayuda del gobierno provincial de aquel entonces, compramos una peladora específica de nuez pecán. Ahí pudimos darle una vuelta de tuerca. Invertimos para levantar un galpón pequeño en el campo de uno de los socios. Pusimos la máquina, la cámara de frío, una envasadora al vacío, balanza y todo lo que tenía que tener una pyme de la economía solidaria que se estaba consolidando”, detalla el productor de Serodino.

agro201.jpg
La producción de nuez pecán puede combinarse con silvicultura ovina.

La producción de nuez pecán puede combinarse con silvicultura ovina.

En 2015 comenzaron a recorrer las diferentes exposiciones (en las carpas de Productos de Mi Tierra) y así “dimos a conocer la nuez pecán santafesina”, recuerda Alessi. Y admite que esto también les sirvió de aprendizaje: estaban limitados: “Había que agregarle algo más. No sólo pelarla. En 2017, la empezamos a bañar en chocolate y a hacer garrapiñada”. Así, abrieron un abanico de productos con base en la nuez pecán.

En 2018 hubo un quiebre en la cooperativa y algunos asociados se fueron, y deciden mudarse a Alvear, donde están actualmente. En esta planta la nuez se seca, se separa por tamaño, se estiba en lugar seco y fresco, se acopia en la cámara de frío y se envasa al vacío. La pecán es un producto que, si bien no perece rápidamente, necesita conservación.

Hoy quieren dar un paso más e ir por la extracción de aceite de pecán. “Y de los subproductos tenés también la harina y la pasta, que la vamos a mezclar con miel . Hay que seguir agregándole valor a la nuez”, insiste Alessi.

Coopelit exportó durante varios años de su corta vida. La última vez fue en 2019. Fue una decisión del Consejo Administrativo, porque era necesario colocar mucha producción y cobrar rápido. Se mandaron 20 mil kilos a China vía Vietnam o Hong Kong. “Este año se mandaron apenas unos 600 kg de una variedad específica (mahan). Pero todos los años algo se exporta. Este año fueron 1500 kilos”, según detalló Alessi.

Si bien la mayor parte de la producción nacional tiende a irse afuera, desde la cooperativa, por el momento, apuestan al mercado interno. “Cuando nos sobre mucho aceite de nuez pecán, vamos a exportar”, proyecta Alessi. Principalmente venden a Santa Fe, Córdoba y CabA. La comercialización la realiza la misma cooperativa. En Buenos Aires, venden a mayoristas y distribuidores.

agro301_LC_78022824__28-10-2021__0x0.jpg
Una hectárea de pecán rinde lo mismo que ocho de soja, explicó el productor Enzo Alessi.

Una hectárea de pecán rinde lo mismo que ocho de soja, explicó el productor Enzo Alessi.

La cooperativa está conformada por 10 socios de Villa Ocampo, Oliveros, Serodino, Nogoyá (Entre Ríos), Chabás, Maciel, Salto Grande y Esperanza. Producen entre 40 y 50 mil kilogramos: “Somos la octava parte de la provincia”, se entusiasma Alessi. “El volumen puede seguir creciendo”, cuenta entusiasmado: “Una hectárea de pecán debería producir 2 toneladas. Hoy llegamos a 500 o 1000 kg, depende la edad del árbol. La planta para llegar a su pico de producción demora entre 15 y 20 años”, explica.

Las plantaciones en Santa Fe son nuevas, por lo que hay mucha producción de nuez pecán por venir. Y hay que seguir creciendo en hectáreas. “Hoy muchos productores ven que si pueden hacer 20 hectáreas lo hacen porque a largo plazo ganan. Hoy, una hectárea de pecán rinde como 8 de soja”, destaca el productor santafesino y abre las puertas de contacto por cualquier consulta que pueda surgir (341-5691668 y redes sociales).

La provincia es óptima

“El crecimiento en los próximos diez años en Santa Fe debe ser exponencial”, afirma el productor de Serodino. Hoy se pueden ver experiencias de productores pecaneros con doce años de experiencia, lo que avizora una buena producción y rentabilidad.

En este sentido, las características de la provincia son óptimas, sobre todo por el suelo profundo y el régimen de lluvia, que supera los 1000 mm anuales, salvo en algunas zonas donde el agua subterránea no es del todo buena, y allí se necesita de riego complementario. La llanura, a diferencia de Entre Ríos con sus cuchillas, hacen que los lotes sean parejos.

“La gente que esté interesada en diversificar producción, tiene todo dado en Santa Fe para que se haga mucho pecán”, afirma Alessi aunque aclara: “Se requiere de tiempo y paciencia”.

Con respecto a la tecnología y herramientas, a medida que crece la planta, aumentan los requerimientos. “Los primeros diez años, con una tijera grande de podar en altura ya es suficiente. Quizá alguna motosierra en altura. El pecán requiere funguicida. Se recomienda contar con un tractor de no menos de 60 HP para la lluvia, foliar y una lanza”, enumera el entrevistado.

Después del séptimo año, cuando se comienza la cosecha, “se necesita mano de obra de la zona, con cañas moviendo las ramas con lonas abajo. En montes de más de doce años, hay una maquinaria que se llama sacudidores, que realiza una pequeña oscilación que hace vibrar todo el árbol y caen las nueces. Un sacudidor desde el año 12 y un atomizador desde el principio. Son las dos herramientas fundamentales si se quiere proyectar un monte de más de 12 hectáreas. Pueden unirse productores. Se puede arrancar con una mochilita”, enumera.

Ovejas sinérgicas

“En los primeros años, cuando aún no se ve la renta, el silvopastoreo es una alternativa rentable”, cuenta Alessi, aunque, aclara, “se necesita que la planta esté crecida y tenga al menos 4 años”. Y agrega: “El ovino come pasto y casi no hay que suplementar. También disminuyen los costos de herbicida y fertilizante porque el animal abona naturalmente la tierra”.

A través de la ley ovina, Alessi obtuvo un crédito para el sistema silvopastoril con 40 madres. Hoy son 110 madres, con dos carneros pampinta (ovinos de triple propósito creados por el Inta Anguil. “El predio tiene 13 hectáreas y todavía sobra pastoreo”, explica. El productor sabe que cuando haya más sombra, habrá menos pasto, por eso no quiere hacer una sobrecarga y no poder darle de comer al ovino. “Pero hay una sinergia entre ambos. El animal suelto comiendo pasto natural no se enferma, la carne es magra, toma agua y está en la sombra cuando quiere”, destaca.

WhatsApp Image 2021-09-16 at 09.41.27.jpeg

Números del mercado

El consumo promedio de nuez pecán en el mundo es relativamente bajo si se compara con los demás frutos secos (almendra y nuez de nogal, entre otros): 19 gramos por habitante. Debido a su merecida “buena fama” como producto saludable, poseedora de varios beneficios para la salud, se estima que el consumo irá creciendo año tras año.

Argentina produce menos del 10% del total mundial. Exportará en 2021 unas mil toneladas. Argentina produce menos del 10% del total mundial. Exportará en 2021 unas mil toneladas.

El vicepresidente de la Cámara Argentina de Productores de Pecán, Gustavo Simonutti, participó días atrás de la charla “Perspectivas del pecán en Argentina 2021 - Cultivo y mercado”. La misma se desarrolló en el marco de la Muestra Anual Institucional que organizó la Sociedad Rural de Rafaela.

En Argentina, la exportación del producto fue creciendo año a año: “En 2015, se completó menos de un contenedor, en 2018, 8 contenedores, de los cuales 6 toneladas de pecán pelado se fueron a Holanda”. Este año proyectan completar “15 contenedores con cáscara y 13 pelados”. Se exporta el producto a 9 países. China es el de mayor demanda y es el único que quiere el producto con cáscara. Los demás países lo quieren pelado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?





LAS MAS LEÍDAS