Crónicas de campaña

La soja de primera da el batacazo y logra mejores rendimientos

En la zona núcleo se prevé cosechar unas 800 mil toneladas más que las previstas. Crece la tensión por los precios de los combustibles

Sábado 02 de Abril de 2022

El agua no llegó al cuello, sino que llegó al suelo. En medio de la fuerte incertidumbre que genera la guerra entre Rusia y Ucrania en términos energéticos, que puso en alerta a los transportistas y productores por los altos precios del combustible, la campaña gruesa aportó tranquilidad. La soja arrancó un ciclo de pulso seco dominado por el fenómeno La Niña que anticipaba una caída de rendimientos. Sin embargo, un aumento de las precipitaciones sobre el final del período trajo buenas nuevas.

Así, se prevén unas 800 mil toneladas más de oleaginosa para la región núcleo por una mejora de los granos de primera cuyo rendimiento pasó de 29 a 31 quintales por hectárea (qq/ha) promedio, según anticipó la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Rosario.

“Con un 13% de avance de cosecha, la región núcleo pasaría a producir 13,2 millones de toneladas, un 10% menos de soja que hace un atrás”, indicó GEA. Si bien el número es menor al ciclo anterior, el repunte final recortó la diferencia esperada. De hecho, los rindes con la última tanda cosechada y el promedio de la región sube 2 qq/ha. “Vemos un buen peso del grano lo que nos lleva a pensar que podemos llegar a estar un poco por encima de las expectativas”, indicaron desde GEA.

Los especialistas recordaron que antes de la cosecha se esperaban 33 a 35 qq/ha y actualmente calculan 36 a 37 qq/ha en la zonade Cañada Rosquín. “Con casi 600.000 ha cosechadas, los resultados de esta semana para la soja parecen aliviar las malas expectativas que había y la mejora se da en zonas no tan afectadas por la falta de agua, como algunas regiones del centro sur de Santa Fe, norte de Buenos Aires y el este cordobés”.

También se afirman mejores resultados de cosecha dónde la segunda quincena dejó una importante recuperación hídrica, como en el extremo sur de Santa Fe y el NO bonaerense. Por caso, en Venado Tuerto, se está trillando con promedios de 45 a 50 qq/ha y máximos de 60 qq/ha y en el centro sur de Santa Fe, el buen llenado de grano de ciertas áreas está levantando en algunos rindes lo que se esperaba hasta hace poco.

Aún así hay cierta heterogeneidad. En Cañada de Gómez el promedio es de 28 a 30 qq/ha, en Carlos Pellegrini está en torno a los 40 y en el sudeste cordobés, caso de Marcos Juárez y Laborde, también está muy cerca del mismo número. En cambio, hay zonas más afectadas por la sequía del año pasado como en Bigand dónde se confirman rindes promedios de 25 qq/ha o en los alrededores de Rosario, incluso con menores resultados y granos verdes, chicos, arrugados y con impurezas.

También aparecen problemas de calidad, como los que se detectaron en el centro-sur y sur de Santa Fe, que lleva la delantera en el progreso de cosecha. Allí hay presencia de granos chuzos y también verdes.

El clima

El doctor en Ciencias Atmosféricas, José Luis Aiello, aseguró que las precipitaciones de marzo fueron muy eficaces y el mes terminó con algunas lluvias de escasa intensidad y cobertura. “En la región Pampeana estas precipitaciones estuvieron acotadas a dos sectores en particular: el extremo sudeste bonaerense y la zona comprendida por el sudeste santafesino, noreste de Buenos Aires y sur de Entre Ríos”, dijo. De todos modos, los volúmenes acumulados fueron escasos, advirtió pero también “muy eficaces permitiendo que la mayor parte de la región pampeana, el NEA y la Mesopotamia alcanzaran, y en algunos casos superaran, los valores normales de precipitación, llegando incluso a valores de exceso sobre el noreste argentino”.

También dijo que “más allá de las proyecciones que se están analizando en cuanto a la evolución futura de los forzantes de escala global, si se mantiene el buen funcionamiento que han tenido los fenómenos de escala regional en los últimos cuarenta y cinco días, es posible pensar en un inicio de abril que mantenga un régimen normal de precipitaciones”, agregó Aiello.

Sin embargo, el consultor Alfredo Elorriga recuerda que hay malos antecedentes desde 2020 y 2021 que anticipaban una proyección de enfriamiento a diciembre terminó ocurriendo y el clima quedó bajo la influencia Niña. “Este año estas proyecciones muestran valores de 43 a 45%”, dijo y explicó que son muy similares a los períodos anteriores donde el fenómeno caracterizado por sequía se terminó imponiendo.

También avanza la recolección del maíz temprano en un 60% y aparecen mejores rindes en el extremo sur de Santa Fe y dudas en el NO bonaerense. “Empezaron a levantarse lotes que dieron sorpresas negativas. Se tratan de lotes con buenos suelos y están saliendo con menos de 60 qq/ha. Se ven macollos chicos y caídas por problemas en las cañas y en la floración el cultivo sufrió”, dicen en el NO bonarense los técnicos de Lincoln. “La idea era alcanzar 90 qq/ha de promedio pero habrá que ver”, agregan. Allí, la cosecha va despacio, aún no alcanza el 10% de avance. Las lluvias de la semana detuvieron el avance de las cosechadoras en toda la región y solo se trilló un 5% de maíz en los últimos 7 días. En total hay 1,1 millón de hectáreas levantadas y el rinde medio zonal se mantiene en los 72 qq/ha.

La buena es la incorporación de los resultados de las cosechadoras del extremo sur de Santa Fe que estarían amortiguando una mayor caída. Pero la mala es que si empiezan a generalizarse en el NO bonaerense resultados en torno a los 60 qq/ha.

La campaña fina

Mientras esto ocurre, los productores también tienen un ojo puesto en la próxima campaña de trigo. Con valores por las nubes el cereal fino promete sumar área, pero también crecen en sintonía los precios de los insumos y hay alerta por la escasez de combustible, también con precios por las nubes por efecto de la guerra.

Esta semana la Federación de Transportadores Argentinos (Fetra), que nuclea a los transportistas rurales, se declaró en en estado de alerta y movilización. Protesta contra el aumento desmedido y la dispersión de los precios del gasoil y los sobreprecios que cobran algunos expendedores. También piden subir las tarifas.

En este escenario, la agroindustria argentina aseguró que está en condiciones de responder al desafío planteado en los mercados energéticos, especialmente gas y petróleo a través de una sustitución rápida de importaciones utilizando biocombustibles. Así lo hicieron saber las Bolsas de Cereales de Buenos Aires, Bahía Blanca, Córdoba y Entre Ríos; y las Bolsas de Comercio de Chaco, Rosario y Santa Fe.

Las entidades aseguraron que la Argentina puede alcanzar 3,9 millones de toneladas de producción de biodiesel, gracias a que en la actualidad tiene casi 60% de capacidad productiva ociosa. En este marco, proponen a las autoridades nacionales establecer por norma que, más allá del corte obligatorio vigente de 5%, las empresas mezcladoras puedan usar biodiesel hasta un máximo de 20%.

En esta nota

¿Te gustó la nota?





LAS MAS LEÍDAS