Lechería

Santa Fe incorpora una herramienta para vigilar la tuberculosis en los tambos "libres"

Ante la preocupación por el avance de la enfermedad en el sector lechero, la cartera de Producción santafesina impulsó una prueba complementaria a la oficial que ayudará a los tambos libres de la enfermedad a descartar eventuales "falsos negativos".

Viernes 15 de Julio de 2022

Se puso en marcha el programa de Vigilancia Epidemiológica de tuberculosis bovina, mediante pruebas de PCR, que permitirá a los productores y técnicos colaboradores del Estado santafesino, descartar el margen de error de la prueba oficial de SENASA.

Se trata de una modalidad que hace tiempo se viene poniendo a punto en la provincia, pero que aceleró su puesta en marcha luego de que se comenzara a admitir dentro del mismo sector lechero, una elevada incidencia de la enfermedad, que no siempre es denunciado formalmente por temor a perder los beneficios que otorga a un establecimiento, la obtención del certificado de “Libre” de la enfermedad.

>> Leer: Aparece la tuberculosis en el ranking de preocupaciones lecheras

Según explicó la Dirección Provincial de Lechería, el PCR tiene más sensibilidad y precisión que la prueba cutánea de derivado proteico purificado (PPD), método oficial del Senasa utilizado en la actualidad para el diagnóstico de la infección por tuberculosis.

Una herramienta complementaria

La PPD es la única oficialmente aprobada por el Senasa y hay que seguir haciéndola, pero es oportuno recordar que dicho método tiene un 16% de ‘falso negativo’, que significa que algunas vacas positivas pueden llegar a sortear la prueba por más que se realice bien la PPD”, reconoció el titular del área lechera en Producción, Dr. Abel Zenklusen.

“Por eso esta prueba con PCR es complementaria de la oficial, exclusivamente para establecimientos que ya cuentan con el Certificado de Libre de TB, que están luchando para bajar la incidencia a uno o a cero, con este método lo van a detectar sin problemas; mientras tanto la PPD debe seguir haciéndose”, agregó.

Zenklusen Abel - director de lechería SANTA FE.jpeg
Abel Zenklusen, director de Lechería de Santa Fe.

Abel Zenklusen, director de Lechería de Santa Fe.

Según explicó el funcionario, “es muy sencilla, porque se realiza a través de una muestra de leche, que se extrae en pull (directo del tanque), y a través de una moderna técnica de biología molecular, como la utilizada en los test de COVID, detecta el ADN de la micobateria de alguna vaca infectada. Queremos ayudarle al productor y al corresponsable sanitario a limpiar completamente el establecimiento, puesto que es posible que al PPD se le pueda escapar algún caso y eso al año siguiente trae sorpresas”, alertó Zenklusen.

Esto permitirá a los productores y veterinarios encarar un trabajo estratégico más preciso para erradicar la enfermedad, descartando el porcentaje de error de la prueba oficial, agudizando la frecuencia de las tuberculinas para superar los estados de “saneamiento” y anticipándose a esas “sorpresas” que de un año para el otro pueden ocasionar un verdadero caos en el rodeo.

Es importante reiterar que esta prueba complementaria es para establecimientos “Libres” que ya tienen el certificado oficial de Senasa, “no es para aquellos que están en saneamiento”. Según comunicó el funcionario, “con esto queremos colaborar en que haya cada vez más establecimientos libres totales, y sabemos que no es fácil porque en algunos lugares la tuberculosis está haciendo estragos, por eso es necesario cuidar a aquellos que están catalogados como libres”.

Esta prueba “sustituta” ya está disponible y es muy útil para evitar la difusión de la enfermedad dentro y fuera del campo. En tanto “la provincia no descarta en un futuro subsidiar el costo del test para motivar aún más a quienes deseen sanear definitivamente su establecimiento y así evitar la difusión por leche”. Se sabe que muchos tambos, para minimizar este riesgo y bajar costos, están implementando los pasteurizadores para la leche de los terneros, lo cual es muy bueno si se controla su correcto funcionamiento, porque además permite utilizar la propia producción y eventualmente el calostro”.

Los interesados en solicitar esta prueba de vigilancia epidemiológica de tuberculosis en leche, deben contactarse con el Laboratorio de Diagnóstico e Investigaciones Agropecuarias, del Ministerio de la Producción, escribiendo a agroalimentoslaboratorio@gmail.com, donde deberán solicitar un co-responsable oficial para comenzar con el procedimiento.

Instructivo para proceder

Según explicó a Agroclave el director de Lechería, una vez otorgado el beneficio de la prueba, los pasos a seguir para la toma de la muestra que se remitirá al laboratorio, son los siguientes:

  1. Homogeneizar la leche del tanque.
  2. Recolectar la muestra en colector estéril, que no sea de vidrio. Llenar aproximadamente tres cuartas partes del frasco con tapa a rosca. Cerrar herméticamente y sobre cinta de papel colocar el número de RENSPA, el mismo que figure en la “Planilla Epidemiológica”, que oportunamente divulgará on line el Gobierno provincial.
  3. Colocar el recipiente con la muestra en una bolsa individual. Encintar de manera de evitar pérdidas y/o vuelco de la muestra.
  4. Guardar en conservadora con refrigerantes, de modo que sean transportadas sin perder cadena de frío.
  5. Imprimir y llenar la planilla epidemiológica que se encuentra en la página 3 de este documento. Completar con claridad todos los datos solicitados. Colocar la planilla en un folio y pegarla en la tapa de conservadora de manera que no se humedezca ni se pierda. Otra opción es descargar una aplicación desde un dispositivo con sistema operativo Android y completar la planilla digital. Descargar aquí. La contraseña se solicita al correo electrónico: agroalimentoslaboratorio@gmail.com. Deben autorizar en los dispositivos la instalación de apps de fuentes desconocidas, lo cual es solicitado por el celular antes de instalar la app.
  6. Coordinar día y horario de llegada de las muestras al Laboratorio. Remitirlas dentro de las 24 hs. En caso contrario guardarlas en freezer a -20ºC hasta coordinar el envío. La muestra no se procesará hasta recibir la Planilla Epidemiológica o la misma sea completada a través de la app.

Hecho este procedimiento, “los resultados se corresponderán a la muestra recibida y sometida al ensayo; el Laboratorio de Diagnóstico e Investigaciones Agropecuarias no se responsabiliza por la incidencia del muestreo y la conservación de la muestra en el resultado del ensayo, refiriéndose exclusivamente a los elementos recibidos”. Los resultados de esta prueba son confidenciales y de uso exclusivo para el usuario a quien se la realiza, dado que contiene información amparada por el secreto profesional, según la Ley 25.326.

Atender todas las variables

“La otra pata del control de la tuberculosis es la difusión a través de la leche, porque con que quede una en el rodeo, difundimos la enfermedad en nuevas terneras y terneros, la enfermedad permanece en el establecimiento para lo cual venimos dictando charlas sobre la situación epidemiológica en tuberculosis, a fin de crear conciencia entre los productores y técnicos para que entre todos avancemos en el tema; la próxima reunión (luego de las realizadas en Rafaela y San Guillermo) será el 28 de julio en Franck”, anunció Zenklusen.

Auditorias a campo y en frigoríficos

Además de implementar esta herramienta complementaria para reforzar el certificado “Libre” en los establecimientos, la provincia comenzó con las auditorías a campo, “una por semana, donde se compaña a los co-responsables sanitarios de los establecimientos, que firmaron los certificados oficiales, y se corrobora si están bien hechos, y en caso de que se detecten positivos, se procede a poner dicho campo ‘en saneamiento’, dando aviso a SENASA, sin que ello signifique perder esa condición, siempre y cuando presente un plan de saneamiento acorde para superar su situación sanitaria”, explicó Zenklusen.

Por otra parte, “también estamos realizando auditorías en los frigoríficos, algo que es muy importante a tener en cuenta, porque el productor o el responsable sanitario, pueden estar haciendo las cosas mal, pero al enviar un animal a faena, si hay tuberculosis en el rodeo, eso es grave y se constata en las lesiones que aparecen en el frigorífico, lo que implica proceder a informar al SENASA para que proceda”, advirtió el director de Lechería.

En esta nota

¿Te gustó la nota?





LAS MAS LEÍDAS